TRAS SU MUERTE

Amodio Pérez escribió sobre Marenales y lo calificó de "falso mito revolucionario"

"El Uruguay está viviendo momentos muy difíciles y el peligro de que se intente repetir la trágica experiencia de la lucha armada es una posibilidad real", señaló.

Héctor Amodio Pérez: reclama daño emergente, daño moral, lucro cesante y lucro cesante futuro.
Amodio dijo que Marenales "trató de acomodar la realidad a su pensamiento". Foto: archivo El País.

Tras la muerte de Julio Marenales, uno de los fundadores del Movimiento de Participación Popular (MPP), el también extupamaro Héctor Amodio Pérez se expresó a través de su cuenta de Facebook con una extensa y polémica carta acerca de la figura de quien fuera su compañero. 

"Lo recluté para el Movimiento Tupamaro, la 'gente de Sendic', como nos llamábamos en aquel momento, en su casa taller de la calle 4 de Julio. Participé con él en varios operativos, conviví con él en el local conocido como Marquetalia, en la zona de Pajas Blancas. He coincidido con él algunas veces y discrepado muchas más, sobre todo a partir de los sucesos del 14 de abril de 1972, que pusieron al MLN, que estaba sacudido por las luchas internas promovidas por Fernández Huidobro y (Raúl) Sendic para convertir al Movimiento en una guerrilla rural", sostuvo Amodio en el inicio de su misiva.

El exguerrillero se mostró molesto porque "un llamado Ejecutivo del MLN" calificó a Marenales de "revolucionario" y eso "no es verdad", de acuerdo a él. 

"Un revolucionario reconoce sus errores y los rectifica. Un revolucionario no miente a sus compañeros para justificar sus errores. Un revolucionario no oculta las responsabilidades de algunos compañeros para que esas responsabilidades recaigan sobre otros. Finalmente, un revolucionario se define por sus actos y no por sus palabras. Marenales fue un individualista incapaz de formar a su lado a alguien con capacidad para sustituirlo cuando él no estuviera, y cuando alguno tuvo que ocupar su lugar y desarrollar un trabajo que él, guiado por su carácter individualista era incapaz de concretar, en vez de apoyarlo se dedicó a combatirlo. Y más si ese alguien era una mujer. Marenales fue un machista empedernido, que criticó a una compañera por estar nerviosa en su primer operativo y se olvidó que él, para que no pensáramos que lo hacía por nervios, prosiguió adelante con un asalto en la calle Larrañaga y San Martín que le costó la cárcel a él y a otros dos compañeros", contó.

Amodio también señaló que Marenales "ocultó tras sus proclamas incendiarias su incapacidad política para reconocer la realidad y trató de acomodar la realidad a su pensamiento".

"Que fue austero y trabajador, nadie puedo negarlo, pero como él hubo cientos, porque esas eran cualidades comunes a la mayoría. Ocultó durante años la verdad acerca de la caída de la cárcel del pueblo y la responsabilidad de sus allegados en las múltiples negociaciones en el cuartel Florida. Se mostró orgulloso de haber promovido mi condena por traidor, sabiendo, como supo siempre, que se estaba mintiendo", añadió.

"Tras la dictadura, Marenales fue uno de los que intentaron reconstruir el aparato armado del MLN, junto a (Jorge) Zabalza, Fernández Huidobro y (José) Mujica. El Uruguay está viviendo momentos muy difíciles y el peligro de que se intente repetir la trágica experiencia de la lucha armada es una posibilidad real. Para eso es necesario dos cosas: ocultar la historia real y reivindicar figuras de falsos mitos revolucionarios. Marenales es uno de ellos", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)