A FINES DE ABRIL

Secuestro en el barrio Pérez Castellanos: uno de los captores conocía a la mujer de 28 años

Hubo tres acusados por el caso; tres más declararán este jueves.

Distribuidora donde fue secuestrada la joven. Foto: Francisco Flores - Archivo El País
Distribuidora: entraron a rapiñar y secuestraron a una mujer. Foto: Francisco Flores - Archivo El País

Se asociaron, planearon el secuestro y llevaron adelante un plan. Los delincuentes utilizaron en total tres autos: uno para entrar a rapiñar a la distribuidora ubicada en el barrio Pérez Castellanos.

Ahí se llevaron secuestrada a la esposa del propietario del local, una mujer de 28 años. Luego quemaron ese vehículo y escaparon en otro. El tercer auto lo usaron para liberar a la víctima 36 horas más tarde cuando se vieron acorralados.

Ayer la Justicia imputó a tres personas por el secuestro de la mujer el pasado 29 de abril y se dispuso 180 días de prisión preventiva. Hoy declaran otros tres detenidos

Dos de los acusados tienen antecedentes penales y el otro es primario. Aníbal Martínez Chaer, abogado defensor de uno de los imputados, dijo a El País que la persona sin antecedentes es “un empresario del mismo rubro de ella (la víctima) y que la conocía”.

La distribuidora donde la mujer trabaja con su esposo se dedica a la venta de papel higiénico. “Alguien sabía que había dinero”, agregó Martínez Chaer.

Los delincuentes habían irrumpido en el local armados y exigiendo dinero. Al ver que solo había $ 2.000 se llevaron secuestrada a la mujer.

La fiscal Stella Llorente, a cargo de la investigación, dijo ayer tras la audiencia que se les imputó asociación para delinquir porque “había una planeación y una asociación para cometer el delito del secuestro. Habían recogido información y pensaban que había mucho dinero”.

Los delincuentes, explicó, pidieron US$ 200.000 de rescate, bajaron a US$ 100.000 y luego la liberaron. Llorente indicó que “no surge probado” que los secuestradores hayan recibido dinero.

Según indicó Martínez Chaer a El País la mujer estuvo secuestrada “en el fondo de la casa donde viven los padres” de uno de los acusados. Cuando la liberó, la hizo hacerse pasar por su novia. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error