LOS QUE CAYERON EN 2020

Los criminales internacionales detenidos en Uruguay y los compatriotas buscados en el mundo

Entre los uruguayos más buscados por la Dirección General de la Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol de Uruguay, se encuentran Alexis Roberto Grajales De Oliveira y Eduardo Augusto Ferro.

Entre los 21 delincuentes capturados en Uruguay en 2020 hay 11 brasileños, cinco argentinos, un alemán, un panameño, un chileno, un peruano y un uruguayo. Foto: Fernando Ponzetto
Entre los 21 delincuentes capturados hay 11 brasileños, cinco argentinos, un alemán, un panameño, un chileno, un peruano y un uruguayo. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En el medio de una guerra narco asesinaron a Pelé, el delincuente apodado como el astro del fútbol brasileño por sus habilidades en ese deporte. En medio de una multitud y a manos de sicarios fue acribillado a disparos en abril de 2018. El pasado viernes personal de la Dirección General de la Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol, en conjunto con la Policía de Lavalleja, lograron detener a uno de los señalados como responsable del sicariato.

La notificación roja de Interpol de Brasil se había activado poco tiempo después de aquel crimen. Cuando eso sucede, los investigadores de los países más cercanos agudizan el ojo para poder atrapar a la persona requerida. La Policía internacional de Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, comienza a intercambiar información confidencial con los datos del delincuente buscado, sobre dónde podría estar, y allí comienza a rodar trabajo de inteligencia para dar con su captura. Así fue que detuvieron, en el departamento de Lavalleja, un uruguayo que era buscado internacionalmente por el crimen de “Pelé”. Ahora deberá esperar la extradición para ser juzgado en Brasil por el homicidio.

Esta fue la primera captura de Interpol Uruguay en los primeros ocho días del año, pero durante el 2020, la división que dirige Juan Rodríguez logró atrapar a 21 delincuentes por los cuales pesaba una notificación roja internacional por distintos delitos en la región.

Caídas más grandes.

Igor Machado es un brasileño my peligroso que se hizo conocido por atracar varios bancos en Río Grande del Sur con ametralladoras. En 1996 asaltó una sucursal y se enfrentó a tiros con la Policía. Dos efectivos resultaron heridos y tres delincuentes de su grupo fueron abatidos. Machado era buscado por la Policía internacional también porque en 2004 le lanzó un camión a un furgón blindado. “Nené”, como se hacía llamar, fue detenido en Uruguay tras pasar 12 años escondido.

“Nené” vivía en Carrasco con su esposa y sus dos hijos, de 11 y 15 años. Se movía en un Nissan gris que había alquilado luego de ingresar a Uruguay con dos documentos, uno paraguayo y otro brasileño, con el mismo nombre: Wanderley Ferreira Da Rosa. En ese auto, tanto él como su esposa llevaban a sus hijos a la escuela y el liceo. Algunos días, por la mañana, el brasileño manejaba desde Carrasco hasta Ciudad de la Costa, donde tenía un laboratorio clandestino para producir marihuana.

El trabajo de inteligencia por parte de la Policía logró detener al brasileño y descubrir un laboratorio clandestino.
El trabajo de inteligencia por parte de la Policía logró detener al brasileño y descubrir un laboratorio clandestino. Foto: Ministerio del Interior.

Un minucioso trabajo de inteligencia montado por el Departamento de Capturas Internacionales de Crimen Organizado e Interpol logró capturarlo el 1° de octubre cuando llevaba a uno de sus hijos a estudiar. “Soy yo, me entrego”, dijo el brasileño al jefe de área de Interpol, según indicaron fuentes de la investigación a El País.

Otra de las detenciones más importantes que realizó Interpol en 2020, según fuentes policiales, fue la de Hernandes Oliveira Da Silva. El delincuente brasileño era requerido en ese país por un doble homicidio ocurrido en 2019 y también por ser sospechoso de liderar una organización criminal vinculada al tráfico de cocaína. Oliveira Da Silva fingió su muerte en Paraguay para engañar a la Policía y fue capturado el 22 de julio en Uruguay.

