Conviviendo con el enemigo

Casi 100 policías baleados en 3 años

Prioridad del Ministerio del Interior es sacar 3.300 policías de zonas rojas; se hizo un censo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El mejor tiempo de respuesta de Policía hace que haya más choques con los criminales, según Layera.

Bajar la cantidad de policías heridos de bala por la delincuencia en los últimos tres años —casi 100— y sacar a los uniformados que hoy viven en las "zonas rojas" —alrededor de 3.300—, son prioridades del Ministerio del Interior para los próximos años.

Según estadísticas de la Dirección Nacional de Sanidad Policial, en los últimos tres años fueron heridos de bala en actos de servicio 92 efectivos. En 2015, fueron baleados por delincuentes 32 policías; en 2014, 28 y en 2013, 32. El peor semestre fue el de este año: 27 agentes heridos, publicó el Ministerio del Interior en su web.

El jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera afirmó que este aumento de policías heridos de bala en 2015 se debe a la cantidad de enfrentamientos que se produce entre la Policía y los delincuentes.

"Eso ya estaba dentro de las evaluaciones que realizábamos, que al bajar los tiempos de respuesta era posible que hubiera mayor cantidad de enfrentamientos y que el nivel de violencia de los delincuentes iba ser mayor", dijo Layera.

El director de Sanidad Policial, Leonardo Anzalone —el 1° de enero será el titular de toda el Área Social del Ministerio del Interior— dijo a El País que se han constatado que muchos policías protagonizaron accidentes de tránsito y hubo una mayor incidencia de los heridos de bala vinculados a actos de servicio y otros que no (violencia doméstica, suicidio y diferentes causas).

Entre el 1° de enero y el 31 de julio de este año, policías participaron en 271 accidentes de tránsito —más de uno por día—. En esos siniestros, 81 uniformados resultaron politraumatizados y 12 con traumas graves.

El servicio de emergencias del Hospital Policial atiende en promedio 64.000 consultas anuales. "La capacidad de respuesta de la emergencia del Hospital Policial está por encima de la demanda", dijo Anzalone. Agregó que la infraestructura de la emergencia de trauma fue reforzada para afrontar el incremento de los policías heridos de bala o lesionados en accidentes de tránsito.

Censo.

En la noche del 10 de marzo de este año, la agente de 1ª Carla Moreira (37), madre de tres hijos, fue herida en un ojo por dos delincuentes que quisieron rapiñarle su arma y chaleco antibalas a media cuadra de su casa (barrio Casabó). En el correr de este año ocurrieron otros casos similares que llevó a que el Ministerio del Interior realizara un censo nacional a los 30.000 policías para determinar cuáles son sus necesidades de viviendas. "El tema se encaró como prioridad 1", dijo Anzalone.

Tras advertir que los datos aún estaban siendo procesados, Anzalone dijo que el Ministerio del Interior ofrecerá un "abanico" de soluciones para los policías sin caer en el asistencialismo. "Podría haber un pago o una subvención de parte del Ministerio del Interior. Pero el policía pagará su vivienda", señaló el jerarca.

Enseguida agregó: "en los futuros complejos, que podrán ser construidos por ayuda mutua o mediante acuerdos con la Agencia Nacional de Vivienda, habrá un porcentaje de familias civiles, para que no existan ghettos policiales y facilitar la integración de la sociedad y la Policía".

Según estimaciones del Sindicato Policial de Montevideo (Sipom), un 30% de los 11.000 policías (3.300) residen en zonas marginales en la capital. "También hay un alto porcentaje (cerca del 60% que alquilan. La Policía uruguaya está endeuda, con retenciones a sus sueldos y con severos problemas económicos", dijo la dirigente del Sipom, Patricia Rodríguez.

En 2007, el Ministerio del Interior realizó un censo para determinar las necesidades de viviendas de los policías. Se detectó que, en aquel momento, el 5.5% de los policías vivían en asentamientos (1.500).

VARIOS CASOS DE 2015.

Rapiñeros no dudan en disparar.

El 11 de marzo de este año, un policía recibió un disparo en un muslo y otro en una mano, en un intento de rapiña a una estación de servicio de Punta de Rieles. Se trata de un cabo que trabaja para el programa Bus Seguro. Fue atendido en el lugar por personal médico y derivado al Hospital Policial.

Un agente policial de 41 años resultó baleado en el rostro al intervenir por una rapiña en un restaurante del barrio Cordón ocurrida el 17 de agosto de 2015. El agente se encontraba de civil entre la clientela del establecimiento gastronómico ubicado en las calles Pablo de María y Brandzen.

Cuatro delincuentes con armas automáticas de grueso calibre y pasamontañas asaltaron el 7 de setiembre pasado la fábrica Puritas. Un policía y un asaltante resultaron heridos de bala.

El 7 de octubre de este año, un menor de 14 años y otro de 15 fueron capturados por efectivos de la Zona IV (Cerro y barrios aledaños) en el marco de la investigación de una rapiña a una zapatería del Cerro, durante la cual un policía recibió tres balazos. El hecho ocurrió en la avenida Carlos María Ramírez y Turquía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados