Los más débiles, los más perjudicados

Estallido de un cajero afecta a jubilados en Los Cerrillos

Se llevaron todo el dinero previsto para los pagos, que comenzaron ayer.

Sucursal: la explosión fue tan poderosa que gran parte del edificio quedó destrozado; el banco debió aplicar un servicio de urgencia. Foto: El País
Sucursal: la explosión fue tan poderosa que gran parte del edificio quedó destrozado; el banco debió aplicar un servicio de urgencia. Foto: El País

El día más esperado en el mes llegó y decenas de jubilados residentes en Los Cerrillos madrugaron para ir a cobrar sus haberes. Al llegar al único cajero automático de la localidad canaria, vieron que los delincuentes lo habían volado por los aires y el dinero se había esfumado.

La terminal bancaria venía funcionando en la localidad desde el año 2009, luego que los propios vecinos reclamaran su instalación desde el año 2002.

Claudia Felipez, la alcaldesa interina de Los Cerrillos, confesó a El País que nunca había visto rostros tan apesadumbrados como los de aquellos ancianos. "Ver las caras de desolación de la gente partía el alma. Muchos tienen problemas para desplazarse o andan solitos. Los cajeros más próximos están en Las Piedras o Canelones, a 16 y 18 kilómetros de distancia", explicó la jerarca.

"Hemos perdido el derecho humano a estar tranquilos en nuestras casa. Nos han llevado el espíritu aldeano y pueblerino", aseveró la alcaldesa.

Desde temprano, Felipez salió a pedir al Banco República una rápida solución para los usuarios. "¿Cómo le decimos a personas mayores de 60 años que por unos días no podrían cobrar?", se preguntó. La explosión fue tan potente que no dejó ni una silla para que los clientes se puedan sentar a esperar", dijo la alcaldesa Felipez.

Explosión: los delincuentes utilizaron una carga muy fuerte y se llevaron una suma millonaria.
Explosión: los delincuentes utilizaron una carga muy fuerte y se llevaron una suma millonaria.

Mientras se organiza la reconstrucción del lugar, la entidad financiera resolvió rápidamente hacer un servicio especial de caja para que los usuarios lograran cobrar.

La diputada nacionalista Elena Lancaster, residente en la zona de Los Cerrillos, exigió en su cuenta de Twitter que "lo restablezcan pronto y no pasen meses, como en Progreso, Parque del Plata, etc. donde aún no los han restablecido".

Una fuente del Banco República confirmó anoche a El País que el cajero volverá a ser instalado en Los Cerrillos. Además, el informante señaló que el banco tiene cajeros que cuentan con el sistema de entintado y otros que no, como este caso.

Durante el año 2018, Los Cerrillos ha sido duramente golpeado por la delincuencia. La sucursal local de Antel fue robada al igual que decenas de viviendas de la zona. Además, una estación de servicio, que funciona en las afueras de la localidad, fue asaltada en varias oportunidades.

Estallido.

A la 5:53 de la mañana de ayer una explosión sacudió la calma pueblerina de Los Cerrillos. De inmediato la Policía fue alertada por la explosión del único cajero automático.

A través de las cámaras de seguridad del lugar el operador del cajero llegó a ver a los delincuentes, que se trasladaban en un auto blanco sin matrícula delantera.

Eran al menos cinco, todos cubrían sus rostros con pasamontañas y tres de ellos bajaron del vehículo con una garrafa, que usaron para provocar la explosión. Cuando la Policía llegó al cajero confirmaron que los delincuentes habían podido llevarse los cofres de dinero. Quedaron algunos billetes tirados en el lugar. La suma que los delincuentes robaron al banco ronda los $ 4.000.000.

Misterio.

El 5 de agosto de 1996, Jorge Fabián Sánchez Silva, el portero y casero de la sucursal del Banco República de Los Cerrillos, protagonizaba el mayor robo en la historia de Canelones. El empleado vació la bóveda del banco llevándose cerca de medio millón de dólares. Declaró que una parte del dinero la repartió entre los pobres y que la otra se la robaron mientras dormía en un monte.

El sábado 3 de agosto de ese año comenzaron los festejos por los 100 años del pueblo. Todo era fiesta y alegría. Incluso el entonces presidente Julio María Sanguinetti asistió a los festejos. El domingo 4, desfilaron militares a caballo y a pie mientras sonaba el himno. Todos se juntaron en la plaza principal, frente al BROU.

La música con altoparlantes duró hasta altas horas de la noche. En determinado momento el funcionario bancario salió a la calle y le pidió a unos muchachos que subieran la música. "Chiquilines suban la música que está buenísimo esto". Después volvió a su casa, ubicada al fondo de la sucursal y terminó de abrir un túnel por el que ingresó a la bóveda.

El lunes de mañana Sánchez volvió a salir de la casa. Como todas las mañanas, colocó el pabellón patrio en la puerta de la sucursal. Esta vez dejó la bandera a media asta. Alguien le preguntó por qué había hecho eso y él respondió que "el pueblo hoy va a estar de luto".

Durante el año 2001 el delincuente fue liberado y murió poco tiempo después llevándose a la tumba el misterioso destino del botín.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º