Tiempos violentos

Temen que turismo termal sea afectado por la inseguridad

La Guardia Republicana se instaló en Salto, pero los delitos siguen afectando a comerciantes y familias.

Salto: la Guardia Republicana se desplegó dentro de la ciudad pero la inseguridad sigue creciendo. Foto: Fernando Ponzetto.
La Republicana se desplegó en la ciudad pero la inseguridad sigue creciendo. Foto: Fernando Ponzetto.

En la noche del lunes un supermercado de la zona norte de Salto fue atracado por cuatro hombres armados que se llevaron $ 30.000 de las cajas. Ocurrió sobre la hora 19:00. Los delincuentes maltrataron y amenazaron tanto a empleados como a clientes.

Los cuatro rapiñeros llegaron al supermercado en dos motos portando armas de fuego. En menos de un minuto se hicieron del botín de las cajas en una acción que ya se ha instalado en el departamento.

El mismo día, un peatón que se dirigía por avenida Barbieri casi Juncal, fue interceptado por tres hombres quienes bajo amenaza con arma de fuego, le sacaron la billetera de entre sus ropas para darse a la fuga.

También el lunes, un policía de particular que circulaba en su moto por calle Artigas a la altura con Bilbao, evitó una rapiña en la zona cuando advirtió que dos sospechosos encapuchados a bordo de una moto sin chapa matrícula estacionaron frente a un local comercial.

Al darles la voz de alto para su identificación, el policía que pretendió actuar fue atacado por un disparo de arma de fuego que no dio en su cuerpo y pese a que persiguió a los delincuentes, los perdió de vista.

Por estos tres hechos no hay detenidos y como se informa en los comunicados oficiales a diario, los casos "se investigan".

La ola de robos y de violencia no cesa en Salto. Desde hace algunas semanas un contingente de la Guarda Republicana vigila las calles de la ciudad.

En la noche del pasado 5 de junio efectivos de la Republicana acudieron a dar seguridad a una ambulancia que debía prestar asistencia a un herido en el asentamiento "La Esperanza".

Una vecina insultó a los uniformados y rápidamente se generalizó un enfrentamiento a pedradas. Después llegaron las balas. Un civil resultó muerto y un sargento recibió un disparo en la ingle.

Turismo.

El empresario gastronómico Enrico Forti, propietario del restaurante "El Portón", en la costanera salteña, salió ayer a advertir del riesgo que está corriendo la industria turística de Salto por los serios problemas de seguridad que se vienen dando en la zona.

"Trabajamos con las puertas cerradas con llave para darle seguridad a nuestros clientes. Es vergonzoso y lo que veo es que se habla mucho pero no se está haciendo nada. Tenemos clientes jóvenes, que vienen con sus hijos, y nos han dicho que tienen miedo de venir porque temen que entren unos vándalos al lugar", dijo el empresario en declaraciones al informativo del Canal 4 local.

Las declaraciones del comerciante se conocen a pocos días de las vacaciones de invierno, una época del año en que la ciudad de Salto recibe a miles de turistas en las termas.

"Estamos muy preocupados porque debido a la inseguridad ha caído nuestro negocio y todo el rubro gastronómico. Tenemos por delante las vacaciones de julio, el 25 de agosto y las vacaciones de septiembre. ¿Va a venir la gente? La realidad es una sola, a fin de mes hay que pagar la DGI, el BPS y los sueldos. Si no facturamos es muy difícil. Nosotros cumplimos con el Estado y el Estado no cumple con nosotros", señaló Forti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)