APERTURA COMERCIAL

Asamblea Uruguay quiere aprobar ya el TLC con Chile

Quieren analizarlo por separado sin condicionarlo a un documento marco.

El gobierno no ha logrado que el FA le de prioridad parlamentaria. Foto: AFP
El gobierno no ha logrado que el FA le de prioridad parlamentaria. Foto: AFP

Luego de que la Cámara de Diputados de Chile aprobara por amplia mayoría el acuerdo comercial que Uruguay y ese país firmaron en octubre de 2016, el Frente Amplio se encamina, ahora parece que definitivamente, a pronunciarse sobre el polémico asunto en un plenario que se realizará el 5 de mayo y cuyo desenlace aparece como incierto.

La Mesa Política de la coalición de gobierno acordó el sábado en Rivera, a propuesta del presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, y sobre el final de las deliberaciones, que en la fecha mencionada se abordará por un lado la discusión de un documento sobre inserción comercial internacional que será un marco orientador global, y por otro, el tratado con Chile y el acuerdo internacional sobre cooperación en patentes. El matiz está en que los grupos que se oponen a los acuerdos creen que para su discusión debería ser clave el contenido del documento que se analizará, pero los sectores "moderados" proclives a su aprobación piensan que se trata de dos discusiones paralelas. Durante la semana la presidencia del Frente Amplio trabajará en la definición de cómo se procesará el debate y si todos los temas deben abordarse el mismo día.

El Partido Socialista mantendrá una reunión hoy en la que posiblemente definirá su postura y es probable que prevalezca la de quienes apoyan el acuerdo con Chile, reconoció a El País el diputado Roberto Chiazzaro quien se opone al entendimiento.

Al Plenario del 5 de mayo el Partido Comunista, el Partido por la Victoria del Pueblo y el sector Casa Grande de la senadora Constanza Moreira, llegarán con una postura claramente contraria al acuerdo con Chile. Por su parte, el Movimiento de Participación Popular no tiene aún una postura clara (aunque se inclinaría por respaldar el entendimiento con el país trasandino) y Asamblea Uruguay, la Vertiente Artiguista y la lista 711 lo apoyan. En las últimas horas ha habido realineamientos sectoriales que hacen que no se pueda predecir el desenlace.

El diputado de Asamblea Uruguay ("astorismo"), José Carlos Mahía, dijo que su sector entiende que el Frente Amplio debería "no obstaculizar" la aprobación de dos acuerdos que fueron enviados por el Poder Ejecutivo, y la discusión del documento marco sobre política comercial debería ir "por cuerda separada" y no incidir sobre la discusión de los tratados. "Una cosa es mirar la orientación en general hacia lo que queda del período de gobierno y otra cosa es trabajar sobre una iniciativa ya enviada por el Poder Ejecutivo. Deberían ser cosas distintas. Si estuviéramos hablando de un TLC con una potencia extranjera sería otra cosa, pero estamos hablando de Chile, un país latinoamericano. Es la actualización de un tratado que ya tenemos", señaló Mahía para explicar por qué, a su juicio, no debería ser un problema la aprobación. Asamblea Uruguay se había mostrado más renuente a que el asunto vaya al Plenario.

En una línea similar a la de Mahía, Sebastián Hagobian, integrante por Asamblea Uruguay de la Comisión de Relaciones Internacionales del Frente Amplio, dijo a El País que los dos acuerdos "están en línea con el Programa de Gobierno del Frente Amplio y su capítulo 7 sobre inserción internacional, y fueron negociados por todo el Poder Ejecutivo con la participación de varios ministerios". Y considera que el margen de discusión del mismo "está agotado". "Entendemos que este acuerdo debe ser ratificado por el Parlamento. No se puede desautorizar al Poder Ejecutivo", señaló Hagobian. Reconoció que existe la posibilidad de que el Plenario deje en libertad de acción a los distintos sectores. El dirigente señaló que a su sector le hubiera gustado que el acuerdo hubiese sido ratificado cuando todavía era presidente de Chile Michelle Bachelet (sustituida por Sebastián Piñera). "Es un acuerdo que tiene muchos capítulos de carácter progresista, diferentes a otros acuerdos", sostuvo. El documento marco, con el que Asamblea Uruguay tiene matices, es un asunto diferente a los acuerdos, enfatizó Hagobian, con postura similar a la de Mahía.

Oposición.

Chiazzaro, el diputado socialista, sostiene por su parte que "aunque Chile lo haya aprobado, honestamente no hay ningún apuro; este acuerdo no cambia sustancialmente las relaciones con Chile". Aún así, cree que puede ser perjudicial en la medida que aborda la temática de la liberalización de los servicios de la misma manera en que lo hacía el TISA, un acuerdo multilateral de servicios del que Uruguay se retiró. Por este motivo, entiende Chiazzaro que hay una contradicción en la postura del gobierno. "Son acuerdos neoconservadores que le hacen mal al país y lo acercan a una corriente de acuerdos con la Alianza del Pacífico, a una forma de inserción que en nada favorece porque Uruguay tendría que negociar de igual a igual con potencias del porte de Japón". "No existen cláusulas que respeten las asimetrías", advirtió Chiazzaro.

Uruguay necesita negociar, más que tratados de libre comercio, acuerdos arancelarios que le permitan colocar mejor los productos en los que se concentran sus exportaciones, opinó el legislador. En su opinión correspondería que la eventual aprobación del tratado se diese a través de una votación en el Plenario y que fue "una lástima" que el acuerdo con Chile no pasara por ese órgano antes que el gobierno uruguayo lo firmase.

Moreira rechaza el acuerdo de patentes

El sector de la senadora Constanza Moreira se opone al Tratado de Patentes (TCP) a estudio del Parlamento. "El ingreso de Uruguay al TCP no cambiará de manera importante el impacto de las patentes uruguayas a escala global", asegura Casa Grande. Y agrega que los beneficios que obtendría Uruguay a partir de su ingreso en el TCP "no serán ni directos ni automáticos". Sí aumentaría el número de patentes de empresas extranjeras en Uruguay que, en su gran mayoría, generan poco empleo.

Los diputados chilenos lo votaron por amplia mayoría

La Cámara de Diputados de Chile aprobó el viernes el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Uruguay. En el documento se explicitan las normas relativas al comercio de bienes (que ya está desgravado) y electrónico, se regulan aspectos sanitarios —muchos medicamentos que se venden en el país trasandino provienen de Uruguay— y se consideran temas como la propiedad intelectual y referidos al medio ambiente.

Para que se termine de ratificar el acuerdo del lado chileno, resta la aprobación del Senado y posteriormente la promulgación del Poder Ejecutivo. Hubo 79 votos a favor, 2 en contra y tres abstenciones. La cámara cuenta con 155 diputados, pero se registró la ausencia de la totalidad de las bancadas del Frente Amplio y el Partido Comunista ya que, al momento de la votación, sus miembros asistían a una marcha por la educación.

La plataforma "Chile Mejor Sin TLC" resiste la ratificación del tratado y argumenta que este tipo de acuerdos generan una "pérdida de soberanía". También rechaza "el secretismo con que se ha negociado".

En Uruguay la demora en la ratificación parlamentaria del acuerdo se ha vuelto un dolor de cabeza para el gobierno ya que es uno de los pocos logros que podría exhibir en materia de acuerdos comerciales. El presidente Tabaré Vázquez, que recibió al entonces canciller chileno Heraldo Muñoz para su firma, y el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, han insistido en que es necesaria la pronta ratificación del tratado pero se enfrentan a la renuencia de los sectores oficialistas más radicales. De todas formas, ahora parece que se podría estar cerca de la remoción definitiva de los obstáculos. El senador nacionalista Luis Lacalle Pou le planteó al gobierno que el Partido Nacional está dispuesto a dar sus votos para la ratificación parlamentaria del acuerdo en caso que en el oficialismo no se alcancen las voluntades necesarias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)