Homicidios: se disparan en el primer semestre

Homicidios se disparan: 62% más en el primer semestre

En el Interior el incremento fue superior al 100%, y más del triple en Canelones.

Homicidios aumentan y movilizaciones populares por seguridad se han hecho populares. Foto: F. Ponzetto
Homicidios aumentan y movilizaciones populares por seguridad se han hecho populares. Foto: F. Ponzetto

Un nuevo homicidio perpetrado el viernes de noche, en el cruce de Belloni y Benito Berges, cerró otro mes sangriento y elevó a 215 el récord histórico de muertes violentas en un semestre.

La Jefatura de Policía de Montevideo informó ayer que sobre las 8 y media de la noche del viernes, un hombre de 29 años recibió dos disparos en la cara y en el tórax, mientras una mujer de 65 años recibió una herida de arma de fuego y se encuentra internada.

Se trata de una historia que se ha vuelto casi cotidiana en las calles de Montevideo. Pero un nuevo fenómeno ha cobrado entidad este año: el aumento inédito de crímes en el interior del país. Dos datos lo ponen de manifiesto: se pasó de 49 homicidios en seis meses de 2017 a 98 este año, y en Canelones, de ocho a 28 en ese período.

Varios departamentos que no conocían una sangría similar (Salto, Lavalleja y otros) saltaron a las crónicas policiales por una serie de muertes y hechos de violencia inusuales.

El aumento de la criminalidad ha atravesado todo el país con un 62% más de homicidios que en el primer semestre de 2017: en cifras, fueron 84 asesinatos más.

De esta forma, se mantiene incambiada una fuerte tendencia de crecimiento de los homicidios que se viene verificando desde noviembre del año anterior, como lo revelan las estadísticas del Ministerio del Interior de 2017 y los estudios de Fundapro este año (ya que el Gobierno no ha divulgado aún los datos oficiales de violencia y criminalidad).

Mayo fue el mes con el número más alto de asesinatos en la historia del país, con 43 casos.

En promedio, hubo 35 homicidios por mes durante el semestre: un asesinato cada 20 horas. La ciudad de Montevideo concentró la mayor cantidad de crímenes con 117 casos.

La violencia llegó con toda su potencia a zonas que tradicionalmente eran señaladas como tranquilas. En el primer semestre de 2017 Canelones tuvo 8 homicidios, en el 2018 pasó a tener 28. Maldonado, que en ese período del año anterior registró 6, pasó a 13.

Departamentos como Lavalleja y Soriano, que no tuvieron crímenes en el primer semestre del año 2017, pasaron a tener 5 y 2 respectivamente.

Durante el primer semestre del año 2018 ocurrieron 15 homicidios justificados, lo que elevaría el número total de fallecidos a 227.

Desde el año 2014 estos casos no son tomados en cuenta por las estadísticas oficiales del Ministerio del Interior.

Los llamados "homicidios justificados" son las muertes ocasionadas por "actos de funcionarios policiales en cumplimiento de la ley o de acciones realizadas por civiles en legítima defensa, en ambos casos repeliendo a delincuentes", dijo.

Estos casos son definidos como homicidios por la Justicia, pero el autor queda eximido de responsabilidad penal de acuerdo a los artículos 26 y 28 del Código Penal, según explicó Maciel desde su condición de abogado, docente universitario y exdirector de secretaría del Ministerio del Interior.

Homicidios by ElPaisUy on Scribd

Crisis.

Con los datos a la vista, el director de Fundapro, Guillermo Maciel, evaluó que "la inseguridad se ha transformado en uno de los grandes problemas de la gente y del país".

Fue en este semestre que se produjeron las mayores movilizaciones populares en reclamo de seguridad. Hubo cientos de cortes de rutas y hasta se creó un sistema de patrullaje vecinal en la localidad de Toledo.

"La seguridad no solo no ha mejorado con los gobiernos del Frente Amplio desde el año 2005, sino que ha empeorado exponencialmente", aseveró el especialista.

Maciel destacó que las cifras demuestran que se ha producido un "fracaso" de "todos" los planes del Ministerio del Interior. En particular, el experto fustigó el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) dado que "está funcionando las 24 horas en barrios, como el Casavalle, donde los homicidios se han incrementado".

Argentina logra caída récord de homicidios

El domingo 22 de abril la ministra de Seguridad del gobierno argentino, Patricia Bullrich, sorprendió al comparar la realidad delictiva en su país con Montevideo. En ese sentido, afirmó en un programa de televisión que, en términos porcentuales, en la ciudad de Montevideo hay más asesinatos que en su país.

Tres días antes, el 19 abril, el ministro del Interior Eduardo Bonomi fue interpelado. Allí admitió que en Uruguay durante "el año 2017 la tasa de homicidios se ubicó en 8,1 cada 100.000 habitantes y para la ciudad de Montevideo fue de 11,7". Un mes después, el 19 de junio, se supo que Argentina registró durante 2017 un descenso en los índices de criminalidad respecto del año anterior y logró reducir los homicidios en un 13%, según un informe del Ministerio de Seguridad argentino.

Mujeres.

Entre los meses de enero y junio del año en curso, se verificaron 15 casos de homicidios contra mujeres que pueden ser calificados como "femicidios" debido a que el autor del hecho es pareja, expareja o familiar directo de la víctima.

Además fueron asesinadas cuatro mujeres en ocasión de rapiña, entre ellas Florencia Cabrera, cajera del Super Vero, ocurrido el 17 de febrero. También ocurrió el asesinato de Claudia Ferreira, en Neptunia-Pinamar, empleada de una estación de servicio que fue apuñalada para robarle el pasado 29 de mayo.

El 9 de abril, Amanda, una mujer de 96 años, murió a manos de su esposo, de 90. "Ella me pidió que la matara", dijo el marido. Ese terrible caso no fue caratulado como femicidio.

En total, murieron 28 mujeres a lo largo del semestre.

Reclusos.

El 20 de junio un recluso de 29 años, Cristopher Bryan Salina Medina, falleció luego de un enfrentamiento ocurrido el día anterior en un módulo de la Unidad N°1 del Instituto Nacional de Rehabilitación (Punta de Rieles).

La prisión donde ocurrió el crimen es de reciente inauguración y cuenta con tecnología de primer nivel. Es la única cárcel en cuya gestión intervienen el sector privado y el Estado.

Este fue el noveno homicidio en cárceles en lo que va del año. Según el informe anual presentado por el comisionado parlamentario Juan Miguel Petit, en 2017 se reportaron 17 homicidios en las cárceles.

Ya el año 2016 había llamado la atención de quienes trabajan en el sistema penitenciario, cuando el año cerró con 16 homicidios. Se teme que en 2018 se supere el récord de homicidios carcelarios.

Un semestre a sangre y fuego. 

Fuego para borrar los rastros

En lo que parece ser una nueva práctica en el mundo del delito, durante los primeros seis meses del año 2018 se produjeron varios homicidios cuyos autores quemaron el cuerpo de sus víctimas para borrar sus huellas. Además, en algunos casos los cadáveres aparecen atados de pies y manos. Uno de esos casos ocurrió con una mujer que fue identificada como Gabriela Martínez de 37 años de edad. El 9 de junio fue encontrada en una zanja de Cerro Norte, el cuerpo estaba calcinado y con los pies atados por alambres. A fines del mes de marzo fue ubicado el cuerpo de un hombre calcinado en Sayago. Estaba al lado de las vías del tren dentro de una bolsa de nailon.

Muerte de tres Mujeres en marzo

La violencia contra las mujeres llegó a niveles nunca vistos en este semestre. Se registraron 15 femicidios y varios homicidios en el marco de rapiñas o hechos que aún están bajo investigación, y no han sido calificados. Tres femicidios ocurrieron en el mes de marzo y conmovieron a todo el país. El día 8, Olga Costa (44) fue acribillada en Salto junto con el policía que la custodiaba. La mató su expareja, un militar retirado. El 10, Mirtha Lorena Rocha (30) fue apuñalada por su expareja en La Coronilla, Rocha. Era madre de cinco hijos y estaba embarazada de 7 meses. El 28, Nelly Goyeneche fue asesinada por su yerno en la localidad de Quebracho.

Lucha entre bandas de narcos

Otro elemento que fue central en los últimos seis meses en materia de criminalidad, tuvo que ver con el fenómeno de las guerras entre bandas. En sitios tan distintos como Casavalle, Cerro Norte, Minas, San Carlos o Chuy, los homicidios vinculados al control territorial sufrieron un incremento sensible. La Policía realizó grandes operativos para detener a posibles implicados, en los cuales tuvo suerte dispar. En algunos casos logró la captura de algunos criminales responsables de los homicidios, en otros capturó a sicarios contratados por terceros, y en varios casos perdió la pista y sigue investigando.

Guillermo Maciel - Director de Fundación Propuestas (Fundapro)
Guillermo Maciel. Foto: archivo El País
“Solo cabe esperar un poco más de lo mismo”.

¿Cómo evalúa los datos primarios sobre la criminalidad en los primeros seis meses del año?

El incremento de homicidios es un desastre absoluto. Estamos en un récord histórico para Uruguay. Los responsables de todo esto son los gobernantes. La mala gestión se refleja en una política que no tiene una estrategia. Fracasaron en los tres grandes ámbitos: prevención, represión y rehabilitación.

¿Cómo analiza los efectos sociales del incremento de la criminalidad? ¿Cómo ve a los policías?

Nunca se habían dado casos de que la delincuencia rapiñe a la Policía. Vimos a los propios funcionarios reclamando más seguridad, es algo inédito. Se perdió el respeto a la vida, a la muerte y a la Policía. Es terrible que en una sociedad se profesionalice el delito. Además, la delincuencia se extendió al interior.

 ¿Qué se puede esperar para el último semestre del año en materia de homicidios? ¿Avizora algún cambio?

Más de lo mismo. Se puede visualizar una tendencia al alza en los homicidios, que se percibe desde noviembre de 2017. Nada hace prever que se revierta la tendencia. No se está haciendo nada para que cambie. Las políticas de seguridad son las mismas. Detrás de estas terribles cifras hay familias destrozadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados