UN DRAMA QUE PARECE NO TENER FINAL

Guerra en Casavalle cobró tres muertes en una semana

A pesar de tres “operativos de saturación”, la violencia no cesa en el barrio.

Operativo Mirador: la Policía en uno de los tres operativos que realizó en Casavalle. Foto: Francisco Flores.
La Policía en uno de los tres operativos que realizó en Casavalle. Foto: Francisco Flores

El asesinato de Antony Alexis Rodríguez (21), en la tarde del domingo pasado, es el tercero cometido en Casavalle en una semana y ha elevado a 10 las muertes vinculadas con enfrentamientos entre bandas de narcos en ese barrio en lo que va de 2018.

Se trata de una guerra que se libra en el mundo de la delincuencia y que ha recrudecido desde comienzos de este año. En todo 2017, según el Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, se habían producido 18 muertes en la zona.

El Casavalle, limitado por el bulevar Aparicio Saravia (sur), la avenida Pedro de Mendoza (este), el arroyo Miguelete (oeste) y Carlos A. López (norte), comprende varios barrios interiores como Plácido Ellauri (creado por Francisco Piria en 1908), el Borro (1926) y el Barrio Municipal (1947), entre otros.

Tanto el Estado como el gobierno departamental y el municipio tienen presencia allí con un jardín de infantes, tres escuelas de Primaria, una especial, una escuela de UTU, una policlínica de ASSE, un centro cívico de la IMM y una comisaría. Los principales servicios están en los alrededores de una plaza barrial, espacio que cuenta con rejas altas y canchas para distintos deportes.

La plaza funciona como una zona neutral gracias a un "acuerdo" entre las bandas.

Sin embargo, en horas del mediodía del 14 de marzo un niño fue herido en el pecho mientras jugaba en la plaza. Un joven disparó sobre una mujer con tan mala puntería que el proyectil hirió a un niño. Los vecinos están mal acostumbrados a la violencia; se quejaron sólo por el horario y el lugar en que se produjo el atentado.

La zona vio más alterada su vida habitual en medio del recrudecimiento de la lucha entre bandas rivales (los Chinga y los Camala, principalmente), y el operativo "Mirador" que el Ministerio del Interior inició en diciembre, y que en marzo iba por su tercera edición.

Los Palomares son el centro de la disputa. Los policías que han trabajado en la zona manejan que es allí donde se vende y acopia la droga. Se trata de pequeñas viviendas ubicadas en el entorno de Aparicio Saravia y San Martín que se utilizan para guardar armas o botines de robos y asaltos. Tienen un difícil acceso por lo intrincado de los pasajes interiores, que impiden el tránsito de los patrulleros.

Violencia.

Este año, las matanzas comenzaron el 5 de enero. Ese día, cerca de las 2:00 de la madrugada, en el cruce de uno de los pasajes y el bulevar Aparicio Saravia fue acribillado de 16 balazos Daniel Ross Sosa, de 22 años. El sujeto pertenecía a la banda de los Chinga.

Lo buscaban por varios delitos, entre ellos el desplazamiento forzoso de familias a punta de pistola. Una hora más tarde comenzó la venganza de la banda rival. Incendiaron viviendas, dispararon sobre posibles enemigos. Cuando despuntó el sol, dos jóvenes aparecieron acribillados cerca de allí, en el cruce de Estanislao Vega y Ortiz de Zárate.

Contexto.

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, afirmó en enero pasado que "hay más homicidios en cinco o seis manzanas de Montevideo que en el resto del país". Desde ese punto de vista, propuso que los homicidios vinculados a enfrentamientos entre bandas sean investigados en un "contexto" y no analizados "uno por uno", debido a que están vinculados a la disputa por un territorio.

El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, dijo a El País que la iniciativa de Díaz es "difícil (llevarla adelante) por la propia dinámica de los asuntos; además, ahora empezamos con los juicios (orales)".

La guerra territorial entre bandas no es exclusiva del Casavalle. Se ha producido una suerte de contagio a ciudades del interior: Minas, Chuy o San Carlos también padecen este drama (ver aparte). Al ser consultado sobre el brutal incremento en el número de homicidios, el ministro del interior, Eduardo Bonomi, destacó que el 58% de los crímenes ocurridos en el año 2017 son producto de "ajustes de cuentas".

Venganzas de familias en Minas

Hace varios años que dos familias de Minas resuelven sus diferencias a balazos. Entre febrero y abril hubo cinco muertos de ambos bandos y varios heridos con armas de fuego. Además, se han registrado varios casos de personas heridas por balas perdidas producto de cruentos enfrentamientos entre las bandas. Hasta el momento, no hay personas detenidas por estos casos. Se han realizado allanamientos y seguimientos que no han dado el resultado esperado. La intendente de Lavalleja, Adriana Peña, pidió la presencia del Ejército en el patrullaje.

Su planteo recibió el rechazo del gobierno y de algunos dirigentes de la oposición.

Un barrio de San Carlos bajo fuego

A pocos kilómetros de la principal área balnearia del Cono Sur, la ciudad de San Carlos vive una guerra de bandas de narcotráfico. La zona en conflicto se circunscribe al barrio Rodríguez Barrios, una de las zonas más pobres. Los vecinos denuncian tiroteos constantes.

Los homicidios, asociados a las bandas, se han incrementado en los últimos meses.

La Policía viene desarrollando férreos operativos de vigilancia y operativos de captura de los delincuentes pero la violencia no se detiene. Desde la sociedad civil se han realizado manifestaciones pidiendo seguridad.

Tiros en la frontera con Brasil

La frontera seca entre las ciudades de Chuy (Uruguay) y Chuí (Brasil) es escenario de un enfrentamiento que ha dejado en el último año casi treinta muertos de ambos lados de la línea divisoria. Como en otros sitios, la guerra está vinculada a bandas que se ocupan del tráfico de drogas. En este caso, el mercado se amplía a la compra y venta de armas, debido a que Brasil tiene una legislación más restrictiva con relación a la normativa uruguaya. Tras gestiones de grupos sociales de las dos ciudades, ambos gobiernos incrementaron la presencia de las fuerzas de seguridad. En pocos días, el Ejército asumirá el control fronterizo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º