REDES SOCIALES

Carta de un golfista por el homicidio de Antony: "Es un poco la muerte de cada uno"

El golfista Eduardo Portela escribió una carta que hoy recorre las redes sociales, en la que habla de Antony, el joven golfista de 18 años que fue asesinado por delincuentes.

El año pasado se cerraron 157 clubes de golf y apenas 14 inauguraciones, según la Fundación Nacional de Golf de EE.UU. (Foto: Google Images)
Foto: Archivo Google Images

"Por estos días son muchos los jóvenes de dieciocho años y menos que mueren por causa de balazos, pero Antony Macadis no era como la mayoría de esos jóvenes. Antony era un joven y prometedor deportista que, modestamente y con muy pocos recursos, había encontrado su propósito en la vida -y la manera de ganársela en un futuro- a través del golf.  Pero ese futuro jamás le llegó". Así comienza la carta abierta que escribió el golfista Eduardo Portela.

Antony tenía 18 años y fue asaltado por dos delincuentes mientras acompañaba a un amigo en su casa del Cerro a arreglar una moto. Los delincuentes lo mataron de un balazo en el corazón.

"No todos los que practicamos golf lo conocimos, pero como lamentablemente éste no es un deporte todo lo extendido que debiera y somos pocos, todos conocemos a alguien que sí lo conocía. Y todos tienen algo bueno que decir de Antony", dice Portela en el texto.

Y agrega que el joven "desde los 12 años vivía solo. Que se cocinaba y atendía su casa sin ayuda. Que era prolijo y trabajador. Que progresaba en el golf. Que era una excelente persona. Que habían jugado alguna vez con él y lo correcto que era".

Más adelante, el texto señala que Antony se estaba ganando "su lugar" en el golf. "Y ya se había ganado el respeto y el afecto de quienes lo conocían. Por eso la muerte de Antony no es una muerte más. Es una muerte que nos debe pesar a todos los que aún nos importa algo. Porque es la muerte de un futuro mejor a manos de los que representan un presente nefasto y un futuro peor. Es matar la esperanza de que con el esfuerzo y la voluntad se llega porque sin neuronas, sin educación y con saña se dispara. Es aceptar que ganaron los delincuentes y la gente con valores simplemente va quedando en el camino. Tirada".

"La muerte de Antony, como la de tantas otras personas de trabajo y de bien es un poco la muerte de cada uno de nosotros", continúa.

La Policía investiga el homicidio de Antony. Todo comenzó al caer la tarde del martes, cuando el joven estaba en la casa de Alcides Flores, un profesor del Club de Golf del Cerro con quien él supo formarse hace algunos años.

Antony solía ir a tomar mate todas las tardes al hogar de Alcides. "Era como un hijo. Pasaba mucho más tiempo acá", dijo el profesor a El País.

Estaba acompañando al hijo de Alcides mientras arreglaba una moto en el pórtico del domicilio, ubicado al finalizar la calle Camino Cibils en el Cerro.

De repente, dos delincuentes se acercaron a Antony y le exigieron que entregara el morral. Allí tenía sus documentos y algo de dinero.

Luego de concretar el robo, el otro delincuente extrajo un arma y le disparó un balazo en el pecho, a la altura del corazón. Lo trasladaron a un centro asistencial, donde falleció minutos más tarde.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)