ASESINATO EN UNA "BOCA"

La mataron por consumir la droga que debía vender

Culpables fueron condenados a 14 y 16 años de penitenciaria, respectivamente, por delitos de privación de libertad, homicidio y comercialización de estupefacientes.

Alfredo Monte Quintela y Vizcaya en Cerro Norte.
Alfredo Monte Quintela y Vizcaya en Cerro Norte.

Pasaron un poco más de dos años desde aquella mañana de agosto en la que unos trabajadores que limpiaban un basural en Cerro Norte encontraron el cuerpo de una mujer.

Entre las calles Alfredo Monte Quintela y Vizcaya, donde hay una cañada llena de basura, los trabajadores se toparon con el cadáver semicarbonizado, desnudo y con los pies atados por un cable blanco. A los tres meses dos personas fueron detenidas por la Policía y la Fiscalía comenzó una investigación para determinar su culpabilidad en un juicio oral.

La semana pasada la Justicia condenó a estos delincuentes y dio como probada la teoría de la Fiscalía de Homicidios de 1° Turno, cuyo titular es Juan Gómez, sobre cómo sucedió el crimen y quiénes participaron.

El cuerpo era de una mujer que tenía problemas con el consumo de drogas y que también se dedicaba a la comercialización de estupefacientes.

Justamente su adicción fue la que la llevó a la muerte. Lo que sucedió fue que consumió aquello que debía vender y eso, según se narra en la sentencia judicial a la que accedió El País, enojó a los dueños de la “boca”.

La mujer fue a entregar el dinero de las ventas y se fue. Allí había un adolescente y un mayor, conocido como “El Polaco”. Ambos eran “los perros” de la “boca”, los encargados de custodiar el lugar de venta de droga. Al darse cuenta del faltante, el dueño les ordenó a “los perros” que fueron a buscar a la mujer.

“El Polaco” y el adolescente la encontraron y ella fue golpeada con una escopeta. Luego la llevaron a la “boca” y allí la siguieron golpeando hasta que la mataron.

En la “boca” estaba “el gordo Porcel”, quien es señalado en la sentencia como uno de los encargados del lugar.

Con el cuerpo de ella atado y sin vida, los delincuentes comenzaron a planear cómo deshacerse de él.

Dos personas arrastraron el cadáver durante dos cuadras y lo tiraron a la cañada, donde empleados de limpieza de la Intendencia de Montevideo hallaron el cuerpo.

Según declaración de testigos dentro de la “boca” uno de los delincuentes le dijo al “gordo Porcel”: “se te fue la mano”.

El joven que estaba en la boca cuando la mujer fue y que luego salió a buscarla, fue a prisión por encubrimiento.

En tanto “El Polaco” y “el gordo Porcel” fueron condenados a 14 y 16 años de penitenciaria, respectivamente, por delitos de privación de libertad, homicidio y comercialización de estupefacientes. Quedó probado que ambos llevaron a la mujer a la “boca”, y tuvieron participación en su homicidio.

DATO

Pintaron lugar del crimen

Cuando la Policía dio con los delincuentes y realizaron allanamientos en el lugar donde habían matado a la mujer no encontraron indicios del crimen. Según relataron testigos a la Fiscalía los delincuentes habían pintado el lugar donde funcionaba la “boche” y hecho arreglos para que no haya evidencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados