POLICIALES

Uruguay recibió dos alertas de arribo de grupo brasileño

En julio de 2017 los jerarcas policiales recibieron información sobre el posible desembarque del Primer Comando en Uruguay.

Un policía frente a la sede de la Fiscalía General de la Nación. Foto: Darwin Borrelli
La fiscal Mónica Ferrero investigará a los 80 delincuentes registrados por la banda brasileña. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La presencia del Primer Comando de la Capital (PCC) en Uruguay fue informada por Brasil y Argentina a jerarcas policiales en julio de 2017 en un encuentro del Programa de Asistencia contra el Crimen Transnacional (Pacto) realizado en Brasilia. Al evento concurrieron por Uruguay jerarcas de Inteligencia y de la Dirección de Investigaciones Penitenciarias (DIAP), según un informe del Ministerio del Interior.

Allí los jerarcas policiales recibieron información sobre el posible desembarque del Primer Comando en Uruguay por parte de la agencia de Inteligencia de Paraguay.

En julio pasado, se realizó otro cónclave de las agencias de Inteligencia del continente. En esta ocasión, el lugar de la reunión fue Cancún, México. Las direcciones de Inteligencia de Brasil y Argentina transmitieron a sus colegas de Uruguay que un uruguayo, llamado “Fernando”, lideraba una filial del Primer Comando de la Capital en Uruguay.

La información de la Agencia Brasileña de Inteligencia surgió de celulares incautados por la Policía brasileña en cárceles del país vecino. Las conversaciones registradas en los teléfonos también mencionaban otros contactos uruguayos, además de “Fernando”.

En el evento, los oficiales brasileños y argentinos no querían compartir toda la información recogida en los penales norteños. Oficiales uruguayos transmitieron el problema al fiscal de Corte, Jorge Díaz, quien había concurrido al encuentro con la Directora del Área de Cooperación Internacional de la Fiscalía, Gabriela Aguirre.

Según una fuente ministerial, Díaz dialogó con jerarcas de Inteligencia de Brasil y Argentina y logró que estos suministraran alguna información más sobre “Fernando”. Así llegaron otros datos sueltos sobre este delincuente.

A partir de ese momento comenzó un intenso trabajo de análisis por parte de un equipo de la Dirección de Investigaciones, lo que permitió que el Departamento de Inteligencia Policial se abocara exclusivamente a tareas operativas. Ese equipo analizó comunicaciones, vínculos e informaciones relacionados con delincuentes uruguayos.

La investigación dio sus frutos: el nombre completo del contacto uruguayo con el Primer Comando de la Capital de Brasil era Fernando Otalivio Frabasil Gómez, oriundo de Cerro Largo y con lazos familiares en Maldonado.

El trabajo policial permitió a la fiscal especializada en Estupefacientes, Mónica Ferrero, conseguir las pruebas para acusar a cuatro personas.

La semana pasada la jueza de Crimen Organizado, Beatriz Larrieu, dispuso la prisión preventiva por 90 días de Mario Bentancor Caches, quien contaba con antecedentes penales, por el delito de asociación para delinquir. Para la Policía, Bentancor Caches es un lugarteniente de Frabasil. Ya habían sido formalizados por este caso el propio Frabasil, también por asociación para delinquir especialmente agravada, y dos mujeres, de iniciales L.N.B. y E.C.C., por asistencia a la asociación para delinquir, informaron Canal 4 y El Observador.

Apenas iniciada esta investigación, Uruguay recibió otro alerta sobre el Primer Comando de la Capital a través de la Secretaría de Inteligencia del Estado. El titular de ese organismo, general Washington Martínez, informó al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, sobre el dato de que el PCC estaba operando en la región.

Grupo activo. 

El trabajo de investigación de Inteligencia Policial, que incluyó escuchas telefónicas, ubicó a varias personas que habrían sido reclutadas por Frabasil para ser incluidas en la “Sintonía Uruguay”. Así denomina el PCC a sus respectivas filiales, los cuales operan también en Paraguay y en Argentina.

Según la investigación policial y de Fiscalía, los vínculos de Frabasil con el Primer Comando son reales y se trata de un grupo activo.

Frabasil logró armar una filial incipiente en Uruguay, aunque los primeros delitos en que esta incurrió fueron modestos: un asalto a una estación de servicio realizada días atrás y el tráfico de medio kilo de marihuana. A partir de ahora, la investigación procurará determinar si son 80 los uruguayos cara crachá, término en portugués usado por el Primer Comando para definir a las personas “registradas” por la organización.

En esta nueva etapa de las averiguaciones, habrá un intercambio con la Policía norteña sobre las informaciones recolectadas en Uruguay.

Consultado por El País sobre el operativo contra integrantes del PCC, el director de Investigaciones, William García, dijo a El País que hubo una ardua tarea de análisis por parte de la Dirección Investigaciones. “Ahora viene el verdadero trabajo que será profundizar cada dato encontrado. La información que se posea habrá que compartirla con Brasil. Para eso se creó un equipo de trabajo que funcionará en estrecha vinculación con la fiscal Ferrero”.

Un profuso prontuario

Nacido en 1967, Fernando Frabasil tiene un prontuario que incluye encubrimiento, usurpación de funciones, desacato, coautoría de contrabando y rapiña. También se le imputa un delito de cómplice de un homicidio ocurrido en el marco de una rapiña a un Abitab. En su ficha, figura que posee educación terciaria. Frabasil dice que trabajó para el Ministerio del Interior entre 1992 y 1994.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)