HALLAN CARTERA DE LA VÍCTIMA

La familia de Micaela Onrrubio seguirá en la plaza a la espera de los resultados de ADN

Las pruebas científicas de los restos óseos pueden llevar una semana.

Sigue la investigación en la zona donde encontraron restos de Micaela Onrrubio. Foto: Fernando Ponzetto
Fanny Cabrera, prima de Micaela, acompañó a un equipo de El País al lugar del hallazgo de los restos. Foto: Fernando Ponzetto

Con la aparición de restos óseos que podrían ser de Micaela Onrrubio su familia se dispuso a desarmar la carpa que había instalado en la plaza de Rodríguez. El lugar se convirtió en un símbolo del esfuerzo de los familiares y amigos por dar con Micaela. Junto a la carpa se habían instalado en orden de salida las herramientas de búsqueda: palas, picos, varillas de acero con punta y un detector de metales.

Sin embargo, en la mañana de ayer llegaron dos datos que hicieron suspender la decisión de quitar la carpa: por un lado, se supo que las pruebas de ADN para confirmar la identidad de los restos podrían llevar entre una semana y un mes; por otro, miembros de la familia volvieron al lugar del hallazgo y encontraron desparramadas varias pertenencias de la mujer, entre ellas una cartera.

Forzados por las circunstancias, los padres, hermanos, primos, vecinos y amigos se han vuelto detectives. Han aprendido a investigar y seguir pistas en el pueblo que nacieron y crecieron. Cada pista o dato nuevo se lo pasan a la Policía y notifican a la Fiscalía.

Ayer la fiscal del caso Renée Primicieri explicó que la prueba de ADN demorará al menos una semana debido a que se está trabajando con material óseo. La aclaración se conoció porque el abogado de la familia, Germán Sfeir, hizo la consulta a la Fiscalía. Llamó la atención que cuando se hizo la prueba al pantalón hallado bajo el puente Carreta Quemada el resultado estuvo en 24 horas.

La familia no logra explicarse detalles fundamentales de gran parte del proceso posterior al hallazgo del cuerpo. Durante la mañana de ayer, resolvieron volver al lugar donde aparecieron los restos. Ubicado a unos 20 minutos en auto desde Rodríguez, es un paraje con cierto movimiento cotidiano.

También se ubicó un lugar donde se había prendido fuego para quemar parte de las pertenencias de la mujer.

Allí había distintos implementos quemados junto a la cartera tales como auriculares, parte de una cédula de identidad, una pequeña libreta de apuntes, tabaco y hojillas. La información se pasó a la Policía vía telefónica pero finalmente ese material fue descartado. Esos elementos se encuentran en la carpa dentro de una bolsa de nylon.

Sigue la investigación en la zona donde encontraron restos de Micaela Onrrubio. Foto: Fernando Ponzetto
Los materiales estaban parcialmente quemados y hasta el momento no están en manos de la Policía. Foto: Fernando Ponzetto

Los huesos estaban a pocos centímetros del camino y a un metro de una pequeña cañada donde la Policía supone que fue escondido el cuerpo. La cañada y su entorno fueron revisadas en su momento y no apareció nada en su interior.

Los uniformados creen que una creciente sacó los restos de su emplazamiento original. Según una estimación primaria de la familia de la víctima, la creciente ocurrió hace 10 días.

Darío Onrrubio, padre de Micaela, cree que durante la investigación “faltó coordinación”. “Nunca se reunió la Policía para coordinar con el Ejército, los buzos, la Guardia Republicana y la familia”, indicó.

El padre de Micaela fue más allá y le preguntó al jefe de Policía de San José, Williams Martínez, cómo es posible que los restos fueran arrastrados por la corriente en un lugar donde no aparece resaca.

Junto a todo esto, la Policía Científica se encuentra analizando restos óseos hallados en el crematorio del cementerio de Rodríguez. El horno es utilizado para quemar ataúdes y no se usa para la reducción de cuerpos. Sin embargo, el alcalde de la localidad realizó el hallazgo de los restos durante una recorrida de rutina en los últimos días, según explicó.

Sin datos concretos, pero siguiendo otras pistas, los familiares y amigos de Micaela presumen que se podría tratar de los restos de Jimena Basignani. Se trata de una joven de 18 años que desapareció en el año 2004 tras mantener un vínculo afectivo con Ángel Gabriel Pistón Bermúdez, el único imputado por el caso de Micaela. La mujer, que estaba embarazada, dejó una carta en la que anunciaba su decisión de irse a trabajar al departamento de Maldonado. Nunca más se supo de ella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)