EX DIRECTOR DEL MACIEL

ASSE analizará denuncia realizada contra Álvaro Villar

Lo denunció una exfuncionaria del Hospital Maciel por “acoso laboral, violencia de género y abuso de poder”

Álvaro Villar. Foto: Marcelo Bonjour
Álvaro Villar. Foto: Marcelo Bonjour

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) será el organismo encargado de analizar la denuncia por “acoso laboral, violencia de género y abuso de poder” contra el ahora candidato a la Intendencia de Montevideo, Álvaro Villar, que presentó una ex funcionaria del Hospital Maciel y de la Comisión de Apoyo de ese centro de salud.

La Comisión de Apoyo del Hospital Maciel (CAHM) resolvió esta semana citar a Villar, pero en la mañana de este viernes la presidencia de ASSE se comunicó con el director del Maciel, Aníbal Dutra, que es vocal en la CAHM, para anunciarle que será ASSE el organismo que analizará la denuncia. Por esta razón, queda suspendida la citación de Villar a la CAHM, informó un integrante de la comisión a El País.

La denuncia fue presentada por una exfuncionaria del Maciel y el CAHM el 13 de julio ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, donde se consideró que había mérito para darle curso y se derivó a la CAHM.

Desde el entorno de Villar informaron a El País que el candidato nunca recibió la citación a la CAHM.

La denunciante fue funcionaria del Maciel durante 44 años, de los cuales fue jefa de Presupuesto de Sueldos durante 38. A su vez, mientras cumplía funciones en el Maciel trabajó en la CAHM, desde su fundación en 1997 hasta el 25 de noviembre del 2019.

Ese día, Villar, por entonces director del hospital y vocal de la CAHM, “ordenó mi baja sin indemnización alguna, de forma absolutamente arbitraria, encontrándome con certificación médica por estrés laboral, provocado por una sanción absolutamente injusta, improcedente y arbitraria que se me impuso, sin haberse aplicado el debido proceso administrativo”, expresa la denuncia a la que accedió El País.

“Y lo peor aún, aprovechándose de mi estado anímico y emocional, a los efectos de intimarme a firmar documentación de la cual no estaba en condiciones de hacerlo, ni se corresponden con la realidad y con la secuencia de hechos ocurridos, provocando en mi persona un estado de absoluta vulnerabilidad y debilidad tanto emocional como espiritual, que me forzaron en los hechos a firmar documentos y a comenzar los trámites jubilatorios para retirarme”, agrega.

En enero de 2020, la denunciante se acogió a los beneficios jubilatorios de la Caja Civil.

Primer inconveniente.

El primer inconveniente surge a fines de enero de 2019, cuando la funcionaria se reintegra de su licencia reglamentaria en el Maciel y la CAHM y se entera de “una gravísima omisión, que consistió en el no pago de la factura de la DGI”. La mujer asegura que esa tarea le correspondía, pero durante su licencia debía cumplirla otra funcionaria, a la que se la había asignado. De todas maneras, la denunciante es sancionada por la omisión “sin el debido proceso”, según su denuncia.

Miembros de la CAHM le informan que la sanción sería “verbal sin anotación en legajo personal” y quien la imparte es Villar el 18 de marzo de 2019 en su escritorio del Maciel. “Fue dura, sin dejarme expresar en ningún momento los hechos que según mis funcionarios habían llevado a la omisión de la señora”, cuenta luego. El administrador del hospital le anuncia entonces que la funcionaria que cometió la omisión sería despedida, lo que le genera a la denunciante “una crisis de angustia y pánico”, tras la que le diagnostican “estrés laboral” y le indican “tratamiento y reposo”, por lo que se certifica.

Durante su licencia médica, le retiraron su computadora, el personal a su cargo fue cambiado de planta física y una compañera le anunció que la habían designado en su lugar. “Ante esta nueva situación de agravio, porque no existió resolución de ASSE que me notificara mi cese (…) resuelvo avanzar definitivamente en mis trámites jubilatorios”, expresa.

“Una vez informada me decisión, que luego de obtener el alta médica no regresaría a mis funciones en ASSE ni de la CAHM, en dos oportunidades se me exige mi renuncia en forma totalmente inadecuada”, agrega. En ambas instancias interviene Villar.

La denunciante menciona una negociación posterior en el Ministerio de Trabajo, en la que el abogado de la CAHM sostiene que “se dudaba de la veracidad de las certificaciones” médicas.

“Si hay una denuncia (en mi contra), que se investigue”, dijo Villar a El País el 30 de julio.

La CAHM se reúne todos los martes, pero el próximo es feriado 25 de agosto, por lo que se reunirá el miércoles 26.

Viaje a Portugal y dos pedidos de renuncia

El primer pedido de renuncia le llega a la denunciante a Portugal, adonde viajó en junio de 2019 con aval médico y “alta transitoria” para reencontrarse con afectos en la boda de un sobrino. Allí recibe un mensaje del administrador del hospital, quien le avisa por teléfono que no tenía licencia reglamentaria en CAHM, que se presentara de forma inmediata o enviara la renuncia y que si no lo hacía estaría en abandono del cargo. A su vez, Villar, que estaba junto al administrador, le avisa por mensaje de WhatsApp que no le quedaba licencia.

“Al día siguiente puedo demostrar que estaban en un error (…) Tal es el error de Villar que cuando me desvincula el 25/11/2019 se me abonan solo los rubros de egreso encontrándose entre ellos 28 días de licencias no gozadas aún”, sostiene. El segundo pedido de renuncia se da al regreso de su viaje.

“Al tomar conocimiento Villar de la prolongación de la licencia médica dispuesta por la siquiatra es que a través de llamada telefónica me solicita una vez más la renuncia a mi cargo de la CAHM, en forma imperativa totalmente inadecuada, cortando la llamada sin dejarme expresar”, agrega la denuncia, que insiste en que el candidato no tuvo en consideración el diagnóstico médico ni la licencia médica acreditada y autorizada. Villar ordena su desvinculación en noviembre de 2019 sin pago de despido ni indemnización, y sostiene que su baja es “por la causal renuncia, cosa que nunca había presentado a pesar de las exigencias y acoso del que fui víctima”, agrega la denunciante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados