ENTREVISTA

Ariel Bergamino: “Almagro no actúa con el equilibrio y la ecuanimidad que su cargo implica”

"Nos duele pero adoptamos esta decisión con convicción", dijo el subsecretario de Relaciones Exteriores.

Bergamino es partidario de no excluir a Venezuela. Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores
Ariel Bergamino. Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores

-Usted dijo a El Espectador que en algún momento había que decir basta y que este fue el momento. ¿Por qué el gobierno sintió esa necesidad?

-Desde hace ya un buen tiempo venimos notando que la institucionalidad de la OEA está siendo erosionada por una forma de funcionamiento que se aparta totalmente de la normativa establecida. Esto nosotros lo hemos planteado reiteradamente por los canales correspondientes. El episodio vinculado a la validación o no reconocimiento de las credenciales de los venezolanos es uno más. Tal vez el más inmediato, de mayor visibilidad y repercusión fuerte.

-¿Fue como la gota que derramó el vaso?

-Fue uno más en una larga cadena de hechos que han socavado la institucionalidad de la organización. Por lo tanto, resolvimos señalar esta situación y retirarnos de una asamblea que está desnaturalizada en la fase preparatoria y en cuanto a su funcionamiento. Retirarse de la asamblea no significa retirarse de la OEA y es una forma de ser consecuente con nuestro compromiso con la organización misma. Se la defiende respetándola. Actuando a golpe de hechos consumados, de impulsos, de improvisaciones, así la OEA no se fortalece, sino que se debilita.

-Interpreto que hay una crítica directa a la forma en que ha actuado el secretario general Luis Almagro.

-Sin duda. Nosotros ya lo hemos señalado en los ámbitos correspondientes: la secretaría general no ha actuado con la ecuanimidad y equilibrio que tan alto cargo implica. La OEA debe ser más pluralista en las preocupaciones. Por momentos parecería que la gestión de la secretaría es monotemática.

-¿Dice que Almagro está obsesionado con Venezuela?

-Pero claro. A nosotros nos gustaría que el mismo celo que muestra con Venezuela, cuya situación también nos preocupa, se aplicara a otras realidades que azotan a nuestra región. Esta salida de la asamblea fue una decisión madurada y no la adoptamos repentinamente. Nos duele. Pero la adoptamos con serena convicción. No nos gusta la institucionalidad, cambiémosla. Pero hagámoslo por los mecanismos correspondientes. No a empujones.

-¿Esta decisión fue consultada con el presidente?

-Por cierto. Fue adoptada en consulta con todas las instancias de gobierno. La Cancillería no actúa por sí, ante sí.

-Por todo lo que sabemos ha pasado, ¿el mal vínculo personal con Almagro influye en esta decisión sorpresiva?

-Nada personal, no, no. Acá no deben contar los asuntos personales. Ahora, no es solo el secretario general. Hay todo un proceso de debilitamiento de la institucionalidad.

-¿Se refiere a otros países, además del secretario general? ¿Qué países?

-Yo no estoy para andar señalando. No soy fiscal. Represento a Uruguay.

-¿Cómo transmitieron la decisión a los demás países?

-Lo hicimos ayer (por el miércoles) en una audiencia con el canciller colombiano. Se la adelanté por lealtad y cortesía al país anfitrión. También se la transmitimos a otros países. No pretendemos armar un espectáculo, molestar ni condicionar a nadie. No pretendemos ser vanguardia.

-¿Uruguay no queda mal parado, al ser el único país que se retiró de sala?

-Para nada. Lo decidimos con serena convicción.

-Almagro pretende ser reelecto en marzo de 2020. Uruguay no lo apoyará, es obvio…

-Mientras seamos gobierno, nosotros no vamos apoyar la reelección de Almagro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)