CASTELLANOS

Dolor y corte de ruta por el crimen de Luciana Bentancur

Unas 350 personas exigieron al gobierno y a la Justicia que aclaren el homicidio de la odontóloga de 35 años.

Vecinos de Castellanos se manifestaron este sábado a raíz del asesinato de Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto
La indignación ganó a los pobladores de Castellanos y de zonas aledañas; ayer salieron a la ruta a protestar contra la violencia. Foto: Fernando Ponzetto.

Chacareros, peones de avícolas, mujeres empleadas de comercio, maestras, amas de casa, comerciantes, liceales. Todos ellos, indignados por el asesinato de la odontóloga Luciana Bentancur, cortaron ayer durante casi una hora la ruta 6, en la rotonda con la 65. La protesta se realizó en la entrada del pueblo Castellanos, ubicado a 72 kilómetros al norte de Montevideo.

Más de 350 manifestantes portaron pancartas, telas y globos negros alusivos al brutal crimen en señal de luto -el o la homicida asestó 49 puñaladas a Bentancur.

Algunos carteles hechos a mano fueron colocados en los parabrisas de autos y camiones. Señalaban: “Todos por Luciana. Justicia”.

Justicia.

A partir de las 9:00 horas de ayer, comenzaron a llegar a la intersección de ambas rutas personas provenientes de Castellanos, San Bautista y Tala, entre otras localidades.

Media hora más tarde eran más de 200 personas que, en silencio, se congregaron encima de la rotonda o en las veredas, frente a un comercio. Se saludaban con pocas palabras y continuaban en silencio.

El padre de Luciana descendió de su auto y saludó a varios vecinos. No logró quedarse en la manifestación.

A las 10.10 horas, los manifestantes desplegaron un tela negra de 11 metros de largo donde se leía: “Todos por Luciana”. Y cortaron la ruta 6. Varias decenas de manifestantes se colocaron detrás del cartel.

Vecinos de Castellanos se manifestaron este sábado a raíz del asesinato de Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto
Vecinos de Castellanos se manifestaron este sábado a raíz del asesinato de Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto

Un oficial de la Policía intentó persuadir en vano que no cortaron totalmente la ruta. Apenas lo dejaron hablar. Una manifestante le espetó: “Vamos a respetar, por favor. No es justo lo que se le hizo a Luciana. Es una rotonda. Los autos pueden pasar por la rotonda y seguir camino”. El oficial entendió y se retiró. Ordenó a dos subalternos que desviaran el tránsito hacia dentro del pueblo Castellanos y luego que la circulación siguiera por la ruta 6.

Varias mujeres que portaban carteles, supuestamente amigas de Luciana, lloraban en forma callada. Una de ellas rompió en un llanto desconsolado. Fue rodeada por cinco familiares.

El silencio continuó. Se trató de un momento de bronca y recogimiento para recordar a Luciana Bentancur.

En carne propia.

Helen Viglizzo, amiga de la odontóloga asesinada, dijo en una rueda de prensa que los vecinos de la zona de San Bautista, Castellanos y Tala estaban conmovidos por la muerte. “Estamos manifestando como una forma de parar esta impotencia que nos duele a todos”, dijo. Y señaló que otras ciudades y pueblos uruguayos sufrieron crímenes atroces y ahora le tocó a Castellanos. “Nos sentimos inseguros. Uno veía de lejos a la violencia. Ahora la sufrimos en carne propia”, insistió Viglizzo.

Los vecinos del “Santoral” exigieron ayer una respuesta de las autoridades judiciales y policiales para comprender lo que está ocurriendo en las pequeñas localidades de Canelones y continuar con sus vidas.

Viglizzo reiteró que la Justicia es el órgano competente que tiene que dar una respuesta a los familiares de Luciana.

La inseguridad, dijo, no solo abarca Castellanos sino también otros lugares. Y recordó que en el país hay otras muertes impunes. “Vamos a seguir haciendo reclamos hasta que se haga Justicia”, advirtió.

Pasadas las 11:00 horas, los manifestantes soltaron globos negros. Y, en silencio, recogieron el cartel de tela negra y se retiraron del lugar rumbo a sus casas o trabajos.

Piden seguridad en la zona

En varios carteles, los manifestantes reclamaron una mayor presencia policial en la zona. “Señores Gobernantes, exigimos seguridad”. Otras pancartas solicitaban al Poder Judicial que aclare el crimen en forma rápida: “Queremos Justicia para Luciana ya”. Un vecino dijo a El País: “Lo que sorprende es que estas cosas no pasaban acá. Era una zona tranquila”.

“Ya no hay puertas sin llave”
Vecinos de Castellanos se manifestaron este sábado a raíz del asesinato de Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto

Judith Rosa, una de las manifestantes y residente de la ciudad de San Bautista (Canelones), explicó que la protesta de ayer pedía al Estado que aclarara el brutal crimen de Luciana Bentancur. “Estamos muy tristes. Y con miedo. Lo que está ocurriendo son cosas nuevas para nosotros”, dijo. Y agregó que en los pueblos de Canelones “ya no se duerme con las puertas abiertas como muchos creen”. Según Rosa, en muchas casas hay rejas, cámaras y alarmas. “Pedimos ayuda (al Estado). Hace dos años hubo otra muerte en San Bautista (un pueblo cercano a Castellanos) que no se aclaró. La Policía hace lo que puede”, explicó. A los gritos, otro vecino de la zona se dirigió a los manifestantes: “Cuidan (las autoridades del gobierno) más a un perro que a una persona. Antes había peleas. Pero lo ocurrido a Luciana es una asesinato feroz. Todo el pueblo está presente acá pidiendo que el gobierno haga algo”. El vecino enseguida se preguntó: ¿en 10 años qué va a haber acá? Van a decir los delincuentes “esto es nuestro”. La muerte de Luciana me duele como si fuera la de una hija mía”. La manifestación lo aplaudió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
    Max caracteres: 600 (pendientes: 600)