HALLAZGO MACABRO

El homicidio de dos mujeres en el barrio 19 de Abril tiene vínculo con las drogas

La investigación, que comenzó con una denuncia por una persona ausente a principios de 2020, culminó con una historia vinculada a la droga y con una pareja responsable de las dos muertes.

La Policía encontró los cuerpos enterrados en un pozo y dentro de tarrinas. Los vecinos del barrio se sorpendieron con la noticia y la detención de una pareja. Foto: Francisco Flores
Los vecinos del barrio se sorprendieron con la noticia y la detención de una pareja. Foto: Francisco Flores

La investigación sobre una persona desaparecida siempre es compleja. A diferencia de cuando hay un crimen, que la Policía analiza el cuerpo de las víctimas, las heridas y otros elementos, cuando una persona “desaparece” el trabajo empieza desde cero.

Así, de cero, fue que en julio de 2020 el Departamento de Registro y Búsqueda de Personas Ausentes de la Dirección de Lucha Contra el Crimen Organizado e Interpol comenzó a trabajar en este caso.

La denuncia la había presentado una tía de la mujer en julio, diciendo que desde mayo no veía a su sobrina. Interpol comenzó a realizar un trabajo de campo, de recolección de testimonios de personas para intentar reconstruir y hacer “estudio de vida y costumbres de la persona ausente”, según explicaron a El País fuentes policiales.

La búsqueda de la mujer denunciada como desaparecida en mayo de 2020 la encabezó el fiscal de Flagrancia Pablo Rivas, en conjunto con investigadores de Interpol. Conforme fueron pasando los meses, la carpeta investigativa se llenó de testimonios que indicaban que la mujer había estado por última vez en su barrio, 19 de Abril, en una casa ubicada sobre la Ruta 5 casi Avenida Luis Batlle Berres.

Según dijeron fuentes policiales a El País, la mujer frecuentaba esa casa en la que viven una mujer y un hombre. El miércoles se obtuvieron órdenes para allanar esa propiedad y detener a esas dos personas como sospechosos de la desaparición de esta mujer, de unos 33 años.

Ambos fueron detenidos y conducidos a Fiscalía.

En tanto, ayer la Policía allanó la vivienda y comenzó a cavar en la entrada de esa casa precaria, construida con chapas, a escasos metros de la Ruta 5. Al destapar un pozo encontraron dos tarrinas azules. En cada una de ellas había un cuerpo. En las últimas horas los investigadores habían encontrado elementos que indicarían que en ese lugar podría estar el cadáver de la persona desaparecida, pero también otro: una mujer de 24 años.

Personal de Policía Científica, Bomberos e Interpol trabajaron durante toda la mañana y mediodía de ayer en el lugar del hallazgo. La fiscal de Homicidios de 3° Turno, Adriana Edelman, también se constituyó en el lugar. Ahora las personas deberán declarar ante Edelman para esclarecer el caso. Fuentes policiales comentaron que la principal hipótesis en la que se trabaja es que los crímenes se habrían suscitado por un problema “intra muros”, es decir, un problema “entre las personas del barrio”.

Ninguno de los detenidos tenía antecedentes penales, pero sí varias anotaciones policiales de indagaciones por distintos hechos. Según los primeros trabajos que realizó Policía Científica, los dos cuerpos estaban en distintos estados de descomposición, por lo que se presume que las muertes se dieron en diferentes momentos.

Si bien la investigación de Interpol se montó para dar con la mujer denunciada como ausente, aún no se comprobó que el cuerpo sea el de ella. Por el contrario, la Policía Científica sí logró identificar el otro cadáver hallado en una de las tarrinas. Se trataría de una mujer de unos 24 años que no fue denunciada como desaparecida y por lo tanto no se estaba buscando. El cuerpo se encontraba en un estado en el que, según los investigadores, su muerte podría datar de varios meses o hasta más de un año.

El otro cuerpo, que se presume es la persona que sí se estaba buscando y por la cual se montó el operativo, será identificado en las próximas horas a través de una pieza dental que se pudo extraer en el lugar.

La fiscal Adriana Edelman logró ayer que se imputara a la pareja detenida en el marco de la investigación de Interpol. Según indicaron a El País fuentes allegadas a la investigación, el hombre fue el autor de los dos homicidios, uno llevado adelante en mayo de 2020 y otro unos meses después. La pareja del presunto asesino, en tanto, fue coautora de uno de los crímenes: el de la mujer cuyo cuerpo ya fue identificado. El móvil de los homicidios habría sido por problemas de droga entre la pareja y las víctimas. El hombre y la mujer, que no quisieron declarar, estarán en prisión 180 días a la espera de una acusación final.

Esperan identificar uno de los cuerpos
Diego Fernández, Juan Rodríguez y Fabio Quevedo, este jueves en conferencia de prensa sobre el hallazgo de dos cuerpos en 19 de abril. Foto: Ministerio del Interior

El director nacional de la Policía, Diego Fernández, el director de Interpol, Juan Rodríguez, y el director de Policía Científica, Fabio Quevedo, realizaron ayer una conferencia de prensa para ofrecer información sobre la investigación que, al momento, viene llevando adelante la Policía.

Quevedo explicó cómo se logró identificar uno de los cuerpos. Según dijo el jerarca, uno de ellos se encontraba en estado de “saponificación”, y al estar en lugares húmedos se mantuvo conservado. Llegar a ese estado “depende mucho del clima, la temperatura y la humedad”, dijo, y agregó: “En bañados, por ejemplo, alcanzan este estado de conservación”.

Con un proceso de hidratación se logró dar con una huella dactilar que permitió conocer la identidad de la víctima. El otro cuerpo, en tanto, estaba en estado de descomposición y demorará unos días más para ser identificado, aunque se presume que es de la mujer denunciada como desaparecida. Se utilizará una pieza dental.

15 crímenes en un año en el barrio 19 de Abril
Enfrentamiento de bandas ya dejó 12 muertos en el barrio 19 de Abril. Foto: Francisco Flores

Una vez más el barrio 19 de Abril protagonizó una escena violenta. En este caso fue la aparición de dos cuerpos en una investigación realizada por Interpol. Semanas atrás ese barrio de Montevideo, delimitado por la avenida Luis Batlle Berres, la Ruta 5 y las calles Carlos de la Vega y Yugoslavia, había sido noticia por el crimen de un delincuente que se había fugado de la cárcel y que, según fuentes que investigaron los episodios violentos en ese lugar, era uno de los líderes de las dos bandas que allí existen.

El delincuente, que tenía cuatro antecedentes penales -por dos delitos de receptación, uno de hurto especialmente agravado y otro de homicidio-, llegó en setiembre pasado a 19 de Abril y comenzó a hacerse fuerte a punta de pistola. Fue asesinado la semana pasada por un sicario de la banda contraria conocida como “Los Gordos”.

En 19 de Abril también hubo desalojo de personas de sus viviendas. Este hecho había provocado una reunión entre el entonces jefe de Policía de Montevideo, Erode Ruiz, y el exdirector de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, en octubre del año pasado, para intercambiar información. Ese encuentro le costó la remoción a Ruiz.

El director nacional de la Policía, Diego Fernández, fue consultado ayer durante la conferencia de prensa sobre la violencia que ha vivido el barrio. “Nosotros no queremos estigmatizar un barrio por delitos. Es cierto que en los últimos tiempos se han cometido varios delitos en el lugar, pero no es el único bario”, respondió Fernández, y agregó: “Hay barrios con circunstancias parecidas”.

El jerarca sostuvo que se han “combatido” las situaciones violentas y “aclarado hechos”. “La Policía está ingresando, manteniendo la presencia, y está atendiendo situaciones”, aseguró Fernández. “El ejemplo es este: una persona ausente, la Policía que actuó y ubicó el lugar y recogió indicios y testimonios”. Según el jerarca, los efectivos policiales “se meten, ingresan y no se retiran” de los barrios conflictivos. Anunció que se continuará en “esa senda”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados