Mauro Kraenski

"La actividad publicitaria de Trías fue un logro de la StB"

El periodista brasileño Mauro Kraenski lleva, junto a su colega checoslovaco Vladimír Petrilák, años buceando en los archivos del servicio de inteligencia checoslovaco (StB).

Vivian Trías. Foto: Captura documental
Vivian Trías. Foto: Captura documental

En 2017 publicaron un libro sobre el espionaje en Brasil, y se toparon con que el intelectual socialista Vivian Trías había sido agente secreto para Praga. Debido a la repercusión, siguieron investigando sobre la StB en Uruguay. Los nuevos hallazgos de nombres implicados, así como el alcance de la actividad aquí, forman parte de un nuevo libro que se lanza el domingo.

—La noticia de la colaboración de Trías con la StB ha generado sorpresa, pero también mucho debate acerca de su verdadera motivación. Hay historiadores que sostienen que, en realidad, Trías no estaba "subordinado" al servicio de inteligencia. ¿Cuál es su conclusión tras haber leído los documentos?

—Según los documentos, la motivación fue ideológica; pero es lógico que no es posible saber lo que "pasaba por la cabeza" de Trías, o sea, es difícil adivinar exactamente lo que lo llevó a esta actitud. De acuerdo con los documentos, fue premiado financieramente por el servicio de inteligencia checoslovaco por algo que hacía para este servicio. En base al estudio de otros casos de otros agentes, sabemos que la StB no premiaba a cambio de nada y que si percibía que alguien estaba mintiendo para ella o intentando manipularla, entonces la StB interrumpía la colaboración. Este no fue el caso de Trías.

—Los historiadores que se interesaron en estos archivos los calificaron a ustedes de "anticomunistas" y advirtieron, así, del sesgo que podría tener su aporte. Y ustedes en este libro dedican una parte a explicitar su concepción al respecto y dicen: "la historia que desarrollamos es la historia del mal". ¿Qué responden entonces acerca de su posible lectura flechada de los documentos?

—Sí, somos anticomunistas, pero eso no significa que no tratemos de ser objetivos. En cualquier caso, eso no cambia el contenido de los documentos. Solo describimos aquello que está en la amplia documentación, no añadimos nada y no eliminamos nada. La interpretación ideológica no forma parte de nuestra tarea.

—Hace más de un año que se supo lo de Trías. Desde entonces, las investigaciones fueron arrojando algunos nombres de personas que también estuvieron involucradas. En concreto, ¿qué hallazgos o novedades contiene el libro?

—El libro trae varias informaciones. Ciertamente para los uruguayos será más fácil que para nosotros decir cuáles son más interesantes. Lo importante es ver que los funcionarios checoslovacos del servicio de inteligencia trabajaban de una manera compleja. El libro muestra que también se interesaban de alguna manera por personas como, por ejemplo, el presidente del Consejo Nacional de Gobierno, Alberto Heber Usher, así como el ministro de Relaciones Exteriores o del Interior, Alejandro Rovira.

—¿A qué otro destacarían por la relevancia de su aporte?

—Según los documentos, cuando un agente era aprovechado durante un largo período de tiempo de colaboración, era sin dudas importante; aquí podríamos citar al agente "Rarach" (el periodista Héctor Menoni). Su caso duró 24 años (la colaboración duró menos que eso), es decir, más tiempo de lo que existió la rezidentura (sede de la StB) en Montevideo. El lector puede encontrar más detalles en el libro.

—La actividad de la inteligencia checoslovaca en Uruguay fue bastante intensa, duradera, prolífica, ¿o cómo la calificarían ustedes en comparación con la realizada en otros países de la región?

—En las evaluaciones de la StB, Uruguay no fue el país más importante desde el punto de vista de actividades operativas; pero ciertamente, debido a su posición en América Latina, tuvo un papel importante en los planes de StB. Era, por ejemplo, una base segura para reunirse con agentes de otros países si fuera necesario, o para desarrollar actividades de influencia dirigidas a través de Uruguay, en otros países de América Latina. Es posible decir que la StB mantenía rezidenturas en aquellos países donde eso traía efectos concretos y la de Montevideo sin dudas era una de ellas.

—Muchos de los contactos a los que apunta la StB pertenecen al Partido Socialista. ¿Por qué tanto interés en ellos?

—Era más fácil y menos arriesgado adquirir personas para la colaboración a través de la motivación ideológica. Esto no significa que el Partido Socialista fuera un partido de agentes, pero desde el punto de vista de la StB había una mayor posibilidad de encontrar personas "apropiadas" en el lado izquierdo de la escena política. Además, recordemos que desde el inicio de los años 60, los servicios de inteligencia de países del llamado "bloque soviético", con excepción de la Unión Soviética, estaban impedidos de reclutar comunistas.

—También hubo acercamientos a figuras que ideológicamente no eran afines al bloque. ¿Cuál era la lógica detrás de esto?

—Estas figuras eran interesantes desde el punto de vista del servicio de inteligencia y por otras motivaciones que fueron importantes para su adquisición. Así como en los servicios de inteligencia de todo el mundo, el motivo pudo haber sido deseo de enriquecerse, posibilidad de chantaje, egoísmo.

—¿Cuáles fueron los principales logros de la StB en Uruguay, en relación con sus propósitos antiestadounidenses? Me refiero a situaciones que hayan logrado frenar o desencadenar gracias a su actividad.

—Esta es una buena pregunta. Para responder de manera objetiva aún es necesario hacer más estudios de los materiales. En esta etapa de nuestras investigaciones, parece que el elemento más importante fue la actividad publicitaria de Vivian Trías. En cuanto a eso también podemos citar la gran influencia de la StB sobre el periódico Época, pero esta influencia, como sabemos, no duró todo el tiempo de trabajo de StB en Uruguay.

El libro

Los autores. Son Vladimír Petrilák (periodista checoslovaco) y Mauro Abranches Kraenski (periodista brasileño).

El origen. En 2017 publicaron un libro sobre la actividad del servicio de inteligencia checoslovaco en Brasil. Se toparon con una carpeta llamada Ríos y creyendo que era de un brasileño, la estudiaron. Era la referente a Vivian Trías.

El lanzamiento. Será el próximo domingo, con El País más $ 350. Lo edita Planeta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)