El criminal iba manejando por la ruta Interbalnearia con destino al este. En el kilómetro 51 lo estaban esperando efectivos policiales de Canelones.

En lo que simuló ser un control vehicular lo frenaron y le pidieron la documentación. “Ruan Cortés da Silva”, decía el documento que presentó. Con bufandas y bien abrigado para tapar su rostro, el hombre de una identidad muerta y otra falsa negó ser el brasileño requerido. Luego calló y preguntó: “¿Cómo me encontraron?”. En su vehículo llevaba US$ 60 mil dólares y $ 120.

La Policía de Canelones detuvo al brasileño, después de una labor coordinada entre Interpol y la Brigada Antidrogas. Foto: Ricardo Figueredo
La Policía de Canelones detuvo al brasileño, después de una labor coordinada entre Interpol y la Brigada Antidrogas. Foto: Ricardo Figueredo

El tercer caso de más renombre fue el del argentino Sebastián Romero. Acusado de delitos de lesiones personales, intimidación pública y atentado contra la autoridad, en 2018 Interpol de Argentina emitió la notificación roja. El hombre era buscado por haber disparado con un mortero casero contra la Policía bonaerense durante los disturbios frente al Congreso de la Nación en diciembre de 2017. Romero fue detenido a fines de mayo en el Chuy por personal de Migración, e Interpol lo trasladó a Montevideo, donde permanece hasta el momento.

Son varias las nacionalidades de los 21 delincuentes capturados por Interpol en 2020. Según fuentes policiales, 11 son brasileños y cinco, argentinos; luego hay un alemán, un panameño, un chileno, un peruano y un uruguayo.

Por otra parte, en Uruguay hay actualmente 49 personas con detención administrativa, es decir, esperando la extradición para ser juzgados en los países donde cometieron los delitos. En tanto, hay 28 personas presas en el extranjero esperando por el proceso de extradición para someterse a la Justicia en Uruguay.

Uruguayos buscados.

Entre las personas sobre las cuales pesa una notificación roja por parte de la Dirección General de la Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol de Uruguay, se encuentran Alexis Roberto Grajales De Oliveira y Eduardo Augusto Ferro. Fuentes policiales indicaron a El País que son dos de los casos en los que “se viene trabajando más de cerca”.

Eduardo Ferro Bizzozero. Foto: AFP
Eduardo Ferro Bizzozero. Foto: AFP

Ambos son buscados por delitos de Lesa Humanidad. Ferro, involucrado en el Plan Cóndor, fue capturado en España en 2017 pero se fugó. Deberá responder ante la Justicia uruguaya por su participación en el asesinato del dirigente sindical comunista Óscar Tassino en 1977. También está acusado de la muerte de Fernando Miranda. Grajales, en tanto, está acusado de tortura y se lo busca por el asesinato y la desaparición del militante Luis Eduardo “Chiqui” González González.

Notificación roja que pone alerta a la región

Cuando la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol emite una notificación roja, la Policía internacional se pone en alerta. Según indicaron fuentes policiales a El País, esa atención extra de los efectivos se concentra en los países que más cerca están del país que emite la notificación. Cuando Uruguay emitió la alerta por la fuga de Rocco Morabito de Cárcel Central, la Policía de Brasil, Argentina y Paraguay comenzaron a realizar trabajos de inteligencia y a cruzar información ya que el delincuente, por la cercanía, podría estar dentro de esos países.

Cayeron en 2020.

delincuente brasileño
Igor Machado
Igor Machado
Nació el 27 de febrero de 1977 en Brasil. Estaba requerido por la Justicia brasileña por haber atracado bancos en ese país y arrojado un camión a un blindado.
delincuente brasileño
Hernandes Oliveira da Silva
Hernandes Oliveira da Silva
Nació el 7 de enero de 1982. Era requerido por la Justicia de Brasil por dos homicidios y por ser señalado como líder de una banda criminal dedicada a la venta de cocaína.
Sebastián Romero
Sebastián Romero
Sebastián Romero
Nació el 29 de enero de 1985. Era requerido por la Justicia argentina por delitos de lesiones personales, intimidación pública y atentado contra la autoridad a mano armada.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados