FINAL DE UNA TRAGEDIA: INVESTIGACIÓN POLICIAL

Policía cree que asesino llamó a amigos con teléfono de escuela

Se perician llamadas; familia de Nelly teme por futuro de Valeria y su hija.

Muchas personas concurrieron al entierro de Martín Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto
Muchas personas concurrieron al entierro de Martín Bentancur. Foto: Fernando Ponzetto

Por lo menos hasta el domingo se refugió el doble homicida en la escuela N° 75 de Saladero de Guaviyú. La Policía cree que Martín Bentancur hizo llamadas desde allí a sus amigos pidiendo ayuda. Uno de ellos se ausentó de su trabajo y no levantó la maquinaría agrícola que estaba en un campo cercano a la escuela. Eso hace suponer a algunos policías que esa persona podría haberle acercado comida.

Para verificar si alguien del entorno de Bentancur incurrió en un delito de encubrimiento, la Policía pidió a Antel los registros de las llamadas telefónicas realizadas desde la escuela entre el miércoles 28 y ayer martes. "Se están haciendo las pericias técnicas", reafirmó a El País una fuente del caso.

Policías de Paysandú especulan que Bentancur llamó a tres amigos; uno de ellos sembró en un campo cercano a la escuela y no fue a buscar la maquinaria. De todas formas, para comprobar tal extremo se deberán aguardar los resultados de las pericias a las llamadas telefónicas.

Otras fuentes del caso indicaron que Bentancur no recibió ayuda externa y se alimentó de lo que sustrajo de la escuela.

El alcalde de Quebracho Mario Bandera dijo hoy miércoles a radio Sarandí que antes de que apareciera muerto "había gente que manifestaba que si les pedía ayuda, ellos se la daban por una situación de rechazo a la que era su pareja por la forma en la que lo trataba". Y ahondó: "Eso me lo dijo gente: que si les tocaba darle una mano para tratar de conversarlo y cuidarlo unos días para que se entregue, lo hacían encantados porque entendían que él estaba totalmente desencajado por el trato que le daba esta muchacha".

Según Bandera, eso se dio porque Bentancur "era una persona muy querida, tenía un grupo muy grande de amistades, era gente trabajadora (...) era un gurí totalmente enamorado de la que era su señora, de su nena, de su trabajo, de sus amistades, un gurí muy inteligente y trabajador".

Miedo.

Hoy Quebracho está en shock por las tres muertes violentas, algo inédito en la pequeña ciudad de 2.800 habitantes. Hay voces que cuestionan a Valeria, la expareja de Bentancur, y madre de la hija de ambos, de siete años.

En un poblado donde todos los residentes se conocen, como en una familia, los reproches recrudecen.

En ese marco, el dolor de la familia Goyeneche es inmenso. La madre de Valeria, Nelly Goyeneche, fue ultimada a tiros. Tenía cinco hijos y trabajaba como auxiliar de servicio en la Escuela N° 74.

Los Goyeneche Lorenzo son una familia de gran arraigo en Quebracho.

Un familiar alegó que Bentancur "no pidió perdón" por la muerte de Nelly en los mensajes colocados antes de autoeliminarse frente a la entrada de las Termas de Guaviyú. Tampoco tuvo en cuenta que su exsuegra lo acogió durante tres años cuando se alejó de su familia por "problemas de herencia". El familiar de Nelly dijo que antes de la separación de la pareja, Bentancur protagonizó episodios de violencia hacia Valeria y agregó que la joven no los denunció a la Policía por temor. "Después Martín tapaba su error con regalos", consignó.

Un amigo del doble homicida dijo a El País que, en diciembre de 2017, Bentancur intentó recomponer la pareja, pero la joven lo rechazó señalando que había iniciado una relación con Valentín, de 18 años. Bentancur confesó a ese amigo que ambos discutieron, pero que no golpeó a Valeria. La joven le había comentado a la misma persona que el doble asesino le había dado dos cachetadas.

Integrantes de la familia Goyeneche temen por el futuro de Valeria y de su pequeña hija tras el ambiente en su contra que se respira en la ciudad. Y suponen que la joven debe alejarse de su entorno para evitar represalias contra ella.

Otra víctima de la furia de Bentancur fue el productor Rubén Latapié.

Casas, galpones y maquinaria agrícola fueron incendiados por el doble homicida. El productor estimó las pérdidas en un millón de dólares. Latapié volvió ayer con su familia al campo. Se instaló en una casilla; lo único que se salvó del fuego.

Las dos víctimas de Martín Bentancur.

Nelly Goyeneche
Nelly Goyeneche. Foto: Facebook Nelly Goyeneche
Madre de Valeria, expareja de Martín
A las 0:45 horas del miércoles 28 de marzo, Nelly Goyeneche llamó a la Seccional 6ª de Quebracho y denunció que su exyer-no, Martín Bentancur, ingresó a la casa tras romper la puerta con una pala. Goyeneche dijo que Bentancur quería agredir a una de sus hijas, Valeria, con quien había mantenido una relación hasta diciembre de 2017. Cuando llegó la Policía, Bentancur ya se había ido. Minutos después, regresó y mató a Nelly.
Juan Oviedo
Juan Carlos Oviedo, el policía asesinado en Quebracho. Foto: Perfil de Facebook.
Policía
El lunes 2 de abril, desde la plaza Constitución de Paysandú hasta la sede de Fiscalía, más de un centenar de personas marcharon con carteles en reclamo por la muerte del agente Juan Carlos Oviedo. Los manifestantes acompañaron a integrantes del Sindicato Único de Policías del Uruguay. Oviedo (25 años), descripto como un héroe, murió a manos de Martín Bentancur cuando acudía al llamado de auxilio de Nelly Goyeneche.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º