Delincuentes en ambos lados de la frontera

Layera: no hay pruebas de que PCC actúe en Uruguay

Exdirector de Fronteras de Policía asegura que la banda está operativa en el país.

Atraco: el lunes 3 de septiembre 10 sujetos se llevaron casi US$ 200.000 de una remesa frente al Parlamento. Foto: Fernando Ponzetto
El lunes 3 de septiembre 10 sujetos se llevaron casi US$ 200.000 de una remesa frente al Parlamento. Foto: Fernando Ponzetto

Dos de los principales medios periodísticos de Brasil, Bandeirantes y Zero Hora, sostienen que el temible Primer Comando de la Capital (PCC), conformado por unos 20.000 delincuentes, podría estar relacionado en el asalto a la remesa frente al Palacio Legislativo. En cambio, el director de la Policía Nacional de Uruguay, Mario Layera, salió ayer a desmentir esa versión y se negó a ofrecer detalles de la investigación sobre el tiroteo frente al Palacio Legislativo.

Durante una extensa entrevista concedida ayer a radio El Espectador, Layera admitió que el asalto es similar a otros realizados en Paraguay y Brasil por la misma banda. También indicó que la delegación policial brasileña en Montevideo no pudo asegurar que tras el asalto estuviera el PCC, la banda más poderosa de vecino país.

"Tratamos de averiguar si había alguna reivindicación de este tipo de hechos por parte de esa organización. Las agencias que consultamos no pudieron determinar desde dónde salió esa noticia y si tenía algún asidero. Estamos ante algo intencional en el sentido de difundir este tipo de información para instalar la idea de que los que participaron no son elementos criminales locales o que tenemos una fuerte presencia (de la organización)", dijo.

Un asalto sin palabras y muchos disparos

El asalto a la remesa duró menos de tres minutos. Durante un minuto se escuchó un brutal intercambio de disparos. Hubo dos guardias heridos y dos transeúntes recibieron disparos. Nadie escuchó las voces de los delincuentes. El guardia José Luis Berriel, que recibió cuatro disparos, dijo a El País que no escuchó hablar a los delincuentes. Testigos del atraco dijeron que cuando los delincuentes llegaron al lugar abrieron fuego con un arma larga que podría ser un sub fusil AK 103. Tras llevarse las bolsas con el dinero, los delincuentes huyeron en un vehículo que luego incendiaron en un punto alejado del lugar donde ocurrió el atraco. La Policía localizó una de las bolsas sin el dinero. Durante el intercambio de disparos la banda perdió una pistola calibre 9 milímetros y un fusil de origen argentino.

Frontera.

En los últimos años se han producido diversos atracos en la zona limítrofe entre Uruguay y Brasil que tienen las mismas características de los realizados por el PCC en Paraguay, Bolivia y Brasil. En ese sentido, el exjefe de Policía de Cerro Largo y excoordinador nacional de frontera de la Policía, José Adán Olivera, dijo a El País que en función del intercambio de datos con la policía Federal Brasileña, se llegó a la conclusión de que varios atracos en la frontera fueron cometidos por el PCC.

"Cuando eran muy perseguidos en Brasil se desplazaban hacia la frontera con Uruguay", admitió. El especialista destacó que una característica de la organización es que realiza los atracos los días lunes, cuando hay más efectivo en las entidades bancarias. El asalto del 3 de septiembre fue un lunes, al igual que una operación ocurrida en Aceguá, dijo.

"No hay dudas que están operando y están en la frontera y son tan arriesgados que se pueden haber largado a la capital", advirtió. Cada vez que se reunían por este tema, los policías de Brasil repetían que "esta banda no viene a perder a Uruguay, no perderán su vida ni su libertad; cuando descienden de los vehículos están dispuestos a disparar sin mirar a quién y son de alta peligrosidad", aseguró Olivera.

El pasado 5 de septiembre la cadena Bandeirantes adelantó el dato y luego se sumaron otros medios brasileños. Mientras tanto, ayer el diario Zero Hora de Rio Grande do Sul, informó que se contactó con tres delegados (comisarios) de la Policía Federal y uno de la Policía Civil que confirman que los sospechosos del asalto en Montevideo son brasileños, pero aún no tienen indicios concretos de que sea una operación del PCC.

Al mismo tiempo, un fiscal brasileño confirmó en la tarde de ayer que se está investigando a un asaltante de bancos que trabajaba para el PCC que vivió en Punta del Este durante el año 2016. Se trata de un delincuente que fue ejecutado tiempo atrás presuntamente por miembros de la misma organización.

Cercanía: cuando la Policía brasileña aprieta a la banda criminal aumentan los asaltos en la frontera.
Ccuando la Policía brasileña aprieta a la banda criminal aumentan los asaltos en la frontera.

Banda.

El PCC surgió en la ciudad de San Pablo en 1993, entre presos de la cárcel de Taubaté, como respuesta a lo que se conoce como la "masacre de Carandirú" ocurrida en 1992, cuando la Policía militarizada de ese estado reprimió un motín matando a 111 reclusos.

El objetivo del PCC en un principio fue tomar el control de las cárceles paulistas mediante motines para exigir mejores condiciones de reclusión. Luego, con algunos de sus integrantes fuera de los centros penitenciarios y reclutando a otros criminales, comenzó a realizar ataques a edificios públicos.

A principios del siglo XXI, los delincuentes comenzaron a operar para tener el control del narcotráfico en Brasil. Se estima que este grupo criminal está integrado por más de 20.000 personas y tiene presencia en el 90% de las cárceles de ese país.

Liderazgo.

Marcos Williams Herbas Camacho, alias "Marcola", es el último líder del PCC. Está preso en San Pablo, cumpliendo una condena de 44 años por asaltar bancos. El analista criminal Guaracy Mingardi, miembro del foro brasileño de Seguridad Pública, considera que el líder del PCC "es una persona brillante" que "ha leído a Dante Alighieri y sabe muy bien cómo transformar nuestras vidas en un verdadero infierno".

Marcola, de 49 años, tomó el poder de la banda en 2002. Su objetivo era liderar el "Narcosur" y según los expertos el PCC lo estaría logrando: su rival, el Comando Vermelho (CV) está perdiendo peso en varios estados brasileños y es desplazado de las principales rutas de drogas de Paraguay, Perú y Bolivia.

Las bandas tenían un acuerdo de no agresión hasta 2016. En octubre de ese año comenzaron los enfrentamientos, con una invasión del PCC al sector controlado por el CV en la cárcel de Roraima, quemando vivos a siete de sus integrantes y decapitando a otros tres. Cuando comenzó el año 2017, un motín en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim de Manaos dejó un saldo de 56 muertos, en su mayoría del PCC. Días después, los paulistas asesinaron a 33 internos de la banda carioca. PRODUCCIÓN: NÉSTOR ARAÚJO

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)