CRUCES ENTRE DIRIGENTES BLANCOS

Amenazas de juicios en medio de la campaña del Partido Nacional

Es un “todos contra todos” con Sartori como el precandidato que descoloca a los sectores históricos.

Dirigentes blancos de varios sectores participaron en enero de un acto conmemorando la gesta de Leandro Gómez. Foto: Prensa Juan Sartori
Dirigentes blancos de varios sectores participaron en enero de un acto conmemorando la gesta de Leandro Gómez. Foto: Prensa Juan Sartori

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El Partido Colorado y el Partido Nacional son las dos colectividades históricas que tiene Uruguay. Incluso son de los más viejos del mundo. Los libros cuentan que nacieron el mismo año, y hoy gozan de 182 años de vida. Pero para un importante dirigente blanco, el Partido Nacional tiene muchísimos años más que los colorados.

“Blancos eran los indios que se comieron a Juan Díaz de Solís allá por el 1500. Porque los blancos nos comemos entre nosotros. Somos antropófagos”, dijo bromeando para explicar lo que a su entender es reflejo del funcionamiento del Partido Nacional.

Es que los blancos saben que sus enfrentamientos internos están soldados a fuego en su historia. Muchas veces las contiendas entre correligionarios las han pagado caras. Por eso para esta campaña, donde se ven con chances reales de poder alcanzar el gobierno, han apostado a la unidad desde el inicio.

Las balas, los ataques y la búsqueda de diferencias estaban reservadas para mandarlas hacia el Frente Amplio. Pero eso cambio cuando llegó un nuevo “player”. Un “outsider” de la política que nadie tenía en el radar: Juan Sartori.

Y esa “paz interna” se empezó a descuajeringar. Es que el multimillonario genera desconfianza, invierte mucha plata, y paga para que la gente concurra a sus actos. Así lo declaró Sergio Botana a El Espectador. “Sartori no ofrece propuestas, sino plata que no se sabe de dónde salió”, dijo.

Ahora las diferencias calentaron la interna blanca a tal punto que buscarían en la Justicia un ámbito donde resolver algunas discrepancias.

La canción de la banda argentina “Dos Minutos” se ajusta perfectamente a lo que está ocurriendo en la interna blanca: “Piñas van, piñas vienen”, dice la letra que un joven dirigente blanco recordó ayer de noche en un acto de la 404.

Juan Sartori. Foto: Leonardo Mainé
Un “outsider” de la política que nadie tenía en el radar: Juan Sartori. Foto: Leonardo Mainé

Primero fue Sartori criticando las propuestas de Luis Lacalle Pou y acusándolo de generar más problemas que remedios. Después Lacalle salió a remarcar que no lo ve como un buen candidato a vice. Ahí saltó el empresario a responderle e informarle que él sí lo podría aceptar de vice en su fórmula si gana la interna. Y más tarde apareció Jorge Larrañaga contra Luis Lacalle Pou por dichos sobre el plebiscito por seguridad. Lo acusó de parecerse a la frenteamplista Carolina Cosse.

Pero “las piñas” no quedaron ahí. El fin de semana el otro precandidato Enrique Antía le pegó a Larrañaga y a Lacalle Pou. Dijo que le dieron la espalda a la gente y por eso se tiene que pensar en nuevas opciones.

En medio de este escenario, el Directorio del Partido Nacional -máximo órgano partidario blanco- recibió en su sesión del lunes una carta de Sartori pidiendo que bajen la intensidad de los ataques a su persona. El texto habla de “campaña de agravios infundados y operativos maliciosos, que solo se explican por intereses subalternos”. El texto surge luego de conocerse el adelanto del informe de Santo y Seña donde el diputado Pablo Iturralde califica de “chanta” a Sartori. El legislador, que apoya la candidatura de Enrique Antía, que es respaldada por varios intendentes, planteó una semana antes en el Directorio la necesidad de que el empresario y precandidato se disculpara por difamarlo en su libro autobiográfico.

“Los partidos no cotizan en bolsa, pero si así fuera, sería un gran fracaso porque al menos en este momento, a muchos de sus integrantes les falta honestidad intelectual y credibilidad”, escribió Sartori. Esto es en respuesta a un viejo tuit de Iturralde: “El Partido Nacional no es una S.A. y no cotiza en bolsa. Que a nadie se le ocurra que van a venir a invertir como si fuera un negocio”, escribió ante el desembarco de Sartori el 11 de octubre.

La presidenta Beatriz Argimón dijo que tomaría el tema. Llamó a Sartori y le solicitó que conversara con Iturralde para aclararle. Pero Sartori se negó. Dijo que no le aclararía nada porque el legislador está en campaña para Antía.

El sábado Iturralde se contactó por teléfono con Verónica Alonso. La senadora trabajó con Iturralde en la pasada campaña, y en la actual habían realizado actos en conjunto. En el contacto le informó que si Sartori no se disculpaba tenía pronta la demanda penal y la presentaría.

Poco más de 24 horas después llega la carta de Sartori al Directorio blanco que Argimón leyó en voz alta. Al final Iturralde pidió la palabra, e informó del tema. “Esto recién empieza”, dijo y aclaró que Sartori no sabía con quién se metía al intentar difamarlo. Alonso, que bajó su postulación para apoyar al multimillonario, pidió la palabra.

La presidenta del directorio blanco recibió la confirmación de Vázquez. Foto: M. Bonjour
Beatriz Argimón, presidenta del directorio del Partido Nacional. Foto: Marcelo Bonjour

La senadora opinó que este clima no le hace bien al Partido Nacional y que los blancos deberían aprender del pasado, ya que cruces de este tipo hicieron pagar precios caros en la elección con derrotas, opinó.

El tema se tratará el próximo lunes. Mientras, Sergio Botana, del grupo de Antía, agregó un punto más. Opinó que los blancos deben evitar que Sartori se convierta en un fenómeno para los nacionalistas como lo fue Raúl Sendic para el Frente Amplio.

“Es preocupante (…) desde el punto de vista político, pero no electoral”, dijo ayer de noche a Radio Montecarlo.

álvaro delgado
Postura: el senador Delgado consideró que la decisión de Colonización “es una arbitrariedad”. Foto: Francisco Flores.
Cuidar la unidad partidaria

“No creo que se haya picado la interna, por lo menos en lo que a mí respecta, no”, dijo Lacalle Pou a los medios antes de iniciar un acto de la lista 404 en Pocitos. Es que quien lidera las encuestas pretende cuidar la unidad y bajar la tensión interna. Su compañero de equipo Álvaro Delgado se refirió a eso: a la necesidad de cuidar la unidad y pensar en la foto el día después que se conozca el resultado. “No vamos a ganar un voto más por criticar un compañero del partido”, dijo.

LA VUELTA
Sánchez quiere un Larrañaga fuerte para ganar las elecciones. Foto: @jorgewlarranaga
Sánchez deja a Antía

El intendente de Treinta y Tres, Dardo Sánchez, que formaba parte hasta ahora del llamado “grupo de los intendentes” que respalda la precandidatura de Enrique Antía -jefe comunal de Maldonado- decidió cambiar su apoyo y volver a su grupo de origen, Alianza Nacional, de acuerdo a lo que informó El Observador y confirmó El País este lunes. El sector busca que Jorge Larrañaga, su líder, sea el ganador de la elección interna blanca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados