Violencia en aumento

Explotan cajero y atacan a la policía con armas de guerra

Hubo 100 disparos; suponen que los ladrones buscaron el enfrentamiento

Combate: un delincuente dispara contra los policías con una carabina M4, el mismo modelo que usa la infantería de EE.UU.  Foto: Captura video
Un delincuente dispara contra los policías con una carabina M4, el mismo modelo que usa la infantería de EE.UU. Foto: Captura video

Una carabina M4, el modelo que utiliza la infantería del Ejército de Estados Unidos, quedó registrada en la filmación de un tiroteo entre delincuentes y policías que tuvo lugar en la madrugada de ayer lunes.

Se trata de un arma diseñada por la empresa Colt para el combate urbano, es un subfusil que porta 30 cartuchos, pesa apenas 3,1 kilos y con su calibre 5,56 milímetros tiene un imponente poder de fuego .

Cerca de la hora 4:30 de ayer los delincuentes explotaron el cajero automático del Banco República ubicado en camino Carrasco y Estado de Israel, en el interior del complejo de viviendas Euskalerría 92.

Según supo El País, los delincuentes llevaban una garrafa, cables y una batería para volar el cajero y hacerse del dinero. Además, portaban armas cortas y largas de distinto calibre, entre ellas la carabina M4, según se puede apreciar en las imágenes de las cámaras de videovigilancia del lugar.

Tras concretar la explosión, los ladrones lograron escapar del lugar en un auto, y se llevaron las bandejas de dinero del cajero. Por el camino tiraron miguelitos.

Funcionarios policiales llegaron en el preciso instante en que los delincuentes huían. Entonces se inició una persecución que incluyó un nutrido intercambio de disparos.

Algunas fuentes policiales sostuvieron a El País que hubo al menos 100 tiros entre perseguidos y perseguidores.

Cuando la persecución llegó a la calle Boix y Merino un patrullero y el vehículo de los delincuentes entraron en colisión, pero los balazos siguieron. Los ladrones se fugaron en el auto y llegaron a la rambla Euskalerría. Allí dos individuos dejaron el coche y siguieron corriendo hasta perderse de vista.

Dos horas después de la explosión, sobre las 6:30 horas, personal GEO recorría la zona y encontró las bandejas con el dinero: estaban tiradas en una cuneta en Pasaje G y Rambla Euskalerría.

En ellas encontraron los billetes, que estaban entintados debido a que el cajero contaba con el sistema de seguridad.

La banda: ya habían intentado robar el mismo cajero del Euskalerría el domingo 24 de junio. Foto: Capturas video
La banda: ya habían intentado robar el mismo cajero el 24 de junio. Foto: Captura video

Zona de guerra.

Tras el operativo se conocieron los audios que intercambiaron los policías con la base de operaciones durante la persecución y el tiroteo. Las grabaciones, a las que accedió El País, muestran los riesgos a los que se enfrentaron los funcionarios policiales durante los minutos que duró la persecución.

"Mandá apoyo, lo más que tengas, todo lo que tengas en la vuelta", pide uno de los policías. Desde la base se ordena que "los que ingresen (a la zona del tiroteo) que se pongan detrás de los móviles".

En determinado momento se escucha: "Estamos rodeados". Del otro lado, la orden es retirarse. "Crucen la cañada, dejen los móviles ahí".

"Salí de ahí, muchacho, salí de ahí", exige el mando a un efectivo que se coloca en un sitio peligroso. Las siguientes órdenes son enfáticas: "replieguen, salgan de ese lugar. Están arriesgando la vida, muchachos". Después se escucha: "que los móviles que están del otro lado de rambla Euskalerría se retiren para este lado ya". Uno de los efectivos, que estaba al lado del auto utilizado por los delincuentes, se negó a salir pese a la insistencia de sus jefes. Su respuesta demuestra la intensidad del momento: "negativo, tengo el auto en que se escaparon los NN, tengo todo, negativo me voy a retirar de acá". Desde la base le ordenan que se vaya del lugar. Más tarde se supo que todos los policías estaban en buenas condiciones de salud. Solo un efectivo recibió un golpe en la rodilla durante el choque.

Robo anunciado.

Si bien la investigación recién comenzó, no se descarta que los delincuentes buscaron el enfrentamiento con los policías, dijeron fuentes relacionadas con la operación.

En la madrugada del domingo 24 de junio, un grupo de delincuentes se había enfrentado a los guardias de seguridad privados que trabajan para el complejo Euskalerría, situado a pocos metros del cajero explotado ayer.

En aquel momento, los guardias de la empresa de seguridad visualizaron a los ladrones mientras intentaban robar el cajero. Cuando detectaron la presencia de los guardias, el grupo de delincuentes se lanzó sobre los trabajadores y los redujo dentro de una pieza.

La Policía demoró en llegar unos 10 minutos y los delincuentes huyeron del lugar. La empresa de seguridad radicó una denuncia en la seccional 15 porque en el enfrentamiento con los ladrones perdió un handy. Ese día la banda se movía en un Volkswagen Vento robado previamente.

La Policía analizó las imágenes del sistema de videovigilancia del Banco, mientras que los guardias quedaron sorprendidos por la forma de actuar de los delincuentes y evaluaron que el intento de robo no quedaría allí. "Ese cajero está regalado, en cualquier momento vuelven", advirtió un experto que trabaja para la empresa de seguridad. Dicho y hecho. Menos de una semana después se produjo la explosión. Ahora los vecinos del complejo de Malvín Norte tienen que caminar más de 10 cuadras para llegar al cajero más próximo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)