VIOLENCIA EN LA FRONTERA

Cae uruguayo que prestaba logística a banda de homicidas de Brasil

El joven, de 20 años, fue detenido por la Policía en el marco de una investigación por cuatro asesinatos, uno de un menor de edad.

Un hombre cruza caminando el paso de frontera entre Uruguay y Brasil. Foto: EFE
Un hombre cruza caminando el paso de frontera entre Uruguay y Brasil. Foto: EFE

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La Frontera de la Paz, como se le conoce a ese tramo que separa la ciudad de Rivera con la de Santana do Livramento (Brasil), es escenario de algo que nada tiene que ver con su nombre. Homicidios de un lado y del otro de esa línea imaginaria han tenido a mal traer a las autoridades. Muertes, disparos y violencia, ocurridos este año y el pasado, se convirtieron en el mayor desvelo de los investigadores de ambos países.

Un triple homicidio en Santana do Livramento y un homicidio en Rivera fueron los peores desenlaces de la ola de violencia en los últimos meses. El primer hecho ocurrió el 28 de agosto de 2020. En las afueras de Rivera se encontró un auto prendido fuego con un menor de edad calcinado dentro del baúl.

Cuatro meses más tarde, el 31 de diciembre, dos hombres y una mujer fueron acribillados a disparos en Santana do Livramento. Como sucede siempre en esas dos ciudades que dicen sentirse como una sola, las policías brasileña y uruguaya trabajaron juntos para aclarar esos cuatro crímenes.

En el marco de esa investigación, en Rivera se detuvo la semana pasada a dos personas: un ciudadano brasileño y un uruguayo.

A prisión.

El brasileño fue imputado por la Justicia por un delito de receptación, ya que vendía chalecos policiales robados. Entre ellos había uno perteneciente a un policía corrupto actualmente preso.

El uruguayo, de 20 años, también detenido en el marco de esta investigación, fue imputado por asistencia al narcotráfico. Fuentes de la investigación indicaron a El País que esta persona ayudaba en la logística a la facción “Os Manos” para entrar droga desde Brasil a Uruguay. “Se encargaba de la logística para este grupo criminal en la frontera Rivera - Livramento”, confió una fuente policial.

Delincuente es llevado esposado por Policías. Foto: Archivo El País
Delincuente es llevado esposado por Policías. Foto: Archivo El País

Los investigadores, mediante trabajos de inteligencia, lograron determinar que el uruguayo aportaba, precisamente, varios vehículos que fueron utilizados para realizar algunos de los crímenes que ambas policías siguen investigando: el triple homicidio y el asesinato del menor que apareció calcinado dentro de un auto.

Ambos delincuentes fueron enviadas a prisión preventiva mientras la investigación de Fiscalía continúa.

Triple homicidio.

Según indicaron fuentes policiales a El País, para llevar adelante el triple homicidio ocurrido del lado brasileño los delincuentes se movieron en auto y atacaron una casa en la que estaban sus víctimas.

Cuando llegaron al lugar había un “perro” (jerga que se usa para nombrar a la persona que trabaja para los grupos criminales) en la puerta de la vivienda. Sin mediar palabras, los delincuentes empezaron a dispararle, aunque finalmente este logró escapar. Luego entraron a la casa y mataron a las otras tres personas.

El triple crimen tuvo que ver con una historia que se repite en ambas ciudades fronterizas: enfrentamientos sin piedad entre grupos criminales, denominados “facciones” por los investigadores uruguayos y brasileños, con el objetivo de adueñarse del territorio para instalar su negocio de venta de droga y luego expandirse.

Además de los cuatro crímenes, las policías también investigaron el ataque a otra vivienda del barrio La Colina (Rivera). El 17 de abril entre ocho y diez personas arremetieron a balazos la casa de esa zona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados