El horror que golpea a los más débiles

Padrastro a la cárcel por crimen de niña de dos años

Tenía una denuncia por violencia doméstica tras golpear a su propia hija.

Patrullero. Foto: Ministerio del Interior
Patrullero. Foto: Ministerio del Interior

Estaba solo con la niña. Nadie más que él entró en la casa. Las pericias médicas son concluyentes. Violó y mató a su hijastra de dos años. Tiene 24 años de edad, responde a las iniciales A.P.P., se declaró inocente pero ya está preso.

Desde hace 14 meses estaba en pareja con la madre de la pequeña. La mujer se encontraba trabajando en el momento en que su hija fue asesinada.

El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, no tiene dudas: el sujeto es "un peligro para la sociedad" y debe estar tras las rejas.

El protocolo de autopsia relata una terrible serie de agresiones físicas y un abuso sexual contra la niña Naira Martina.

Durante la mañana del lunes la pequeña fue ingresada en la Policlínica de Malinas. Allí mismo se constató su fallecimiento. Los médicos que la atendieron pusieron en conocimiento de las autoridades que la niña presentaba indicios de abuso sexual, informó el fiscal Gómez.

La autopsia confirmó que la muerte de Naira se produjo 12 horas antes de su ingreso al centro asistencial.

El informe médico también indica que la menor presentaba al menos 13 hematomas y golpes muy potentes en la cabeza.

La defensa esgrimida por el sujeto sostiene que la niña cayó de su cama mientras dormía y que fue en ese momento cuando se produjo las lesiones.

Sin embargo, en el allanamiento a la finca donde ocurrieron los hechos se pudo establecer que la cama utilizada por la niña estaba a 20 centímetros del suelo.

"La Fiscalía cuenta con pruebas objetivas de indudable valor, como el protocolo de autopsia, que relata un conjunto de agresiones físicas a la niña y abuso sexual. Es imposible que se hubieran producido antes. Las lesiones que presentaba en el cráneo son de una entidad tal que van desde la frente hasta la nuca", indicó en la mañana de ayer el fiscal Gómez.

Fiscal Juan Gómez. Foto: Marcelo Bonjour
Fiscal Juan Gómez. Foto: Marcelo Bonjour

Durante la mañana de ayer el fiscal se presentó ante el juez penal Marcelo Souto y anunció la imputación de A.P.P. por "homicidio muy especialmente agravado". La Fiscalía de Homicidios pidió 180 días de prisión preventiva.

La defensa del sujeto planteó la posibilidad de que se le otorgara el beneficio de la libertad y el uso de la tobillera electrónica. Nada de eso fue aceptado por el juez Souto.

Investigación.

El fiscal Gómez no tiene claro cuánto tiempo de penitenciaría va a pedir para el sujeto imputado ayer. De todos modos, se trata de dos delitos gravísimos.

"Es muy pronto, ahora quiero completar la prueba. Una vez cumplida toda esa etapa lo definiré. No dejo de pensar en penas muy altas", afirmó Gómez a El País.

Hasta ayer no había aparecido por la Fiscalía o el Juzgado el padre biológico de la niña asesinada. Todavía no fue citado a declarar. Los informes del jardín al que concurría la niña señalan que la madre se ocupaba con normalidad de la menor.

"El error de la madre fue dejar a la niña con este hombre. No eran una pareja estable, ellos se encontraban los fines de semana", indicó Gómez.

El imputado tiene dos antecedentes penales, uno por tenencia de armas y otro por la ley de faltas, por circular en moto sin casco. Además, en el expediente se consigna que cuenta con una denuncia por violencia doméstica de una pareja anterior por haber golpeado a la hija de ambos, de tres años de edad.

Testimonio.

El día jueves anterior a la muerte de la niña las docentes del jardín al que concurría la menor observaron que presentaba hematomas en su cuerpo. La Fiscalía de Homicidios solicitó un informe y el testimonio de las docentes que se desempeñan en el lugar.

Una auxiliar dijo que ese día la pequeña salió "feliz" del centro educativo cuando vio que la esperaba su madre. Sin embargo, al levantar la vista y ver que su madre estaba acompañada por el matador, le cambió la mirada, declaró la docente.

En ese instante, la niña comenzó a llorar desconsoladamente y no quiso subirse a la moto que manejaba el sujeto.

El día viernes la niña ingresó al jardín con una marca en el rostro, la madre adujo que se había dado un golpe contra la pared, pero luego dijo que su pareja había golpeado a la niña.

La investigación de la Fiscalía también pudo probar que el fin de semana la pareja salió a bailar durante la noche del sábado, dejando a la madre del hombre al cuidado a la niña. El día domingo, pasaron toda la jornada en la casa del sujeto.

El día lunes la mujer se fue a trabajar, realiza tareas de limpieza desde la hora 7.00, y dejó a la niña con su pareja.

De la investigación se desprende que cuando la madre salió a trabajar la niña lloraba y no se quería quedar al cuidado del hombre.

El fiscal Gómez reconoció la rápida respuesta del juez Souto, quien facilitó enseguida que se conoció el caso, una orden de allanamiento y otra de detención que permitió obtener las pruebas del caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos