SALTO

Familia del policía asesinado reclama ayuda psicológica y económica del ministerio

El padre del agente asesinado reclama que se agilicen los trámites para que la viuda y los tres hijos del policía reciban ayuda. “Ahora están viviendo de la solidaridad de los vecinos", dijo.

Dolor: familiares, compañeros y amigos de Farinha rodean el féretro. Foto: L. Pérez
Dolor: familiares, compañeros y amigos de Farinha rodean el féretro. Foto: L. Pérez

La familia del policía asesinado en Salto la semana pasada piden que se agilicen los trámites para que la viuda y los tres hijos puedan recibir ayuda psicológica y económica por parte del Ministerio del Interior.

Fernando Farinha tenía 41 años y era uno de los agentes que custodiaba a una víctima de violencia doméstica. La expareja de la mujer llegó en la madrugada del 8 de marzo y la mató a ella y al policía.

Milton Farinha, padre del agente asesinado, dijo que su nuera y sus nietos (de 20, 14 y un año) hasta el momento no han recibido la prometida asistencia psicológica y económica para sobrellevar el día a día después de la tragedia.

Milton habló en el programa La Otra Cara de la Noticia de Radio Arapey, y pidió ayuda esta mañana mediante los medios de comunicación para que el Ministerio del Interior agilice los trámites para contar rápidamente, primero, con el apoyo profesional de psicólogos para contener a su nuera y sus tres hijos: “Hasta ahora nadie se ha arrimado de parte del Ministerio del Interior a la esposa de mi hijo asesinado para apoyarla o asesorarla en como contener a mis nietos”, dijo.

En la misma emisora Milton reconoció que la familia de su hijo necesita además del apoyo psicológico, el económico para las necesidades básicas de alimentación y hacer frente a los gastos diarios.

“Ahora están viviendo de la solidaridad de los vecinos que los están apoyando, pero no es lo que se merecen y no pueden esperar por un trámite de seis o siete meses”, contó a El País.

El padre del policía asesinado no quiso referirse a las expresiones del Ministro Eduardo Bonomi sobre las circunstancias en que su hijo no portaba el chaleco anti balas. “Por respeto”, dijo, aunque aseguró que con ese elemento o sin él el asesino concretaría su propósito porque era un experto en armas.

Rápidamente la solidaridad de los salteños tuvo respuesta inmediata ante la necesidad planteada y el primer apoyo recibido fue desde el exterior en la cual un oyente se comprometió a girar seis mil pesos por mes por el término de seis meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)