"EL GRAN CHAPARRAL"

Un misterio aún no develado en la finca de la familia Balcedo

El cadáver hallado en la finca del sindicalista argentino Marcelo Balcedo sería de un hombre joven; habrá que confirmarlo.

Mansión: la casa de la familia Balcedo se erige en un terreno de muy grandes proporciones. El cadáver fue hallado a unos 2 kilómetros de la vivienda de los argentinos. Foto: Ricardo Figueredo
La casa de la familia Balcedo se erige en un terreno de muy grandes proporciones. El cadáver fue hallado a unos 2 kilómetros de la vivienda. Foto: Ricardo Figueredo

"No puede ser que se haya muerto en un tajamar, nadie se ahoga en un tajamar. Aparte saltar el tejido es imposible, es muy alto”. Así empezaba un diálogo entre dos comerciantes de Playa Verde, Maldonado. Eran las 11 de la mañana de ayer y la noticia sobre el hallazgo de un cadáver en la casa del sindicalista argentino Marcelo Balcedo ya hacía ruido en las desoladas calles del balneario.

Hipótesis, rumores, conjeturas, análisis. Todo tipo de teorías se instalaron en cada conversación de los habitantes de la zona.

Mientras la conversación entre los comerciantes avanzaba a ritmo de novela policial a unas cuadras de “El Gran Chaparral”, la mansión donde Balcedo y su esposa Paola Fiege cumplen prisión domiciliara, tres efectivos de la Policía Científica realizaban los últimos relevamientos en la escena del descubrimiento.

“Todavía es muy temprano para sacar conclusiones”, dijo un efectivo luego de que uno de los tres guardias policiales que hay en la casa le abriera el portón principal para que pudiera salir del predio. Afuera la calle es de pedregullo. Del otro hay un gran sendero de hormigón rodeado de árboles, ovejas y caballos, que en forma de espiral conduce hasta la cima del cerro del Burro. Allí, a una altura desde donde se contempla toda la costa de Playa Verde está la casa donde vive la familia Balcedo.

Más allá de los ecos que generan las voces de los vecinos alrededor de “El Gran Chaparral” en el lugar reina el silencio. Lo único que se advierte en la mansión del empresario argentino durante la tarde son los animales pastando detrás del alambrado. Pero el día anterior, antes de que se escondiera el sol, el panorama era totalmente distinto.

Eran las 18:50 del 3 de marzo y Paola Fiege salió a recorrer el inmenso predio con dos familiares que habían llegado desde Argentina para pasar unos días con el matrimonio y sus hijos. Fue ahí que, desde lejos, vieron en uno de los varios tajamares que hay en el lugar algo que les llamó la atención. Al acercarse, llegó la sorpresa, las corridas y los llamados. Se trataba de un cadáver. Unos minutos más tarde, sin luz natural, ya se había desplegado un equipo de la Policía Científica para analizar qué era lo que se había encontrado. La conclusión fue contundente: se trataba de restos humanos que aparecieron en uno de los tajamares que estaba vacío producto de la sequía. El cadáver estaba a escasos metros del alambrado del predio que da hacia la Ruta 10 y a unos dos kilómetros de la mansión.

El tajamar tiene aproximadamente tres metros de profundidad, pero en la tarde de ayer lo único que se podía apreciar era un pozo con apenas un charco de barro adentro. En el resto del área se veían las pisadas del personal policial que trabajó en el lugar.

Investigación: Policía Técnica seguía trabajando ayer. Foto: Ricardo Figueredo
Investigación: Policía Técnica seguía trabajando ayer. Foto: Ricardo Figueredo

Hasta el momento la Fiscalía y la Policía siguen investigando las causas de muerte del cadáver hallado. Los médicos forenses manejan como información preliminar que se trataría de un hombre joven, indicaron a El País fuentes del caso.

A esa conclusión que aún es preliminar, dijeron las fuentes, se llegó analizando la dentadura del cuerpo. También dijeron que no se han identificado orificios de bala como para creer que se trata de un homicidio. Lo que sí concluyeron los forenses es que la muerte data de al menos dos meses atrás.

Los restos serán enviados al Instituto Técnico Forense (ITF) en Montevideo. Ahí se le realizarán estudios antropológicos para identificar la identidad de la persona a través de muestras de ADN. Ese análisis además tiene que ser cotejado con el de algún familiar del muerto. También se realizarán estudios que pueden arrojar conclusiones más precisas de la causa de muerte.

Más allá de las hipótesis preliminares, el jefe de Policía de Maldonado, Julio Pioli, dijo a El País que no hay información oficial concluyente por el momento. “No se ha podido identificar el sexo, tampoco la causa de la muerte. Sería de hace varios meses, sí, pero estamos esperando lo que arroje todo el análisis forense que se va a hacer en el ITF”, indicó.

Pioli señaló además que “hasta que no se analice la medida de los huesos, el tipo, el tamaño” es muy prematuro sacar una conclusión. “Si es hombre o mujer lo tiene que decir el antropólogo forense que mida los huesos, que vea el tipo de costillas, el tipo de pelo. Hay que ver el ADN, extraerlo y compararlo con la base de datos de personas ausentes (del Ministerio del Interior) que lo tiene centralizado”, sostuvo Pioli. 

La rutina en "El gran chaparral"

Paola Fiege se levanta todos los días temprano y enseguida piensa qué van a desayunar sus tres hijos: un varón y dos niñas. “Estoy con mis hijos y Marcelo (Balcedo) todo el tiempo. Estamos con ellos y tratamos de sobrellevar esto que es difícil”, dijo Fiege a El País.

Por otra parte, explicó que al ser madre gran parte del día depende de lo que hagan sus hijos. “Cuando se levantan estamos con ellos, desayunamos, proyectamos qué se almuerza y jugamos”, agregó.

La esposa del empresario dijo que caminan por el “Gran Chaparral” con los niños hasta llegar a un “parquecito” donde pasan algunas horas del día. “Así sobrellevamos el momento de la mejor manera posible”, contó.

Sobre la aparición del cadáver Feige indicó que al aparecer tan lejos de la residencia ninguno de sus hijos se enteró y que solo se lo contó al más grande. 

Paola Fiege calificó el hallazgo de “macabro”
Aseguró que su familia no tiene nada que ver con la muerte del hombre
Paola Fiege. Foto: Ricardo Figueredo.

Paola Fiege, esposa de Marcelo Balcedo que cumple prisión domiciliaria junto a su marido, calificó de “macabro” y “shockeante” el hallazgo del cadáver.

“Uno de mis familiares pensó que era un caballo y cuando vimos que era una persona fue una impresión terrible”, relató Fiege a El País en su mansión de Playa Verde, donde desde el martes trabajan efectivos policiales en el marco de la investigación.

Fiege relató que tras encontrar el cuerpo fueron directamente a notificarle al guardia que trabaja en su casa custodiándoles y que fue él el encargado de llamar a la Policía Científica y a la Fiscalía, que momentos más tarde estaban en el lugar.

Sin pensarlo dos veces la esposa de Balcedo le sacó una foto al cuerpo y la compartió a través de las redes sociales. “¡No saben lo que pasó en casa! ¡Apareció un cuerpo!”, informó.

“Yo trabajo en medios de comunicación, tenemos un diario en Argentina y estamos esperando para abrirlo”, dijo Fiege para explicar por qué tomó la decisión de anunciar en sus redes el hallazgo. “Acá en Uruguay no están acostumbrados a que se muestre así (un cuerpo), pero en Argentina es común”, justificó.

Sin embargo “los medios de Uruguay no le taparon la cara al policía”, hecho que según Fiege también era relevante y que ella tuvo en cuenta antes de compartir la imagen.

Sobre cómo tomó la noticia Balcedo, su esposa indicó: “No lo podía creer, está azorado”, dijo.

A Fiege no le preocupa lo que la gente pueda decir respecto al hallazgo del cuerpo porque, aseguró, ni ella ni su familia “tienen nada que ver” al respecto, como tampoco en los delitos de los que se los acusa, aclaró.

“Es espeluznante encontrar algo así, shockeante, pero nosotros estamos tranquilos, el lugar donde lo encontramos está a más de dos kilómetros” de la casa, expresó. Fiscalía trabaja en el caso y espera los resultados forenses.

Foto: Ricardo Figueredo

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados