Violencia en los barrios

Mataron a un hombre de 94 años y vaciaron su casa

Policía retirado de 87 años disparó a encargada de pensión.

Tras el ataque, el hombre fue trasladado a un hospital. Su vida no corre peligro. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Tenía 94 años de edad y vivía solo en una casa de Luis Morandi y Luis Lasagna, en el barrio Lezica. Lo mataron para robarle. Los vecinos de la cuadra notaron su ausencia durante el fin de semana y llamaron a su hijo.

Al entrar en la casa se encontró un gran desorden y que las puertas y ventanas estaban forzadas. En una de las habitaciones yacía el anciano. Tenía múltiples heridas en su cuerpo, algunas de ellas en el tórax y los miembros superiores.

Con ayuda del hijo de la víctima, la Policía pudo confirmar el faltante de electrodomésticos y otros objetos de uso cotidiano. También se notó la falta de dinero en efectivo que había en el lugar del crimen.

Los efectivos de Policía Técnica que trabajaron en el lugar buscaron indicios que les permitieran ubicar a los responsables del homicidio. Hasta anoche no se había podido establecer con precisión la fecha del homicidio.

En el caso actúa personal de Investigaciones de la Zona IV bajo las órdenes de la fiscal de Homicidios de segundo turno, Mirta Morales.

Ataque.

"Mhija, le pegué unos tiros a la encargada de la pensión", dijo un hombre y cortó. Así se enteró su hija que su padre, un ex funcionario policial, había atacado a una mujer.

El hombre tiene 87 años de edad y lleva 11 años viviendo en la habitación número 5 de una pensión de la calle Félix Laborde, en el barrio de La Unión.

La pensión de la Unión donde un inquilino hirió a la encargada. Foto: Pablo Melgar
La pensión de la Unión donde un inquilino hirió a la encargada. Foto: Pablo Melgar

Ayer, a la hora 13:30, le disparó dos tiros a una mujer de 32 años, encargada de la pensión.

La llamó para reclamarle un recibo y ella le exigió dinero. La discusión se produjo en la habitación del anciano, según contaron otros inquilinos.

La mujer logró salir del lugar. Con las manos en el vientre, la víctima se apoyó en una de las paredes de un angosto pasillo, y se desplomó frente a la habitación número 10.

"Si abren su ropero se van a encontrar con miles de recibos, guarda todo, no tira nada", aseguró su hija.

La última vez que la hija visitó a su padre terminaron mal. Él la sacó a empujones, según contó ella misma a El País.

El policía retirado había tenido problemas con otros inquilinos. Hace pocos días tomó una cuchilla y la afiló delante de los vecinos nombrando a determinado inquilino.

Todo el mundo sabía que estaba armado. "Tenía un revólver chiquito", contó una vecina. Resultó ser un revólver calibre 38. "Él siempre iba al polígono de tiro, tenía mucha puntería", dijo su hija.

La víctima del ataque fue hospitalizada y se encuentra en estado reservado.

Una cámara sería clave

Las cámaras de seguridad de una casa cercana al domicilio del anciano asesinado en Lezica aportarían mucho a la investigación, según dijeron fuentes policiales. En las imágenes, que ya están en poder de la Policía, se puede observar a un hombre joven intentando ingresar a la casa por la parte de atrás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)