REPRESIÓN Y LEGÍTIMA DEFENSA

Fiscal de Corte: "La policía no tiene las manos atadas"

Jorge Díaz visitó esta semana Jefaturas del Interior del país.

El fiscal de Corte Jorge Díaz y el jefe de Policía de Cerro Largo, Wilfredo Rodríguez. Foto: Néstor Araújo
El fiscal de Corte Jorge Díaz y el jefe de Policía de Cerro Largo, Wilfredo Rodríguez. Foto: Néstor Araújo

El Fiscal de Corte Jorge Díaz continuó esta semana realizando visitas a departamentos del interior del país en donde mantuvo reuniones con los comandos de las Jefaturas y también ha brindado conferencias de prensa.

El fiscal estuvo el martes pasado en Treinta y Tres y el miércoles en la ciudad de Melo, ocasiones en las cuales fue consultado sobre los casos en que funcionarios policiales dieron muerte a siete delincuentes en lo que va del mes de febrero.

"Los hechos de pública notoriedad en los departamentos de Canelones y Montevideo, donde la Policía tuvo que accionar incluso con la fuerza letal, actuó dentro de lo que marca la ley. En el caso de Las Piedras, el funcionario policial ultimó a dos delincuentes y no hubo ningún tipo de respuesta del sistema judicial más que de respaldo hacia el uniformado porque actuó dentro del marco de la ley para reprimir una rapiña", aseguró el fiscal Díaz.

"En el caso de Suárez pasó exactamente lo mismo, estamos hablando del uso de la fuerza letal, el último extremo. Así que eso de que la Policía tiene las manos atadas es una buena excusa pero no es real", afirmó el fiscal en el Museo Histórico Regional ante la presencia del jefe de Policía de Cerro Largo, Wilfredo Rodríguez, quien escuchó el planteo sin hacer comentarios.

Díaz agregó que cada vez que se produce la muerte de una persona por parte de agentes policiales "hay un análisis jurídico y administrativo para determinar si ese funcionario actuó como corresponde, ajustado a lo que marca la ley de procedimiento policial, que dice claramente que el uso de la fuerza debe ser racional, progresivo y proporcional".

Díaz reafirmó que en los casos que él mencionó "no ha habido ningún tipo de irregularidad administrativa ni jurídica".

En el balance del mes, el primer caso se dio el martes 5 en Pando. Un funcionario policial estaba cuidando una cancha de baby fútbol cuando ingresó un delincuente armado que lo redujo. En determinado momento el asaltante se distrajo y recibió varios disparos.

El sábado 10, en Las Piedras, un policía que trabajaba como reponedor en un supermercado, abatió a dos delincuentes que salían del negocio tras cometer una rapiña.

El lunes 11, en Joaquín Suárez, un delincuente, miembro de una banda, perdió la vida tras intentar robar un local de una agencia de quinielas. El mismo día, pero en La Blanqueada, un efectivo policial fue asaltado cuando dejaba a su hijo, en horas de la noche, en Cádiz y Luis Alberto de Herrera. Un delincuente apuntó con su arma al menor y el policía le disparó. El lunes siguiente, 18 de febrero, en La Comercial, un equipo policial detectó un auto en que circulaban en actitud sospechosa dos personas. Se inició una persecución e intercambio de disparos hasta que un delincuente recibió un balazo mortal y el otro fue herido.

El domingo 24, en Manga dos policías que circulaban en moto fueron detenidos por dos motociclistas. A punta de pistolas, los delincuentes exigieron a los agentes la entrega de las pertenencias pero los policías se identificaron y debieron disparar ante la resistencia violenta de los rapiñeros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)