Tiempos violentos

Un crimen olvidado por la Policía y la Justicia

La mataron en 2014; el expediente “se perdió” en el juzgado.

Madre: Susana Travieso sigue reclamando justicia por su hija. Foto: Marcelo Bonjour.
Madre: Susana Travieso sigue reclamando justicia por su hija. Foto: Marcelo Bonjour.

En la segunda semana del mes de mayo se cruzó en el ómnibus con una amiga de su hija, que le pasó un dato: "A Laura la mataron por error. Era otra a quien buscaban". De esa forma, Susana Travieso consiguió avanzar algo en su búsqueda de la verdad sobre la muerte de su hija, Laura De León.

El 10 de junio del año 2014 apareció su cuerpo mutilado en un cañaveral de bulevar Batlle y Ordóñez y camino Ariel en Sayago, pero se supone que el crimen ocurrió en otro lado.

La novedad surgió de una antigua amiga de Laura quien hasta el momento no se había animado a declarar y ahora está dispuesta a contar lo que sabe.

De inmediato, la mujer intentó llevar la nueva información que maneja a la Policía y la Justicia para aclarar el terrible homicidio. Sin embargo, al entrevistarse con los uniformados estos le confesaron que la carpeta del caso no había sido "tocada" por los investigadores policiales desde que se cumplieron las actuaciones básicas sobre el crimen.

Se fue a la Institución Nacional de Derechos Humanos. Allí alguien le dijo que precisaba tener el número de expediente. Se fue al juzgado correspondiente, al que le remitieron todas las actuaciones. Le dijeron que no había ningún expediente sobre la muerte de su hija.

Un cabo de la Policía le dijo que en estas condiciones hay que volver a hacer toda la investigación desde cero.

Susana admitió que Laura consumía drogas. Tenía 24 años de edad cuando fue asesinada. Era madre de dos hijos de 5 y 7 años que aún viven con ella. La joven había pedido ayuda para dejar las drogas. Iba a hablar de eso con su madre en la noche del 30 de abril del año 2014.

"Tenía problemas de adicción, iba y venía continuamente. Una tarde dijo que iba a acompañar a una amiga. Me pidió que le dejara la comida caliente porque volvía antes de la medianoche y así podíamos hablar. No regresó y al otro día hablé con su amiga. Me dijo que había subido a una moto con un hombre y que ella había vuelto en ómnibus", contó.

Susana destacó que no presentó la denuncia de inmediato debido al comportamiento previo de su hija. Al final, su otra hija se presentó a la Policía.

La amiga de la víctima no pudo ofrecer detalles muy precisos sobre el hombre de la moto. Dijo que le dio dinero para un boleto y que no recordaba el color de la moto.

Hallazgo.

Un hombre que esperaba el ómnibus en la esquina de Batlle y Ordóñez y camino Ariel se presentó ante la seccional octava para denunciar que había descubierto un cadáver. Declaró ante la Policía que sintió ganas de orinar y se dirigió al cañaveral. A poco menos de un metro de la vereda observó dos piernas con medias y el cabello rojizo de la mujer.

Una vecina del barrio declaró ante la Policía que días antes de la aparición del cuerpo sintió "olor feo". Además, mencionó que una travesti que paraba en la esquina había desaparecido del lugar en los últimos días.

Si bien no hay muchas pistas, la familia de Laura estima que fue muerta por error. Una amiga de la chica había dicho que estaba dispuesta a "quemar" determinada boca de pasta base debido a que ya no le fiaban. Esa joven apareció asesinada en el año 2016.

Susana destacó que el cuerpo que recibió en la morgue estaba mutilado: "Un mes después del hallazgo nos entregaron sus piernas, el cráneo, parte de las costillas y un hombro".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)