Sepelio

Sin honores policiales, sepultaron al cabo Fordigin

Fiscalía de Homicidios tomó declaraciones a testigos del hecho.

Policía: investigadores de Lavalleja buscan pruebas. Foto. F. Ponzetto
Foto: archivo

Con la presencia de un grupo de compañeros, amigos y familiares y sin honores policiales tuvo lugar ayer el sepelio del cabo Adrián Gonzalo Fordigin Puentes, asesinado por delincuentes en el barrio Conciliación. El crimen, el cuarto en el año contra policías, ocurrió en Camino Ariel y Confederada, cuando Fordigin iba como acompañante en un camión de reparto de soda.

Cuando el vehículo se detuvo para dejar mercadería aparecieron dos sujetos en moto, uno de ellos realizó tres disparos, dos de ellos impactaron sobre el policía. De acuerdo a las imágenes que quedaron registradas en una cámara de videovigilancia, un instante antes del crimen se produjo un forcejeo entre la víctima y el delincuente.

El funcionario policial había ingresado a la Institución en el año 2000 y en pocos meses más alcanzaría el grado de sargento. Trabajaba como chofer en un patrullero en la zona céntrica.

Fordigin tenía 39 años de edad y era padre de cinco hijas.

La Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom) comunicó el fallecimiento del cabo y los datos sobre los lugares en que tendría lugar el velatorio y el sepelio.

El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, que se hizo presente en el lugar del hecho, afirmó que la víctima recién se había bajado del camión cuando fue interceptado. El asesino y su cómplice huyeron en la misma moto en la que llegaron. De inmediato, el policía recibió asistencia y fue trasladado al Hospital Saint Bois donde falleció.

La primera información que circuló sobre el caso señalaba que el funcionario policial estaba cumpliendo una tarea de custodia del vehículo. Sin embargo, se confirmó que Fordigin era conocido del transportista y lo estaba esperando a unas cuadras antes del lugar del hecho.

El camionero dijo a las autoridades policiales, ante el fiscal Gómez, que el policía subió al camión porque había dejado su vehículo a cinco cuadras y que él se ofreció a llevarlo.

El fiscal Gómez destacó que este crimen es "una de esas muertes a las que uno no encuentra explicación más que el ejercicio de la violencia".

Ayer la Fiscalía de Homicidios se encontraba trabajando en el hecho. Gómez y su equipo tomaron declaraciones a algunos testigos del hecho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados