OTRO FEMICIDIO QUE DEJA UN POLICÍA MUERTO

Nueva ola de violencia y muerte

Peón rural mató a un policía y a su exsuegra en Quebracho; luego se ocultó en un monte.

El asesino prendió fuego la casa y la maquinaria de la actual pareja de su exmujer. Foto: Luis Pérez
El asesino prendió fuego casa y maquinaria de la actual pareja de su exmujer. Foto: L. Pérez

Dos horas antes de matar a su exsuegra, el peón rural Martín Bentancur (32) compró una cerveza y un refresco en el almacén "El Monito" de Quebracho, a 56 kilómetros de Paysandú.

"Voy a tomar algo con el hombre que me alquiló la casa", le comentó a dos amigos fuera del comercio. Se veía tranquilo, como todos los días.

A las 00:45 de ayer, con un disparo de rifle calibre 22 mató a su exsuegra Nelly Goyeneche, de 41 años. Tenía cinco hijos, de 19 a 24 años. Trabajaba como auxiliar de servicio en la Escuela N° 74. Minutos después, Bentancur ultimó de un disparo al policía Juan Oviedo (25), luego de sustraerle la pistola Glock que llevaba.

Ayuda.

En diciembre del año pasado, cuando se separó de su pareja, Valeria M. (22), Bentancur alquiló un pequeño apartamento ubicado al fondo de una casa en el barrio Quebracho Viejo.

La noche del martes, Martín Bentancur bebió calmadamente con su amigo. Después se retiró a su apartamento.

Minutos más tarde se fue hasta la casa de su exsuegra, ubicada en la calle Lavalleja casi 18 de Julio, a unas 10 cuadras. En la vivienda también vive su hija, de siete años.

Nadie sabe con certeza qué desencadenó la tragedia. Martín rompió la puerta de la casa de Goyeneche con una pala. Estaba enfurecido y gritaba que iba a matar a Valeria, según declararon testigos a la Policía.

En la vivienda había varias personas que Martín conocía de toda la vida: su exsuegra, Valeria, Deborah (excuñada) y Enzo (pareja de Deborah). Además estaba su hija y el hijo de Enzo y Deborah, también pequeño .

Martín entró en la casa dispuesto a matar a Valeria. Sin embargo, Enzo y Nelly Goyeneche lograron disuadirlo.

Cerca de las 00:45 de ayer, Nelly llamó a un comerciante, patrón de su hija Valeria y amigo de Bentancur. "Por favor, vení que Martín está como loco. Rompió la puerta de mi casa".

El comerciante y su esposa se subieron raudamente a su auto. Al llegar, el comerciante habló con Enzo y con Nelly. En el mismo acto, su esposa ingresó a la casa a buscar a los dos niños.

"Martín enloqueció. Rompió la puerta con una pala y luego quiso matar a Valeria. Enzo y yo lo sacamos de la casa", dijo Nelly al recién llegado. El comerciante tomó la pala y la guardó dentro de la casa de Goyeneche.

Entre la huida de Martín y la llegada del comerciante pasaron unos 15 minutos. Bentancur fue hasta su apartamento a buscar el rifle calibre 22. En el camino tiró una mochila, la funda del rifle y un cargador de balas.

El comerciante rodeó la casa. Al final de un muro observó a Martín escondido. Portaba el rifle calibre 22, con mira telescópica.

--------------------

Comerciante: Martín, pensá un minuto. Tranquilizate. Bajá el arma.

Martín: Si no querés que te liquide acá, andate.

Comerciante: Dejame sacar a los nenes de la casa, ¡por favor!

Martín: Pelate, no tenés nada que ver con esto.

--------------------

El comerciante se fue hasta su auto, a unos 10 metros de la casa. Martín entró a la vivienda de Goyeneche con el arma cargada. Preguntó dónde estaba su exsuegra. Disparó en forma intimidatoria a los pies de Enzo y de la esposa del comerciante, sin importarle la amistad que tenían de larga data. La mujer tomó a los dos pequeños y los sacó de la casa. Los tres se subieron al auto. Minutos después llegó al lugar el policía Juan Oviedo en una moto de 250 centímetros cúbicos.

"¡Dale, dale, Martín Bentancur entró con un arma en la casa!", le dijo exaltado el comerciante al agente. En ese momento se escucharon dos tiros.

Oviedo desenfundó su pistola Glock. Martín salió de la casa con el rifle.

"Largá el arma, largá el arma", le exigió Oviedo, que portaba un chaleco antibalas. Bentancur retrocedió y entró a la casa. Desde el auto, el comerciante escuchó dos tiros más, arrancó y se fue a la Seccional 6ª.

El asesino prendió fuego la casa y la maquinaria de la actual pareja de su exmujer. Foto: Luis Pérez
Foto: Luis Pérez

Furia.

Después de matar a Oviedo y a Goyeneche, Bentancur se subió a la moto de la Policía y recorrió los 25 kilómetros que separan la ciudad de Quebracho del paraje Arroyo Malo. Casi frente a la chacra del padre de Bentancur vive el joven Valentín L, de 18 años, que había iniciado una relación con Valeria. Bentancur incendió la casa y casi todo la maquinaria agrícola de la familia L, valuada en US$ 1 millón. Y prendió fuego a la moto Jialing de la Policía. (Ver nota aparte).

Bentancur conoce al dedillo los montes de Arroyo Malo y del Río Uruguay, ubicado a 50 kilómetros al oeste de Quebracho. La Policía especulaba anoche que el fugitivo podría haber cruzado hacia Argentina.

Policías de Paysandú buscaban a Bentancur con el apoyo de helicópteros. Y por la noche una unidad del Grupo GEO llegó a la zona. Valeria, la expareja del asesino, y otras personas temen que Bentancur regrese.

Productor dice que perdió un millón de dólares

Ruben L, el propietario del establecimiento agropecuario en donde Martín Bentancur prendió fuego la valiosa maquinaria agrícola, se mostró indignado por el ensañamiento del matador. Y mostró su enojo por la demora de la Policía que, según denunció, llegó a las seis de la mañana a su predio.

El productor, que permaneció hasta el mediodía en la comisaría de Quebracho con parte de su familia por las amenazas que recibió, dijo a El País que salvó su vida, la de su esposa e hijos porque no se encontraban en el establecimiento que se ubica en el paraje de Arroyo Malo, a unos 15 kilómetros del pueblo. "Anoche fuimos todos al cumpleaños de una sobrina y eso fue los que nos salvó la vida porque el individuo después de matar a la exsuegra se fue derecho a limpiarnos a toda la familia porque así lo había manifestado, que iba a terminar con todos", dijo el productor. La maquinaria quemada tenía un valor de alrededor de US$ 1 millón. Adelantó que hará una denuncia en contra de la Policía por la falta de respuesta inmediata. Un vecino le avisó lo que ocurría sobre la 1:30.

El alcalde del Municipio de Quebracho, Mario Bandera, dijo que "de una forma u otra esto toca a familias de la vuelta y es muy fuerte". Como conocedor de la zona, Bandera colaboró con la Policía en la búsqueda del asesino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)