PEDRO BORDABERRY

"Si de cada 10 ajustes de cuentas, no aclarás 8, se incentiva el delito"

El senador colorado Pedro Bordaberry no va a revisar su decisión de retirarse de la política a partir de 2020.

Pedro Bordaberry por Arotxa
Pedro Bordaberry por Arotxa

“Yo ya tomé una decisión. No me cansé. Creo que se cumplen los ciclos. Son más de veinte años. También es un mensaje: ‘vamos a alternar un poco’, creo que el partido lo necesita”, explica un viernes de tarde en su casa. Tiene pensado dar clases a distancia para la George Washington University sobre temas de Derecho, tener una columna radial (que ya comenzó) y espera que su experiencia como abogado de empresas, docente universitario y político lleve a que sea contratado para desempeñarse en el sector privado. La oposición debe anunciar su acuerdo tras la primera vuelta

—¿Sirvió para algo otra interpelación al ministro Eduardo Bonomi?

—Yo creo que siempre sirven. El Poder Ejecutivo, más allá del discurso, creo que toma nota de dos o tres cosas que son importantes. Una, que hay un seguimiento serio de su trabajo. Creo que, por más que lo nieguen públicamente, las estadísticas les están dando una situación de inseguridad que les tiene que hacer pensar en cambiar. Fíjese que en el primer cuatrimestre del año las cifras son espeluznantes, no comparadas con el año 2011 sino con el año pasado y el anterior (trae su teléfono y consulta cifras en él). En enero de este año hubo 35 homicidios. En enero del año pasado 28, y en 2016, 31. En febrero hubo 35 contra 20 en 2017, y 18 en 2016; en marzo de este año hubo 39 contra 24 en el mismo mes de 2017, y 24 en 2016. Y hasta el 26 de abril vamos en 31. Es decir que a este promedio de 140 en un cuatrimestre, son 420 homicidios en un año. Es un desastre. En el 2011 había 199 y el año pasado, que fue un desastre, 280 y algo. El principal objetivo de la interpelación era avisar hoy, a cuatro meses de iniciado el año, que esto viene muy mal y que hay que hacer algo.

—¿Por qué crecen los homicidios?

—Cuando se hizo el Plan Colombia y Estados Unidos y Colombia apretaron a los narcotraficantes, estos migraron primero para Venezuela, Brasil, Argentina, y llegaron a Uruguay con mucha fuerza en 2006 y 2007. De entrada vinieron a Uruguay como un lugar de reposo y tránsito. Después apareció el lío de la pasta base. El gobierno del Frente Amplio no supo encarar ese tema. A Argentina fueron también. El año pasado tuvimos 8,1 homicidios cada 100.000 habitantes y en Argentina tuvieron 5,6. Argentina los bajó en los dos últimos años mientras acá aumentan. Deberíamos ver qué está haciendo.

—¿Usted cree que el porcentaje bajo en que se aclaran incide en el crecimiento?

—Si de cada 10 homicidios aclarás 5 y de cada 10 ajustes de cuentas, no aclarás 8, hay un incentivo a delinquir. Si de cada 100 autores de delitos, agarrás a 9 y procesás a 4,5, según dijo el fiscal de Corte (Jorge Díaz), hay un incentivo a delinquir. Hay un aliento a venir a delinquir desde afuera. Vienen los mexicanos a robar en enero, vienen los chilenos a explotar cajeros, vienen los argentinos a clonar tarjetas. Hay un país en el que de cada 100, agarran a 9 y procesan a 4. Se corre la bola, es un bollo.

—¿Por qué se aclaran poco los homicidios?

—Acá hubo muchos errores, pero dos fundamentales. En 2012 se comenzó a sacar recursos de las comisarías y a centralizar, dividiendo las jefaturas en cuatro distritos. Hoy si vas a las comisarías no tienen patrulleros y si hay algún hecho delictivo hay que llamar a la central para que lo mande. Y dejaron las comisarías para pequeños delitos y trámites administrativos. Han sacado a la policía de la prevención del delito.

Pedro Bordaberry. Foto: Archivo El País
Pedro Bordaberry. Foto: Archivo El País.

El segundo error es que lo que estaba centralizado y funcionaba bien que era la Dirección de Investigaciones, se centralizó. El Ministerio del Interior hizo exactamente lo contrario de lo que había que hacer.

