Venganza

“King Kong” y un doble crimen como en el Far West

“Las cosas que pasan en el “cante’” se arreglan en el “cante”, explicó al fiscal.

Marconi: los "códigos" de los asentamientos llevan a personas a realizar justicia por mano propia. Foto: F. Ponzetto
Marconi: los "códigos" de los asentamientos llevan a personas a realizar justicia por mano propia. Foto: F. Ponzetto

Un día de diciembre. El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, llegó a la escena de un crimen de un anciano en el barrio Marconi. Vio a una familia grande afuera de la casa. “El ánimo estaba caldeado”, recuerda Gómez semanas más tarde.

“King Kong”, un joven de unos 30 años, se acercó al fiscal y le dijo: “Doctor, las cosas que ocurren en el “cante”, se arreglan en el “cante”. Esa frase significa venganza.

Un oficial de la Policía trasmitió a Gómez que uno de los muertos estaba en la casa. Se trataba del padre de “King Kong”, un anciano de unos 80 años. Tenía el cráneo destrozado y el cuerpo molido a golpes con un objeto contundente.

A dos cuadras, Alex Larrosa, de 20 años, estaba tirado con dos cargadores de balas encima, informó otro policía.

Los integrantes de la familia del muerto eran todos muy parecidos. En el borbollón de gente, “King Kong” huyó antes de que la Policía se enterase que asesinó al joven Larrosa.

Gómez, un fiscal de amplia experiencia, percibió que a medida que pasaban los minutos el ambiente se enrarecía. Ordenó una serie de medidas probatorias para la Policía y todos se retiraron del lugar. De todas formas, le quedó rondando en la cabeza el comentario sobre que lo que ocurre en el “cante” queda en el “cante”

Según dice Gómez a El País, Alex Larrosa era adicto a las drogas. Era hijo de la pareja del hermano de “King Kong” y vivía en la misma casa que el anciano muerto.

Vecinos lo vieron salir de la casa con las ropas manchadas de sangre. Aparentemente, Alex mató al anciano para robarle $ 15.000. Una hora más tarde, un vecino se encuentra con “King Kong” y le dice: “Fue el Alex quien mató a tu padre”. “King Kong” fue a su casa y se armó.

El fiscal Gómez recuerda que “King Kong” vació los cargadores de dos revólveres en el cuerpo de Alex.

Los abogados del matador, Marcos Pacheco y Silvana Areco dicen que el asesino sí vació un cargador de un revolver pero no de dos. “King Kong” me dijo que Alex había recibido varios disparos días atrás de otras personas y no lo había denunciado ni se había atendido en un centro de salud. Y que lo mató porque estaba bajo los efectos de drogas”, expresa Pacheco.

Según Gómez, el homicida tenía antecedentes penales.

La última vez que recuperó la libertad, comenzó a trabajar como cargador y descargador de camiones en el Mercado Modelo y ayudaba a su madre en un almacén.

Vendetta.

La investigación fue liderada por el comisario Germán Suárez, de la Unidad de Análisis de Hechos Complejos. A las pocas horas, policías de esa repartición detuvieron al cuñado de “King Kong”, tras obtener pruebas de que había retirado al matador del lugar en una moto.

Al otro día del crimen, faltaba una hora para que venciera el plazo para que Gómez formalizara el proceso penal contra el detenido. Junto con su abogado Pacheco, “King Kong” se presentó en la Fiscalía. “Fue la detención más rápida de mi vida. ‘King Kong’ sabía qué había hecho y que había un familiar suyo involucrado en el crimen” de Alex, dice Gómez.

Antes del inicio de la formalización, el fiscal le reprochó al homicida su decisión de hacer justicia por mano propia.

Gómez: Con matar a Alex, usted no arregló nada. Se complicó la vida y también afectó a la de su cuñado, un hombre sin antecedentes y de trabajo. Además va a terminar pagando por el crimen que cometió.

“King Kong”: En parte usted tiene razón, doctor. Pero el bandido (Alex Larrosa) había matado a mi padre.

Far West.

El fiscal considera que el doble crimen y su rápida dilucidación fueron un caso interesante por el hecho de conseguir que un acusado se presentara ante la Justicia. Y agrega que se utilizaron todas las herramientas en beneficio de la investigación. “No tengo dudas de que ‘King Kong’ mató a Alex con dos revólveres. Es una historia que tiene un dejo muy particular, parecido a lo que ocurría en el Far West. También contempla una mala interpretación de la Justicia, de hacerla por mano propia”, explica.
Ante esta circunstancia, el fiscal Gómez destaca la “firme señal” del sistema de Justicia advirtiendo que las “vendettas” son penadas.

El acusado del homicidio aguarda el juicio en la cárcel de Mercedes

El cuñado de “King Kong” fue acusado de un delito de encubrimiento por trasladarlo en una moto luego del crimen. Como era un trabajador de 25 años y sin antecedentes penales, la Justicia lo condenó a una pena de seis meses de prisión domiciliaria, excepto en su horario de trabajo.

El fiscal Juan Gómez y los abogados de “King Kong”, Marcos Pacheco y Silvana Areco, no llegaron a un acuerdo sobre un juicio abreviado. Gómez pretendía acordar una pena de 10 años de prisión por el homicidio de Alex. Es posible que, cuando termine el juicio, la Fiscalía solicite a la Justicia una pena mayor. En cambio, los defensores de “King Kong” podrán en el juicio presentar pruebas a favor de su defendido. Para evitar represalias, King Kong está en la cárcel de Mercedes.

El fiscal Gómez opinó: “A veces tenemos dudas en el manejo de las herramientas del Derecho. En este caso, me quedé satisfecho con la actuación realizada”.

Homicidios tuvieron fuerte suba en 2018

El número de homicidios continúa en aumento en Uruguay. En los once primeros meses del año 2018 se registraron 356 asesinatos en todo el país, según cifras de la Fundación Propuestas (Fundapro). En el mismo período del año 2017 se habían cometido 256 homicidios, es decir 39% menos que en el año en curso. De esta forma, la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes queda en 10,4 en todo el país y en 14,7 en Montevideo.

Guillermo Maciel, director de Fundapro, dijo el miércoles 5 a El País que la violencia que históricamente había en Montevideo se está trasladando al interior de Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)