Por homicidio, tráfico de armas y extorsión

Cinco de "Los Chingas" marcharon a la cárcel

La banda criminal del barrio Casavalle sufrió un duro golpe.

El fiscal Juan Gómez y el juez Gonzalo Arzuaga imputaron por homicidio a Jairo Sosa. Foto: M. Bonjour
El fiscal Juan Gómez y el juez Gonzalo Arzuaga imputaron por homicidio a Jairo Sosa. Foto: M. Bonjour

El clan "Los Chingas" del barrio Casavalle recibió ayer un duro golpe. Cinco de sus miembros fueron remitidos a prisión por homicidio, tráfico de armas y extorsión.

Se trata de una de las bandas más poderosas de la zona, enfrentada a muerte con "Los Camala", un grupo que, según fuentes de la Policía, estaría "reducido a su mínima expresión".

Ayer ingresó a la cárcel Jairo Nicolás Sosa Sosa (22), hijo de "Moni" la líder de la banda que está presa desde el 16 de agosto por expulsar a familias enteras de "Los Palomares" a punta de pistola. Le imputaron extorsión, usurpación y hurto de energía eléctrica y agua de OSE.

Fuentes de la investigación policial estiman que unas 30 personas vinculadas directamente a "Los Chingas" están en la cárcel. En tanto, los crímenes relacionados con la banda superan los 20, pero la cifra podría variar, según el momento que se tome como inicio de las actividades del violento clan.

Mientras tanto, comenzaron a caer los "empleados" o "perros" de la banda. En los primeros días del pasado mes de agosto dos criminales vinculados a "Los Chingas" protagonizaron un doble homicidio en el barrio Casavalle.

La Fiscalía de Homicidios, a cargo de Juan Gómez, imputó a los hermanos Gregori Martínez Martínez y Alexis Martínez Martínez por el homicidio de dos "lugartenientes" de la banda de "Los Camala".

Los dos hermanos deberán aguardar en prisión el resultado de la investigación y el eventual juicio durante 180 días.

Ayer también fue remitida a prisión Sofía Sosa, sobrina de "Moni" y prima de Jairo, por ser parte de una trama de extorsión carcelaria.

Despido.

Jairo Sosa Sosa ingresó a la audiencia con la cabeza afeitada y enfundado en una campera inflada azul. Lució una caravana y sonrió varias veces. Tenía puesto un jean a la moda y zapatillas deportivas de una de las principales marcas del mercado. Mantuvo las manos dentro de la campera.

Poseedor de al menos tres antecedentes penales por distintos delitos, desde el Ministerio del Interior se ha subrayado su condición de temible criminal por el homicidio que ejecutó contra su abuelo, fundador del clan, en el mes de abril del año 2017, por el que pagó con un mes de internación en el Hospital Vilardebó. De acuerdo a la versión ministerial, el homicidio habría sido ante la abuela y tías del imputado.

Ese crimen no apareció consignado en la audiencia de formalización de ayer. Tampoco se mencionaron las amenazas contra el sociólogo Leal.

Sosa resolvió echar a su abogado defensor en medio de la audiencia de formalización por homicidio y tráfico de armas de fuego que tuvo lugar ayer, luego que se supiera que amenazó de muerte al sociólogo Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior. "Quiero echar a mi abogado, me defiendo solo, soy mayor. Quiero que mi causa se resuelva hoy", exigió ante el juez Gonzalo Arzuaga, el fiscal de Homicidios, Juan Gómez y su abogado Raúl Estomba.

El juez le explicó que debía contar con una defensa y que los detalles de la causa se discutirían más adelante. De todos modos, Estomba lo defendió hasta el final de la audiencia.

La Fiscalía de Homicidios lo imputó por un crimen ocurrido en la noche del 21 de agosto con un arma que pertenecía a un efectivo policial que la denunció como robada en octubre del año 2016.

La víctima, Jonathan Bismark Ferreira Portillo (26) vivía en Casavalle. Ambos compartieron la cárcel en el Penal de Libertad durante los primeros meses de este año. El fiscal Gómez aseguró en la audiencia que la relación entre ellos era "conflictiva" debido al alto consumo de estupefacientes.

De acuerdo con la pericia forense, el cuerpo de Ferreira presentaba disparos en la mejilla y "múltiples orificios" en ambos glúteos y muslos.

Los cargos imputados a Sosa Sosa son homicidio intencional agravado por el uso de arma de fuego en régimen de reiteración y tráfico interno de armas de fuego. El fiscal Gómez pidió 180 días de prisión preventiva y el juez lo concedió.

Extorsionaba desde el módulo más vigilado del Penal de Libertad
Penal de libertad: el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit señaló que la población carcelaria ronda los 11.000 internos. Foto: Francisco Flores

Desde "La Piedra", el módulo más duro del Penal de Libertad S.S.C. (19) extorsionaba a los padres de un recluso de San José. El sujeto está imputado por homicidio y se encuentra a la espera de sentencia. Mediante mensajes de texto exigía dinero para no matar al otro interno. La Fiscalía de Estupefacientes y delitos afines, a cargo de la fiscal Cecilia Rocco, solicitó su formalización por extorsión en grado de autoría. En tanto, Sofía Sosa López, sobrina de "Moni", la líder de "Los Chingas" y prima de Jairo Sosa Sosa, fue imputada como cómplice del delito de extorsión ya que era la encargada de cobrar en una agencia de cobranzas el resultado de las extorsiones.

Una mujer se presentó en la audiencia con un niño pequeño que resultó ser hijo de la imputada. La juez Marcela Vargas solicitó con delicadeza que el menor fuera retirado de sala "por su bien". La fiscal y la juez solicitaron que sus rostros no quedaran registrados. "Andamos en ómnibus y no tenemos custodia", coincidieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)