ASALTO A CAMIONETA ESCOLAR

“Nunca había sucedido algo así en los 78 años” de la Escuela Roosevelt

Asalto a camioneta escolar generó pánico en los niños.

Operativo policial por homicidio en el barrio Pérez Castellano. Foto: Fernando Ponzetto
El chofer, que trasladaba niños desde el Prado a Maroñas, sufrió heridas de bala en los dos brazos, y la auxiliar una crisis de nervios. Foto: archivo/F. Ponzetto.

Dos delincuentes pretendieron robar a los tiros una de las camionetas de la Escuela Roosevelt. Una de las primeras consecuencias del asalto, ocurrido en la tarde del pasado lunes, fue que los alumnos que utilizan ese vehículo no pudieron ir a la institución en el día de ayer y será muy difícil que puedan ir hoy, según afirmó a El País el administrador de la escuela, Jorge García.

“Este tipo de agresión nunca había sucedido en los 78 años de esta escuela. Los niños quedaron tensos. Ellos tienen discapacidad y ya tienen problemas en la vida normal; estas situaciones los complican más”, dijo el funcionario.

Uno de los disparos efectuados por los asaltantes destrozó el parabrisas del vehículo, lo que impedirá su uso por varios días.

De esta manera, se verán afectados los alumnos, que no podrán ir a clases, y sus familias, ya que la escuela permite a los padres tener el tiempo necesario para salir a trabajar.

Tras el asalto, el presidente de la comisión que gestiona la escuela, Enrique Singlet, le solicitó al administrador que consiga una entrevista con el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez.

“Queremos asesorarnos y que nos den apoyo en lo que puedan, en particular para preparar a nuestra gente para este tipo de situaciones si se volvieran a dar”, dijo García a El País.

Hasta el momento la escuela cuenta con tres camionetas, y en los próximos días se sumará un cuarto vehículo que fue donado recientemente por la Embajada de Turquía. El sistema de transporte de la Escuela Roosevelt ingresa a todos los barrios. Las unidades están claramente identificadas y tienen publicidad con los números telefónicos de la institución para hacer donaciones.

Debido a la sensibilidad social especial que provoca esta escuela, y otras similares, contaba hasta el momento con una suerte de “protección”, por los códigos no escritos en los barrios más conflictivos. En 78 años de historia nunca se había registrado un robo de estas características. Sin embargo, el lunes pasado los códigos se rompieron y eso genera un sabor amargo en la comunidad educativa.

“Esto lo único que provoca es que el propio barrio quede sin el servicio de la escuela. Si eso fuera así, cosa que nosotros vamos a evitar, estos niños quedarían desprotegidos, quedarían en manos de nadie. Nosotros entramos en barrios en que la Policía tiene dificultades para ingresar. Nunca tuvimos problemas para entrar. Tenemos alumnos del 40 Semanas, Borro, Malvín Norte, Casabó, Cerro Norte, Maroñas”, narró.

La tarea de trasladar a los niños implica el movimiento de la pequeña flota en dos recorridos durante la mañana y la tarde.

En la actualidad el centro educativo atiende a más de 100 alumnos de distintos barrios, 82 de ellos requieren del servicio de transporte. “Se trata de niños que si nosotros no los trasladamos no tienen posibilidades de ir a la escuela y rehabilitarse. Tampoco pueden sentir la contención que les podemos dar”, explicó García.

Hay un equipo de 14 profesionales técnicos entre los que se encuentran psicólogos y asistentes sociales que atienden a los niños y sus familias.

“Para nosotros es un compromiso muy importante; después de lo del asalto los propios padres están preocupados por toda la situación”, dijo García.

Una psicóloga de la escuela se ocupó de hablar con las familias de los niños que estaban en la camioneta. La tarea le llevó todo el día, tuvo que explicar que se está buscando asesoramiento con la Policía y que se están tomando otro tipo de medidas.

García indicó que ahora la escuela está buscando un colaborador que aporte equipos de GPS para poder localizar los vehículos. Ese equipamiento y herramientas como un botón de seguridad permitirían saber el lugar en que están las camionetas.

En el momento del asalto, el vehículo transportaba a cinco chicos con discapacidad motriz y una auxiliar de servicio. Los llevaban desde la histórica sede de la institución en el Prado hacia sus respectivos domicilios, ubicados en la zona de Maroñas.

Cerca del cruce de Timoteo Aparicio y Veracierto dos delincuente se pusieron delante del camioneta con intenciones de robarla, uno de ellos ingresó al vehículo con un revólver en la mano. A los gritos exigió que se detuviera.

El chofer atinó a cerrar la puerta y seguir la marcha. Antes, el asaltante le efectuó dos disparos, uno de ellos le atravesó los dos brazos al trabajador. Frustrado, el delincuente, que ya había dejado atrás al cómplice, realizó varias detonaciones al aire.

Como pudo, el chofer logró conducir el vehículo a una zona segura y pedir auxilio a la Policía. Al llegar los uniformados se encontraron con el trabajador herido y la auxiliar en medio de una crisis nerviosa.

Ambos fueron asistidos por médicos de las emergencias que llegaron al lugar del ataque.

El chofer fue trasladado a una policlínica de la zona y luego al Sanatorio del Banco de Seguros, donde se recupera y ya está fuera de peligro.

La institución educativa radicó la denuncia policial. El administrador de la escuela, Jorge García, confirmó que los asaltantes eran dos personas jóvenes.

La Escuela Horizonte también está preocupada

La Escuela Horizonte, ubicada en Agraciada 3591, un centro educativo especializado en la atención de personas con parálisis cerebral, también realiza el traslado de alumnos hacia distintos barrios de Montevideo. El presidente de la institución, José Bonilla, señaló ayer a El País que la situación vivida por la Escuela Roosevelt los obliga “a ajustar los protocolos por la seguridad de todos”. En tal sentido, mencionó que la Escuela Horizonte no ha sufrido robos en la calle pero sí en sus instalaciones, aunque “nada grave”. “El otro día alguien saltó el muro y se llevó una pala”, narró. De todos modos, la institución está evaluando la necesidad de mejorar las medidas de seguridad ante los casos que se han vivido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados