La Entrevista del Domingo

Alejo Umpiérrez: “Se va hacia un debate pobre y a una politica de enchastre”

Alejo Umpiérrez, diputado, candidato a la intendencia de Rocha.

Alejo Umpiérrez. Foto: Fernando Ponzetto
Alejo Umpiérrez. Foto: Fernando Ponzetto

Tiene 53 años 4 hijos, es abogado y escribano y productor ganadero en Rincón de la Paja, Rocha, fue de izquierda e integró el Comité Ejecutivo del Partido por el Gobierno del Pueblo (lista 99). La semana pasada se vio salpicado por el caso de abigeato por el que 13 empresarios fueron formalizados porque su primo, que se suicidó, fue el ideólogo de la maniobra y desde la izquierda se lo vinculó con la misma.

-¿Cómo tomó los comentarios de algunos representantes del oficialismo involucrando a dirigentes blancos en el caso de abigeato en Rocha en el que participó su primo?

-Estamos viendo la “avant premiere” de lo que va a ser el tenor de la campaña electoral. Creo que el Frente Amplio se enfrenta a posibilidades ciertas de perder y no va a escatimar recursos ni esfuerzos en atacar políticamente a todos los que amenacen ese poder. Este es un caso por demás notorio. La única vinculación que tengo con el caso es ser pariente de una de las personas que realizó el delito, uno de mis nueve primos. Y no tengo otra vinculación con él. Esto muestra que se va a un debate pobre y una política de enchastre.

-¿Habló con gente del oficialismo por esto?

-Me dolieron mucho las palabras de (Óscar) Groba y (Ernesto) Agazzi. Lo llamé a Groba ayer y hablé con Agazzi y los dos en privado me dijeron que si me habían herido, me pedían disculpas. Todos sabemos como son las cosas en política..., disculpas privadas y agravios públicos. Hay que cambiar un poco el modelo. Yo soy un recién llegado al mundo de la política. A mí me gusta discutir ideas, proyectos, hojas de ruta, no andar en la pequeñez del tiroteo.

Alejo Umpiérrez. Foto: Fernando Ponzetto
Alejo Umpiérrez. Foto: Fernando Ponzetto

-Usted ha hablado mucho de la vulnerabilidad del sistema de trazabilidad ganadera.

-Nosotros citamos al ministro (Enzo) Benech por el tema este a raíz del caso de Treinta y Tres. Alguien había coleccionado 5.500 caravanas. ¿Cómo había llegado a ello? Entonces nos entrevistamos con distintos operadores del mundo agropecuario a efectos de que nos dieran un listado de posibilidades de vulnerar el sistema. El ministro pidió que la sesión fuera declarada secreta, por entender que eventualmente se ponía en peligro los mercados. Nosotros creemos que en peligro se ponen los mercados si no blindamos el sistema y no lo perfeccionamos.

-¿La trazabilidad ha traído beneficios económicos a los productores?

-Beneficios económicos no tenemos ninguno hasta el día de hoy. Tenemos que esperar que sea un instrumento para lograrlo.

-¿Hay un riesgo de que caiga en desuso la marca a fuego al ganado?

-Ha caído en desuso el sistema de la marca porque el propio ministerio ha transmitido la fiabilidad del sistema de trazabilidad. En realidad todos los productores de Uruguay hoy están sentados arriba de un barril de pólvora porque la gente dejó de ver las marcas, confiando en la trazabilidad. Si tu trazabilidad no está correcta el ministerio no te autoriza la operación de compraventa, entonces la gente lo da como válido a ese mecanismo aunque la marca siga siendo la que indica la propiedad del ganado. Imaginemos alguien que compra 200 terneros de siete lotes que a su vez algunos son integrados por una sucesión, terminas con diez marcas….. Revisar cada animal, eso es imposible. Hay que encontrar una forma por la cual, de la misma forma que un escribano certifica la propiedad de un vehículo que voy a comprar y no me tengo que preocupar de la titularidad, de quién es el propietario, si está prendado o si el vehículo debe patente, bueno, lo mismo tendrán que hacer los consignatarios de ganado. Pero el productor no puede estar permanentemente controlando animal por animal que compra. Se violenta un sistema que coloca a los compradores de rehenes de una situación como pasó en Rocha, donde los 13 compradores son compradores de buena fe.

-No es lo que dice el juez del caso...

-Cuando llegas al fondo de la letra son culpables, porque deberían haber verificado la marca.

-Tendrían que haber revisado la marca y remarcar.

-Pero no funciona así la realidad. Si vives en Montevideo y administras un establecimiento a distancia y compraste por WhatsApp, como se hace hoy en día, y ese lote va a parar a tu campo con la trazabilidad correcta y tú estás en Montevideo... Tenemos que encontrar un mecanismo por el que se unifique la guía de propiedad de Dicose con el sistema de trazabilidad para que haya un documento único que verifique la realidad. Y, segundo, alguien tiene que garantizar la propiedad de lo que se vende y no pueden ser precisamente los compradores.

-¿Usted va a ser candidato a la intendencia de Rocha?

-Sí, sí.

-¿Porqué se distanció del senador José Carlos Cardoso?

