Violencia en centro de salud

Con una lanza y una bomba molotov atacó a enfermeros

Un hombre furioso generó pánico dentro del Hospital de Maldonado.

Un policía que custodiaba a un preso logró detener al violento sujeto. Foto: Ricardo Figueredo
Un policía que custodiaba a un preso logró detener al violento sujeto. Foto: Ricardo Figueredo

Para las enfermeras del Hospital "Elbio Rivero"de Maldonado es "el loco del patito", porque anda con un pato de peluche color amarillo colgado del cuello. El hombre ayer fue detenido después de que protagonizara un violento episodio.

El padre de un niño en estado terminal impidió en la madrugada de ayer jueves que la emergencia del hospital tomara fuego por el cóctel molotov que él lanzó. Después del suceso, "el loco del patito" dijo estar molesto porque las enfermeras no le quitaron el tornillo que le habían colocado debido a la fractura en uno de sus tobillos.

El individuo ingresó al centro asistencial por una ventana del área de maternidad. Caminó por un largo pasillo y llegó hasta la emergencia. Llevaba una lanza y una botella con nafta. Al llegar, prendió el mechero y lo arrojó contra el lugar en donde varias personas aguardaban a ser atendidas.

"Ahí tiró la bomba que por suerte y gracias a Dios no explotó. Sí provocó un gran estruendo que generó el pánico entre los presentes. El padre de este chiquito que está internado reaccionó de forma rápida y pateó al mechero de la botella lo que impidió que se encendiera la nafta. El señor también quiso levantar los vidrios y limpiar la nafta derramada por todo el piso del lugar. Le dije que se quedara quieto que todavía faltaba que llegara la Policía Científica", explicó Verónica Charlone, una de las enfermeras del "Elbio Rivero".

Charlone dijo a El País que el caso se vincula con lo que pasó unos cinco días atrás, cuando el autor del atentado fue trasladado tras ser detenido por la Policía. El hombre sufrió la fractura de uno de sus tobillos al tratar de escalar un muro para escapar de una casa en donde había ingresado a robar.

Aumenta la violencia contra los médicos

El lunes dos hombres y una mujer invadieron el CTI del Hospital Pasteur y rompieron vidrios y equipos. Dos hombres fueron enviados a prisión. Pero la violencia contra los médicos y técnicos de la salud alcanza a todo el país. En Maldonado hace dos años que se viene denunciado un aumento de los actos violentos en el sector. Hace pocos meses un médico fue amenazado con un cuchillo en el hospital de Piriápolis. Hay otras cuatro denuncias por violencia en ese lugar.

Por eso fue intervenido quirúrgicamente por un traumatólogo, quien le colocó un tornillo en el tobillo fracturado. Luego de ser dado de alta, el paciente comenzó a frecuentar el hospital "Elbio Rivero" para pedir a las enfermeras de emergencia que le retiraran el tornillo.

Dijo que no podía soportar más el dolor y que quería que le sacaran el tornillo. Las enfermeras le advirtieron que no podían acceder a ese petitorio y que una decisión de esa naturaleza debía decirla un médico traumatólogo.

El ladrón les dijo que el traumatólogo no le daba respuesta a sus quejas por el tobillo hinchado y los dolores consiguientes. "Él venía a Emergencias para exigirnos a nosotros que con un bisturí le cortemos el tobillo para sacarle el tornillo. Un procedimiento que no se puede hacer en una Emergencia"; contó Charlone.

El sujeto continuó entrando noche tras noche con el sólo propósito de amenazar de muerte al personal.

"Así como pasábamos a su lado y nos recitaba un poema o nos decía algo lindo, nos amenazó de muerte. Nos dijo: ¡las voy a matar a todas! ¡Las voy a abrir al medio con un facón! Cuando salía afuera del hospital hacía como que tenía una ametralladora y nos disparaba. También nos advirtió que tenía una ametralladora AK 47 que se la había requisado la GEO. Que la iba a conseguir y con ella vendría a matarnos", narró.

"Serían las cuatro menos cuarto cuando sentimos un estruendo muy fuerte. Cuando salimos de la emergencia hacia el hall del hospital encontramos una bomba molotov rota mientras el padre de un niñito evitó que la nafta tomara fuego", dijo a El País la enfermera.

El "loco del patito" salió corriendo con una lanza en la mano hacia las salas del hospital. Fueron los policías que estaban cuidando a un recluso en la sala de cirugía los que lo atraparon. Mientras tanto, el pánico ganó a todos. En una parte de la lanza había un conjunto de letras que, según dijo el atacante, tenía escrito de forma cifrada la palabra ENFERMEROS.

Charlone advirtió que no es el único caso de violencia registrado en el Hospital de Maldonado. Días atrás un recluso que se provocó una lesión fue derivado al hospital. Sus familiares acudieron al lugar y eso provocó un estado de tensión insoportable. "Las amenazas fueron contra el personal del block quirúrgico lanzadas por los familiares del recluso", contó.

Los funcionarios de Salud Pública de Maldonado se encuentran movilizados y en estado de asamblea permanente producto de reiteradas agresiones y amenazas.


Desacató en la Fiscalía

En horas de la mañana de ayer, el hombre que conmovió al personal de la salud del Hospital Elbio Rivero, fue conducido a la sede de las fiscalías de Maldonado. Estaba todo previsto para que allí fuera interrogado por la fiscal de feria Silvia Andrea Naupp por el atentado producido en horas de la madrugada. Una vez dentro de la fiscalía, el delincuente primero se desacató y luego comenzó a proferir gritos al tiempo que se revolcaba por el piso. La fiscal ordenó su inmediata conducción hasta el Hospital Rivero para que lo compensaran.

En las últimas horas, un juez de familia ordenó la internación del hombre. El juez determinó que el sujeto deberá permanecer internado en un pabellón psiquiátrico hasta recibir el alta. Cuando esto ocurra deberá notificarse a la fiscalía que actúa en la emergencia. 

En la mañana de hoy viernes el hombre fue trasladado al Hospital Vilardebó de Montevdieo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)