INSEGURIDAD

Lo mataron por salir en defensa de un anciano en el barrio Santa Catalina

En las primeras horas de ayer, un pescador fue asesinado de un tiro por uno o dos delincuentes cuando salió en defensa de un anciano que era rapiñado.

Policía trabaja en la escena de un asesinato ocurrido en el barrio Santa Catarina. Foto: Fernando Ponzetto
Policía trabaja en la escena de un asesinato ocurrido en el barrio Santa Catalina. Foto: Fernando Ponzetto

En las primeras horas de ayer, uno o dos delincuentes ingresaron a una vivienda precaria, ubicada a poca distancia de la playa de Santa Catalina, e intentaron robar una cocina y una garrafa a un anciano, según indicaron a El País vecinos de la víctima.

El lugar es conocido como “los murallones”. Allí se ubican varias casas de materiales y ranchos de pescadores. Hay poca iluminación por las noches.

Y la escasa luz proviene de bombitas situadas en las fachadas de las viviendas. Cada tanto hay un baldío o una bajada a la playa totalmente a oscuras.

Por encima del ruido del mar, un pescador conocido como “Junior” escuchó los gritos del anciano pidiendo ayuda. Junior intercedió. Recibió un disparo y murió. Los rapiñeros huyeron a un asentamiento ubicado a poca distancia.

Compañeros de Junior señalaron a El País que la víctima llegó a Santa Catalina hace muchos años a pescar y agregaron que no se metía con nadie.

“Nosotros no tenemos nada contra la gente del ‘cante’ (asentamiento). Ellos allá y nosotros acá. Apenas intercambiamos algunos saludos. Nosotros salimos a trabajar todos los días en las barcas y ellos se dedican a otra cosa. Jamás vamos al cante”, dijo un pescador.

Otro vecino dijo que la inseguridad aumentó mucho en la zona. “A media cuadra de donde ocurrió el homicidio hay una “boca de droga”. Ese es el problema”, señaló.

En la noche de ayer, pescadores de Santa Catalina partieron en un auto rumbo al sepelio de Junior, que se realizó en los servicios municipales ubicados en la avenida General Flores 3824 (Cerrito de la Victoria).

Otro trabajador relató que los asaltos son frecuentes en horas de la noche en Santa Catalina.

“Yo trabajo en la construcción. Salgo de madrugada. Estaba en la parada y me pusieron un revólver en la cabeza para sacarme el dinero del boleto”, dijo.

El crimen es investigado por el fiscal de Flagrancia, Carlos Negro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
    Max caracteres: 600 (pendientes: 600)