INVESTIGACIÓN

Velan y despiden al policía asesinado en Progreso

Agustín Gualberto Silva De León, funcionario del PADO, murió de un disparo cuando llegaba a su casa. La Policía cree que fue en un intento de rapiña. 

Velatorio del policía Agustín Gualberto Silva De León. Foto: Fernando Ponzetto
Velatorio del policía Agustín Gualberto Silva De León. Foto: Fernando Ponzetto

Esta tarde se realizó en Progreso el velatorio del policía Agustín Gualberto Silva De León que fue asesinado de un disparo en la noche del miércoles. 

El agente vivía en Progreso y regresaba a su casa junto a su esposa, en una moto, cuando los homicidas llegaron también en moto y le dispararon.

Según informó el Ministerio del Interior los delincuentes se dieron a la fuga y aún no fueron detenidos.De León era funcionario policial y se desempeñaba en el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO).  El policía fue trasladado al Hospital de Las Piedras pero falleció luego de ingresar.

Agustín Gualberto Silva De León. Foto: Unicom
Agustín Gualberto Silva De León. Foto: Unicom

En diálogo con la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior, el jefe de Policía de Canelones, Osvaldo Molinari, aclaró que el disparo efectuado al policía por parte de los atracadores “no fue en el cráneo", como había informado Unicom en un primer momento, "sino en el tórax, lo que surge del informe médico”.

Molinari dijo que hasta el momento se sabe que “al ser interceptados -el policía y su esposa- por los atracadores, el funcionario advierte a su acompañante que baje de la moto y corra hacia la esquina, quedando el efectivo enfrentado a los autores, donde fue herido”.

Esto viene siendo analizado por la Policía, mediante el relato de testigos y los indicios que se encontraron en la escena del hecho.

Unicom informa que en el lugar del hecho se encontró el arma del funcionario abatido con 14 proyectiles vivos y la moto en la cual circulaba.

Además, “se encontraron 3 vainas calibre 9mm”, indicó Molinari y añadió que "se harán las pericias correspondientes para determinar si las mismas corresponden a las armas de los homicidas o del propio policía, que ayude a determinar si el funcionario llegó a sacar su arma de reglamento para repeler la agresión”.

“Todo indica que fue un intento de rapiña, pero aún no lo podemos precisar”, puntualizó el jefe y destacó que “no se puede determinar que haya sido un ataque por algún incidente personal o relacionado con su actividad”.

Se espera ahora por el informe de la autopsia, que se realizó sobre la hora 11  en Las Piedras. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)