VIOLACIÓN DE LA INTIMIDAD

Puso cámara en vestuario femenino y lo atraparon

Se trata de un funcionario de OSE de Ciudad de la Costa.

Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Ciudad de la Costa. Foto: Marcelo Bonjour
Funcionario involucrado en el episodio tenía baja calificación pero ascendió sin concurso. Foto: Marcelo Bonjour

Una funcionaria de OSE cumplió su turno. Ya estaba en el vestuario cuando vio algo que le llamó la atención. El espejo reflejaba algo fuera de lugar. Una pequeña cámara asomaba desde una bota de trabajo. Se acercó, y descubrió que era un teléfono celular grabando. Llena de ira, la mujer tomó el aparato, salió del recinto y le preguntó a sus compañeros varones a quién pertenecía. El encargado de la sección levantó la mano y se quedó con el celular.

El hecho ocurrió durante el mes de abril del año 2018 en el vestuario femenino de la planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Ciudad de la Costa.

Posteriormente, la mujer se presentó ante el máximo responsable de la repartición y lo puso en antecedentes de la situación. De inmediato presentó una denuncia por escrito ante las autoridades del organismo estatal y la Policía.

Al otro día llegó a la planta un grupo de gerentes de OSE. El responsable del sector estaba en su lugar de trabajo como si no pasara nada. Las autoridades le ordenaron que se quitara el uniforme y que se retirara del lugar de manera inmediata.

Nunca dijo estar arrepentido de sus actos y trató de invertir la carga de responsabilidad de sus actos sobre la mujer.

Como corresponde en estos casos, la compañía estatal de aguas inició una investigación administrativa que culminó con un voluminoso expediente que fue puesto a consideración del directorio.

En primera instancia se resolvió el traslado del funcionario a una oficina de la ciudad de Pando. Sin embargo, no llegó a ingresar a ese lugar porque antes le aplicaron una suspensión de 180 días mientras se sustanciaba la investigación administrativa.

El funcionario había ingresado como peón en el organismo estatal tras un llamado que tuvo lugar en el año 2011. Tras resultar ganador de un sorteo, ingresó a la empresa en la Ciudad de la Costa con un contrato por tres años junto a otros tres trabajadores.

Sin embargo, gozó de una encomendación de categoría y saltó abruptamente de la categoría 3, la mínima, a la 8, mediante una decisión que no requirió un concurso, según dijeron fuentes del organismo.

Una evaluación funcional realizada en el año 2015 calificó al funcionario con 17 puntos, el peor lugar dentro de sus compañeros. De todos modos, volvió a ser contratado y mantuvo la categoría. La calificación mínima para ser contratado por otro año era de 16 puntos, según indican distintos documentos de OSE de libre acceso.

El directorio de OSE resolvió su destitución el lunes pasado.

más

OSE: “Invadió la intimidad”

El directorio de la empresa OSE remitió una resolución en la que decide “propiciar la destitución” del funcionario por haber tenido “un comportamiento gravemente inadecuado e inapropiado en el ámbito laboral con claras connotaciones sexuales” y haber invadido “la privacidad e intimidad de la denunciante”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)