Otra interpelación con final anunciado

Acusan a Cosse de "soberbia"

El FA respaldó el Antel Arena, y la oposición criticó a la ministra por hacer “carrera política”.

Posición: un gesto de Cosse en la interpelación que se realizó ayer. Foto: L. Mainé
Posición: un gesto de Cosse en la interpelación que se realizó ayer. Foto: L. Mainé

La carrera política de Carolina Cosse y su precandidatura presidencial es algo que no le cae bien a la oposición, que la critica por mantenerse en el cargo y hacer campaña. De eso se habló en la interpelación del senador Pablo Mieres a la ministra de Industria a propósito de la construcción del Antel Arena. Se la calificó de "soberbia" y que fue "puesta a dedo" en el gabinete, como "todos los ministros", según la definición del nacionalista Luis Alberto Heber, molesto por una serie de pedidos de informes no respondidos por ella al senador colorado Pedro Bordaberry sobre aspectos del estadio cerrado.

En realidad, la alusión de Heber vino a cuento de que los ministros son designados por el presidente, en tanto los legisladores son electos y en consecuencia deben cumplir con la respuesta a pedidos de informes como dice la Constitución.

En una interpelación donde la bancada de senadores del Frente Amplio puso las mayorías sobre la mesa y valoró como "ampliamente satisfactorias las respuestas de la ministra", en tanto sostuvo que "todo el proceso estuvo avalado por la Constitución", para la oposición se trató justamente de lo contrario: en una moción que perdió se habló del "uso abusivo de la reserva de la información y falta de transparencia" no solo en la construcción del estadio cerrado sino en la ausencia de información al Parlamento.

Además el senador y también precandidato blanco Luis Lacalle Pou no le dejó pasar su condición de presidenciable por el Frente Amplio, al señalarle que quiere "hacer campaña política" con el escenario cuestionado. El propio Mieres fue por el lado más irónico al sostener que "la estrella central del espectáculo de inauguración del Antel Arena fue la señora ministra. Ni (el presidente de Antel Andrés) Tolosa ni nadie".

Costos.

Mieres quedó "insatisfecho" con el resultado de la interpelación, en la que dijo que hubo varias respuestas que siguen sin ser contestadas. Además rebatió el argumento de Cosse en cuanto a lo que ella afirmara al comienzo de la obra sobre que había varios estadios en el mundo que eran construidos por empresas de telecomunicaciones. En este sentido, sostuvo que "no hay una sola empresa de telecomunicaciones en el mundo que construya un arena. Como estrategia de marketing lo que hacen es esponsorearlos", dijo.

Heber dijo a la ministra que debe "ser más humilde" y contestar los pedidos de informes de su cartera, como le pidiera Bordaberry. "Esa soberbia no la debería tener ningún gobernante y sobre todo aquellos que aspiran a gobernar un país".

Mieres hizo su exposición basada en elementos como que con la decisión de levantar el estadio se desoyó al Tribunal de Cuentas, que costó el doble de lo estimado (al comienzo se informó al Parlamento que costaría US$ 43 millones y la cuenta terminó en US$ 82 millones), que el gasto es inconstitucional, y que la información en torno al proyecto fue tildada por Antel como secreta.

Cosse negó "un error de cálculo" en la estimación del costo final de la obra. "Ha estado todo muy ajustado a lo presupuestado", subrayó.

Andrés Tolosa, el presidente de Antel, afirmó que "no es verdad" que se proyectó un costo y tuvo otro, y que "se lograron los mejores precios del mercado y el mejor nivel de calidad según lo proyectado".

Luego explicó que el costo por metro cuadrado del Antel Arena es de US$ 1.787 y en la mayoría de los casos el costo supera los US$ 2.000. Dijo que los vecinos del lugar ya mencionan el barrio cuando se hace una transacción inmobiliaria como la zona "del Antel Arena" y que eso es "un sello que difícilmente se pueda quitar".

"No hubo sobrecostos. No se pagó más por algo que cuesta menos", señaló Tolosa.

Cosse recordó que el costo no se explica solamente en el estadio, sino que se construyó un anfiteatro adicional de 1.100 plazas, un estacionamiento para 1.300 vehículos, una nueva escuela, un nuevo club de baby fútbol, incluyendo su cancha con tribuna, y un parque público de nueve hectáreas.

Cuando se abrió el debate, el senador oficialista Marcos Otheguy (Rumbo de Izquierda) afirmó que "hay legisladores que son como un inquisidor sistemático de lo público" y que hay "animadversión con lo público", y que "no se valoran logros" cuando vienen del Estado.

La intervención siguiente fue de Bordaberry, quien aclaró a Otheguy que la oposición no está en contra de las empresas públicas. "¿Estuvimos mal en Ancap? Hubo un agujero de US$ 1.000 millones que hizo que se cambiara a todo el directorio. ¿Eso es estar en contra de Ancap? No, es defenderla". La visión de Otheguy "es una falacia", subrayó.

Por su parte, Lacalle Pou afirmó que quedó evidenciado en la interpelación "el desprecio por lo público" como en el Antel Arena donde "ese desprecio se usó con fines privados para hacer campaña política". "Eso es lo que no entienden ustedes", agregó.

Heber criticó el gasto. "Se gastaron dos Hospitales de Clínicas", sostuvo, en alusión a que en la Rendición de Cuentas la Universidad pidió US$ 40 millones para remodelación y no se le concedió nada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)