Lo otro es la aplicación del Pado (programa de patrullaje intensificado) selectivo. No es que el Pado esté mal. Lo que está mal y no te dicen, es que al aplicar el Pado ese mismo delito se corre. Ponen mucho Pado en unas zonas y no en otras. Y eso se junta con otra decisión de hace cuatro años que fue mandar presos de la capital a las cárceles del interior porque de esa forma (los delincuentes) están esparciendo el conocimiento del delito.

—¿Cómo incide el nuevo Código del Proceso Penal?

—Bonomi siempre ha tratado de echarle la culpa a otro. Dice "el policía no tenía el chaleco protector", "la víctima se resistió, no tenía que resistir", "estaba haciendo el servicio 222 y no tenía que estar haciéndolo". El otro día en la cancha de fútbol (donde hubo dos homicidios) lo primero que dijeron es que era un ajuste de cuentas. Salió el padre de uno de los muchachos y dijo "no, mi hijo abría una peluquería, no tenía antecedentes". Pero ya le encajaron el ajuste de cuentas. Bonomi ahora encontró el Código del Proceso Penal pero el aumento del delito ocurrió antes del nuevo código. Acá hay un lío más grande y son los números que lleva el Ministerio del Interior. Dijo que había 220.000 noticias criminales al año. La Fiscalía se armó para eso. Hay 380.000.

—Faltan muchísimos fiscales...

—Obviamente. O hubo un crecimiento enorme del delito desde que está el código en vigencia que no parece lógico, o el Ministerio del Interior tenía mal sus números y no estaban todas las noticias criminales en los registros. Se denuncia el 27% de los delitos y el 73% no se denuncian. Entonces, los números del Ministerio del Interior, excepto los homicidios, que se conocen todos, no son confiables. Hoy fui a caminar, a hacer ejercicio con los perros, cuando volví me habían roto el vidrio de la camioneta. ¿Lo denuncio? Qué voy a denunciar....

—Quedó la impresión de que la interpelación se fue más en ataques personales que en un debate sobre la seguridad...

—Sí, pero no fui yo. Yo dediqué 70% de mi tiempo a presentar gráficas y datos sobre el crecimiento del delito. Y en el resto hablé de casos de nepotismo.

—¿No se arrepiente de nada de lo que dijo?

—No. Lo que pasa es que en la otra interpelación, hace un año y medio, yo había analizado lo que pasaba con la mujer del ministro, la diputada Susana Pereyra, y su relación con los "barrabravas". En ese momento analicé que había escuchas telefónicas en un juzgado en las que los "barrabravas" llaman por teléfono a la mujer del ministro cuando los detienen en los ómnibus cuando están de viaje. Y la llaman cuando está con el ministro en la casa. Ahí dije: "Ministro lo llaman a casa cuando está durmiendo, está durmiendo con el enemigo".

—Eso podía sonar fuerte. ¿No se arrepiente de hacerlo dicho?

—En aquel entonces no me dijeron nada. Se ve que tiene la reacción medio lenta el ministro porque esperó un año y medio. El ministro vino con la clara intención de no hablar de estos temas. Y yo le dije que no iba a entrar en el juego porque él quería hablar de eso y no del problema que veníamos a discutir. Lo mismo le dije a la senadora Daniela Payseé cuando vino por ese lado.

—¿Ve una relación entre la legalización de la producción del cannabis y el crecimiento del delito?

—No se puede hacer una línea directa. Lo que hubo en Uruguay fue una naturalización del consumo de todas las drogas. No le voy a echar la culpa a los que consumen marihuana de la situación actual de seguridad. ¿Cuál fue la excusa que nos dieron? Le vamos a sacar el mercado a los narcotraficantes... Qué ingenuo... porque les dejaste el mercado de la cocaína, la pasta base y todo lo demás. Además hay problemas de suministro, un mes y medio no hubo marihuana (legal). El consumidor fue a comprar al narcotraficante de vuelta. ¿Dónde está la campaña para que se consuma menos marihuana? La campaña fue "qué bueno es el sistema que tenemos, vaya y regístrese". Está probado estadísticamente que los países en los que sucede esto crece el consumo de todas las drogas y eso es lo que pasa en Uruguay. Estamos perdiendo la lucha contra el narcotráfico.

EL FA se niega a analizar iniciativas opositoras

Bordaberry cree que se deben estudiar las iniciativas de sus colegas blancos Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou para implementar una prisión perpetua revisable (iniciativa del primero), y la creación de un registro de violadores (idea del segundo). La idea de Larrañaga referida a quienes violan y luego matan le parece atendible. "¿Le parece que alguien que hizo eso, puede salir a los veinte años? La prisión permanente revisable la tienen la mayor parte de los países de Europa, Estados Unidos, Canadá", señala.

Los principales dirigentes nacionalistas se reunieron ayer en el Palacio Legislativo. Foto: D. Borrelli
Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou. Foto: D. Borrelli

Y acusa al oficialismo de no considerar propuestas por el simple hecho de que provienen de la oposición. "No te dicen ni que sí ni que no. No lo ponen entre las prioridades. Si no es prioridad esto, con lo que está pasando... Lo mismo me pasa a mí. Presenté proyectos contra la corrupción, de creación del delito de enriquecimiento ilícito, la no prescripción del delito de corrupción, la creación de la figura del agente encubierto, del arrepentido. El Frente Amplio no los trata porque los propone el otro. Algunos los pidieron la Junta de Ética y Transparencia Pública y el Fiscal de Corte (Jorge Díaz)", recuerda. En su opinión, esto se debe a una mayoría absoluta que, si bien legítima, daña incluso al propio oficialismo.

Bordaberry, que no hace viajes en su calidad de legislador, cree que cada viaje al exterior de un parlamentario debería ser aprobado por el plenario de la Cámara que integre. Él no quiso aceptar el pasaporte diplomático.

Hay que reformar la seguridad social; entrará pronto en crisis
Bordaberry presentó el informe del Partido Colorado. Foto: Leonardo Mainé

Bordaberry cree que el Partido Colorado puede reanimarse si cuenta con varios buenos candidatos que trabajen mucho. Deliberadamente no se pronuncia por ninguno para cumplir su compromiso de no participar en la elección interna. Y cree que hay que esperar a después de las elecciones de octubre de 2019 para que la oposición anuncie acuerdos de cara a una eventual segunda vuelta.

Cree que si gana la hoy oposición en 2019, habrá un gobierno "multicolor". "Es lo que va a pasar. Pero hay que armarlo no sobre un acuerdo electoral. Hay que armarlo sobre contenidos. Cuando me tocó a mí, nunca anuncié un acuerdo antes de la elección. Uno tiene que conocer las opciones que se presentan. Sí hay que ser claro después. Además, dar una discusión de esas antes es decir yo ya no tengo ninguna chance. Uno tiene que buscar las coincidencias en los temas esenciales del país", sostiene.

Para Bordaberry ineludiblemente la próxima Administración deberá abordar una reforma de la seguridad social que "va a entrar en crisis de aquí dos o tres años". El senador presentó una iniciativa que busca que se vaya incrementando la edad de retiro de los trabajadores a medida que crece la esperanza de vida. El senador cuestionó la ley de 2008 que flexibilizó las causales de jubilación y apuntó que es llamativo el incremento de los retiros por enfermedad. "Una de dos, o está fracasando el Sistema Nacional Integrado de Salud o hay una epidemia o algo se está haciendo mal ahí. ¿Cómo aumentaron las jubilaciones por motivo de enfermedad de una manera tan grande?", se preguntó.

"Hubo un aumento irresponsable del gasto público. Si pasaste de 240.000 funcionarios a 315.000... Si en las ONG "compañeras", en la Intendencia, en el Mides y en todo metiste gente como loco, eso al final del día se paga. No le digo nada si se manejan las empresas públicas y se les hace un agujero de US$ 1.000 millones como en Ancap o Pluna que costó US$ 350 millones", dice.

Para el senador, es esencial mejorar la inserción internacional para abatir un desempleo que considera "multicausal". A su juicio, "un grupito dentro del Frente Amplio no permite que Uruguay avance y nos hizo salir del TISA (acuerdo para el comercio de servicios). "Fíjese el TLC con Chile. Debería estar aprobado hace rato. Y no lo está porque Constanza (Moreira), Juan Castillo y dos o tres más, no están en contra del TLC con Chile, están en contra de que se llame TLC. Tienen miedo de que les digan "si arreglamos un TLC con Chile vamos con el TLC con Estados Unidos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º