-Es una persona que respeto y valoro mucho. Militamos casi veinte años con él. Nosotros pedimos la posibilidad de jugar en alguna candidatura y el senador Cardoso manifestó su deseo y aspiración de ser tanto candidato a la intendencia como a la diputación por lo que no nos quedaba espacio político ninguno.

-¿Cómo evalúa la gestión del intendente Aníbal Pereyra?

-Es una gestión de administración, no de gobierno. En Rocha hemos perdido la capacidad de ser electores “gourmet”. Confundimos cogote con lomo. Tuvimos malos antecedentes, blancos y colorados que administraron muy mal el departamento. Y vemos como la panacea tener luz, un pozo tapado y un camión que levante la basura cuando esa es la tarea básica, elemental, por la cual los ciudadanos de los 18 departamentos restantes del Uruguay pagan su dinero y no se asombran si el municipio lo hace. Lo que está faltando es una estrategia de gobierno departamental de desarrollo. A eso queremos apuntar, que se atraigan inversiones, para generar empleo porque Rocha sigue padeciendo la sangría de su gente hacia Maldonado, porque Rocha es la tierra del futuro y parece que siempre lo vamos a ser. Cuando el sector privado no invierte, el gobierno departamental tiene que generar condiciones, estrategias de ventanillas únicas, tratar de crear zonas francas, tratar de utilizar predios públicos de alto valor. El señor intendente Aníbal Pereyra prefirió dar 15 hectáreas de los mejores espacios públicos como el camping de Costa Azul al Pit-Cnt. Nosotros sugerimos una obra de desarrollo, que fuera un llamado público de interés para construir un centro de convenciones, un shopping y un cinco estrellas que son tres de las cosas que le están faltando a Rocha para romper la estacionalidad y no solamente darle al turista, sol, arena y playa.

Alejo Umpiérrez. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

-¿No se tiene que cambiar la “cabeza” del rochense y dar mejores servicios?

-Sin duda. Es un factor cultural. Lo que pasa es que hay que generar puntos de tracción porque el rochense cuando se va a otro departamento hace las cosas de manera correcta, de la misma manera que cuando un uruguayo se va al exterior hace todos los deberes que no hace en el país. Tenemos que generar la sinergia en el interior del departamento para que el desarrollo se produzca y que mediante ejemplos se genere acumulación y la imitación necesaria.

-¿Qué opina de que la senadora Verónica Alonso busque el voto religioso?

-Es algo que simplemente yo no haría. Tiene el derecho de hacerlo. Yo soy un liberal. Para ser un liberal consecuente no hay que ser solo liberal de billetera, sino también de mollera. Creo en el espíritu liberal. Cada uno tiene derecho a profesar sus creencias religiosas. El Partido Nacional no puede ser el instrumento político de ninguna iglesia. En un país laico, los partidos también somos laicos. Incluimos a ateos, agnósticos, judíos, católicos, valdenses, evangelistas… sin excepción. Me preocupa. La agenda de derechos no es de izquierda, es del pensamiento liberal. ¿Acaso los regímenes comunistas o marxistas no reprimieron la homosexualidad, a los trans, a distintas formas de “desviacionismo pequeño burgués”, como se decía?

-¿En el Partido Nacional hay gente que no es liberal?

-Naturalmente, y con todo el derecho. El Frente Amplio tiene desde socialdemócratas livianos como el sector de Astori hasta trotskistas del Partido Socialista de los Trabajadores, pasando por socialistas, demócratas cristianos, tupamaros y, bueno, el Partido Nacional tiene gente que es conservadora y gente que es liberal. Lo que yo quiero es que el Partido Nacional tenga una impronta liberal acorde a su historia, en el sentido de defensa de las libertades.

El alto costo de la energía inviabiliza el riego

-¿Va a servir la ley de riego?

-Es una buena idea, el riego es tan antiguo como la humanidad. También es un factor más de costo. El principal enemigo que tiene la ley va a ser el propio Estado porque la energía tiene un costo muy alto en este país y se hace inviable en este esquema actual de costos sino no hay una política de apoyo decidido a la expansión del riego. Con este mecanismo de costos fijos que tiene la conexión eléctrica -lo hablamos con Gonzalo Casaravilla (presidente de UTE)- no se puede mantener y pagar una estructura fija todo el año para ser utilizada 30 o 35 días al año en el caso de los cultivos. Además tiene una estructura impositiva que permite descontar solamente a los grandes contribuyentes del agro que son los aportantes al IRAE. Por lo tanto, quedan fuera de la posibilidad de beneficiarse del riego los productores más pequeños que aportan por IMEBA. Eso requeriría una modificación tributaria para que por lo menos pudieran deducirse el IVA de las compras porque si no, no tendrían ningún beneficio si intentan hacer una represa y sí lo tendría un gran productor. Contar con más riego permitiría generar más disponibilidad de agua dulce y construir reservorios de agua. El recurso será público como siempre lo ha sido. No hay ninguna privatización al respecto. Desde el Código de Aguas de la dictadura y desde normas anteriores, siempre se dependió del Estado para la autorización para usar agua para riego. El riego existe desde los años 40 en Uruguay con el arroz y luego existía una ley de 1996. Hace décadas que hay 200.000 hectáreas irrigadas sin ningún problema ambiental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)