DELINCUENTE CONSUMADO

El final de un capo de la cárcel: hallan muerto al asesino de "El Rambo" en el patio de una casa

"El Ale" de Armas fue hallado sin vida en el balneario Bello Horizonte. La Policía sospecha que su muerte estaría vinculada a otro hecho que sucedió casi 24 horas antes a unos pocos kilómetros.

Penal de Libertad: allí se alojan los presos más peligrosos del sistema. Foto: D. Borrelli
Ambos delincuentes se conocieron en el Penal. Se hicieron amigos y luego se enemistaron. Foto: Darwin Borrelli

Nunca se supo dónde nació. Él decía que había sido en el Hospital Militar en Montevideo, pero la realidad es que no tenía una partida de nacimiento. Para la prensa él era “El Oreja”, pero dentro de la cárcel siempre fue “El Ale” de Armas. Así le decían todas las personas dentro de esa sociedad paralela a la que ingresó con 18 años, según los primeros registros que se tienen de él.

Dicen que en prisión fue uno de los reclusos más “pesados” y que ni bien ingresó al Penal de Libertad fue reclutado por otro “capo” mafioso: Néstor Otero Peña, conocido como “El Rambo”. Pero el final de “El Ale” de Armas tuvo la particularidad de ser parecido a su nacimiento, ya que costó unas horas saber que el hombre que apareció baleado con un revólver a su lado era él, porque en ese momento llevaba un documento de identidad con el nombre de otra persona.

Sobre la tarde del pasado sábado dos vecinos vieron su cuerpo tendido en el patio de una casa y llamaron a la Policía. Un móvil llegó a ese domicilio ubicado en el balneario Bello Horizonte y encontraron la escena. La investigación llevada a cabo por los efectivos determinó que se trataba de “El Ale” y que había sido asesinado 42 años después de haber nacido donde nadie sabe aún. La Policía, según indicaron fuentes de la investigación a El País, sospecha que su muerte estaría vinculada a otro hecho que sucedió casi 24 horas antes a unos pocos kilómetros del balneario canario.

En la noche del viernes un hombre llegó a la seccional de Parque del Plata herido de bala. Dijo ante los efectivos que, en el marco de una rapiña, le habían disparado desde un puente. El hombre se desvaneció en la comisaría. Estaba herido de bala en su ojo izquierdo con un orificio de salida en el cráneo y también herido de bala en su hombro derecho.

Los efectivos lo trasladaron hasta un centro de salud pública del balneario. Luego fue derivado a un centro asistencial de Pando, donde aún se encuentra grave. Ahí se pudo establecer que este hombre era Ramiro Sixto Machado De León, conocido como “El Rana” y poseedor de varios antecedentes penales. Según indicaron fuentes policiales a El País, se logró determinar que en la misma casa donde fue encontrado “El Ale” sin vida el sábado, estaría viviendo “El Rana” y por eso los investigadores suponen que se trató de un enfrentamiento entre ellos.

Alejandro Rodríguez De Armas. Foto: Ministerio del Interior
Alejandro Rodríguez De Armas. Foto: Ministerio del Interior

Enemistados.

El Ale” de Armas tuvo dos hijos en prisión y cumplió pena por ocho delitos. Dentro de la cárcel mató a tres personas, dos por “encargo” de “El Rambo”. Luego mató a su propio jefe, ese que lo reclutó cuando pisó el Penal de Libertad. Fue en el año 2011 que “El Ale” disparó unas 13 veces contra “El Rambo”. Dicen que fue por venganza, porque una noche, cuando compartía celda con su exjefe despertó y se encontró con este apuñalándolo.

“El Rambo” había perdido peso y temía que “El Ale” lo matara. Lo cierto es que “El Ale” estaba en el patio del Penal de Libertad un día de abril de ese año y desde un quinto piso alguien le alcanzó un arma, que nadie sabe cómo llegó a la cárcel. Corrió y saltó dos tejidos. Cuando un guardia quiso detenerlo, lo apuntó y dijo “no es contigo”. “El Rambo” vio cómo venía corriendo, pero no podía escapar. “Ya fue Ale”, le gritó al recluso. Pero “El Ale” disparó, se dio media vuelta y se tiró al piso para que la guardia lo redujera. Así mató a quien fue su amigo.

Escapó del Comcar y de una cárcel de Argentina

Violento, difícil de lidiar, con poca capacidad de resolver conflictos y con un tamaño que impresionaba. Un recluso “pesado solo en el contexto del encierro”. Así describieron fuentes carcelarias a “El Ale” de Armas. En un momento de su vida dentro de la cárcel hizo cursos de yoga, se hizo cargo de un sector del Penal y fue el referente. “Tuvo una conducta de cuatro años excelentes, sin sanciones”, agregaron las fuentes. Fue así que fue derivado al Comcar y trabajó en el Polo Industrial. Pero en el año 2018 “El Ale” se fugó del establecimiento y huyó a Argentina. Al tiempo fue detenido y encarcelado en Gualeguaychú acusado de liderar una banda de narcotraficantes que llevaba droga de Uruguay a Argentina. Hasta antes de ser asesinado era intensamente buscado por Interpol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados