Unidad Misiones bajo la lupa

Habrá más demoliciones pero el plan es secreto

Cuatro casas de los Palomares estaban en riesgo edilicio.

Enojo: un hombre y una mujer fueron realojados en fincas cercanas luego que derrumbaran su casa. Foto: Marcelo Bonjour.
Las demoliciones comenzaron por fincas casi en ruinas. Foto: Marcelo Bonjour.

En la jornada de ayer las retroexcavadoras contratadas por la Intendencia de Montevideo siguieron trabajando en la Unidad Misiones del barrio Casavalle.

Después de derribar el lunes cuatro viviendas y una escalera, las máquinas se ocuparon ayer de apilar escombros y abrir calles. No está previsto que se demuela toda la estructura del barrio y la información sobre los próximos pasos se mantendrá en reserva.

El complejo habitacional, fundado en el año 1972 con fondos de la Intendencia, se convirtió en escenario de una guerra de bandas. Además, más de 100 familias fueron desalojadas de la zona por parte de delincuentes que utilizan las fincas para hacer bocas de drogas o "aguantaderos".

La orden de demoler el lugar partió desde el presidente de la República, Tabaré Vázquez, sabedor de que la mayor parte de los ocupantes del lugar no cuentan con la documentación necesaria para vivir allí.

El propio Vázquez planteó durante la reunión de la comisión interministerial de seguridad ocurrida el día 22 de mayo que estaba dispuesto a firmar con celeridad las resoluciones que fueran necesarias para realizar un censo que habilitara la demolición, según una crónica de El Observador del 24 de mayo que no fue desmentida.

El sociólogo Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, ha liderado la operación desde antes que se concretara el censo que se desarrolló el pasado 23 de junio. Ayer confirmó a El País que no está previsto demoler todo el lugar.

"Demoler los Palomares implica una operación urbana que no se hizo en ninguna parte del mundo, son ocho hectáreas que habría que tirar abajo", afirmó en declaraciones a El País.

Las demoliciones fueron resueltas tras el informe que se produjo con la información surgida en el censo. Hay un dossier de Bomberos y de Arquitectura de la Intendencia que identificó las casas que están en situación más crítica.

Por partes.

"La primera fase de intervención es sobre esas casas y comenzó el lunes", dijo Leal. Los datos de la compulsa permanecen en reserva en Presidencia de la República, los ministerios del Interior y Desarrollo Social y la Intendencia de Montevideo. "Hay un plan previsto pero no se va a anunciar en forma anticipada debido a la forma de trabajo que se está llevando adelante. Se va a conversar primero con los vecinos. La idea es no generar un pánico con que se va a demoler todo en los Palomares, algo que no es cierto", afirmó el funcionario.

"Se trata de unidades que estaban en serio riesgo edilicio. Las viviendas de abajo de las que se demolieron fueron incendiadas, ambas estaban en un estado crítico", dijo Leal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)