Crimen en Punta del Este

Miss Brasil 97 niega todo vínculo con la "mansión del sexo"

La modelo declaró con su esposo ante la Justicia uruguaya.

Famosos: Miss Brasil 1997 con Donald Trump
Famosos: Miss Brasil 1997 con Donald Trump

La pareja brasileña propietaria de la "mansión del sexo", en donde residía Lulukhy Moraes cuando fue detenida y acusada de contratar a dos sicarios para matar a su ex esposo Edwar Vaz en la noche del pasado 9 de julio, se desligó de cualquier vínculo con las fiestas swinger que allí se realizaban.

Nayla Affonso Micherif, Miss Brasil 1997, y su marido, el empresario brasileño Ronosalto Pereira Neves, declaran en un comunicado que adquirieron la propiedad ubicada en el exclusivo barrio Beverly Hills por el especial afecto que sienten desde hace tiempo hacia Punta del Este, "por su belleza, encanto y tranquilidad". La promesa de compraventa se firmó en 2011 y la escritura definitiva en 2013, pero desde noviembre de 2016 los dueños de la casa nunca vinieron a Uruguay, debido a "razones de agenda". Antes sí lo hacían "con fines turísticos únicamente entre 15 y 20 días por año".

Nayla y Ronosalto explican que no tenían ningún conocimiento "de las supuestas actividades que se señalan públicamente se realizaban en la casa", información que les llegó "a través de los distintos medios de comunicación".

El matrimonio brasileño, que tuvo los derechos del certamen Miss Brasil entre 1999 y 2010 y llegó a relacionarse en el mundo de los negocios con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando éste manejó el concurso de belleza Miss Universo, visitó en estos días el Uruguay para presentarse ante la Justicia de modo voluntario, mientras se daba trámite a la mudanza de muebles de quienes vivían en la mansión en calidad de administradora y casera: Lulú y su amiga y hermana de la vida María Leticia, anterior propietaria.

De acuerdo a la documentación secuestrada en el último allanamiento a la casa, ésta había sido adquirida por 1.250.000 dólares, justamente a María Leticia.

La pareja brasileña sostiene ahora por vía del comunicado que "dicha adquisición fue realizada con absoluta normalidad y dentro del marco legal previsto en este país", todo lo cual "fue acreditado ante las autoridades que investigan el caso, ante quienes nos presentamos en forma voluntaria".

Como declaró Lulú a El País antes de ser arrestada, después de que la casa fue vendida al magnate brasileño y la modelo, estos la contrataron para que siguiera viviendo en "Gypsy Queen" o "mansión del sexo" en calidad de administradora.

El doctor Ivo Araújo, representante legal del matrimonio brasileño en Uruguay, dijo anoche a El País que la modelo y su esposo retomaron ahora la posesión jurídica de la mansión de Punta del Este, aunque todavía no fueron al lugar.

El abogado confirmó asimismo que Lulú habitaba en la casa en calidad de administradora y la otra persona (Leticia) había quedado como casera. "Una de las cosas que llevó a nuestro cliente a adquirir el bien era, no solo las condiciones del bien, sino el buen gusto que tenía, la decoración". Por eso le pareció apropiado que las dos mujeres permanecieran en la casa de Beverly Hills.

El doctor Araújo reiteró que sus clientes, como es habitual que lo hagan muchos turistas brasileños, llegaban a Uruguay a fin de año y permanecían hasta los primeros días de enero, pero hace dos años que no lo hacían. Por eso, el caso que llegó a la Justicia "los tomó muy de sorpresa y vinieron hasta Uruguay para presentarse en Fiscalía y estar a disposición por cualquier cosa que se necesitara; quedaron inquietos con la situación, porque de un día para otro se enteraron de que aparentemente sucedían muchas cosas que ellos no sabían".

En tribunales, el matrimonio declaró sobre la compra de la mansión y después se dio el contacto con abogados de las ocupantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º