INVESTIGACIÓN

Dos detenidos por el doble asesinato en Piedras Blancas durante un partido de fútbol

Pruebas recogidas por Policía Científica llevaron a la detención de ambas personas que están siendo indagadas por el asesinato de dos jóvenes en una cancha de fútbol el pasado mes de abril.

Reclamo: familiares de Maicol Palumbo y Nicolás Ferreira cortaron ayer el cruce de Instrucciones y Aparicio Saravia para pedir justicia. Foto: El País
Familiares de Maicol Palumbo y Nicolás Ferreira cortaron la calle en reclamo de Justicia.

La Policía detuvo en las últimas horas a dos personas como sospechosas de estar vinculadas al doble crimen ocurrido en una cancha de fútbol de Piedras Blancas, el pasado mes de abril.

Fuentes policiales confirmaron a El País que pruebas recogidas por la Policía Científica permitieron la detención de los dos sospechosos que este miércoles volverán a declarar ante el fiscal Juan Gómez.

El incidente mortal ocurrió durante la noche del viernes 20 cuando se disputaba un torneo de fútbol barrial organizado por el Club Veteranos Unidos. A pocos metros de la cancha está la plaza Coronel Felipe Duarte y las escuelas 345 y 225.

Ese día se jugaba una fecha decisiva del campeonato entre El Borro F.C. y el Club Capitán Tula. La cancha estaba llena. Varios de los jugadores llevaron a sus familias, muchos aparecieron junto a sus hijos, según contaron varios espectadores a El País.

A eso de la hora 22:15, cuando hacía un buen rato había comenzado el partido, llegó "gente rara" a la cancha y algunos vecinos, conocedores del ambiente, se metieron en sus casas y pasaron llave. En el campo de juego estaba todo bien, pero en los alrededores el ambiente aparecía tenso, según dijeron.

En cuestión de segundos se desató el tiroteo. Jugadores, hinchas y residentes del barrio debieron salir corriendo. Desde los cuatro puntos cardinales surgían disparos, de acuerdo a la versión de vecinos y testigos.

La Policía estima que hubo más de 100 disparos en el lugar. Dos personas fallecieron y fueron identificadas por los uniformados como Maicol Palumbo, de 21 años, y Nicolás Ferreira, de 25. Palumbo era peluquero, acababa de ser padre y no tenía antecedentes. Ferreira estuvo en prisión en 2012 por rapiña y estaba esperando para entrar a jugar un partido.

Los fallecidos no estaban armados y habían ido a ver a los equipos que participaban en la competencia. En el momento del ataque las víctimas habían cruzado a un almacén a comprar una bebida gaseosa. Tras el ataque, la banda se retiró en un automóvil que fue chocado a pocas cuadras, donde subieron a otro coche que los esperaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)