Justicia

Banda del Vikingo emboscó al Ricky como en “Far West”

Esperaron que se acercara y le tiraron desde cuatro lugares.

El fiscal Gómez ordenó captura de tres integrantes de la banda "Vikingo". Foto: D. Borrelli
El fiscal Gómez ordenó captura de tres integrantes de la banda "Vikingo". Foto: D. Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El “Vikingo” no tiene cara de asesino. Tampoco el físico de uno. Y no viste como tal. Se asemeja más a un albañil gozando de un día libre que al líder de una banda de La Tablada que se adjudica el mérito de haber matado a un “pesado” del hampa: Ricardo Astesiano. “El Ricky” tenía un largo prontuario: dos homicidios, copamientos violentos, múltiples rapiñas, 18 fugas de hogares y era considerado como uno de los internos más peligroso -sino el más- de la Colonia Berro.

Fabián Reyes Ledesma (34), alias “el Vikingo”, se entregó a las 10:00 horas de ayer en la Fiscalía de Homicidios al saber que era buscado por la Policía. “Yo no tengo nada que ver con la muerte del “Ricky”, dijo.

“Vikingo” tiene un antecedente penal por hurto en 2004.

En la tarde de ayer, Reyes ingresó a la audiencia sin demostrar inquietud alguna por lo que pudiera pasarle. Llevaba las manos en los bolsillos del pantalón vaquero y se alisó el buzo Hering azul, con manchas de pintura blanca, cuando se sentó frente a la jueza penal Adriana Morosini. Poco después cruzó bajo la silla los pies enfundados en championes Adidas, de color negro.

En una audiencia de 20 minutos realizada en el Juzgado Penal de 34° Turno, el fiscal especializado en Homicidios, Juan Gómez, acusó al “Vikingo” de haber cometido un homicidio especialmente agravado por la pluriparticipación y el uso de armas. Y pidió para Reyes una prisión preventiva de 150 días para continuar con la investigación sobre el crimen.

El abogado defensor del “Vikingo”, Rubén Stalla Costa, entendió que su cliente participó de una riña con resultado de muerte. Y propuso que se le colocara tobilleras electrónicas en caso de que se le considere culpable de algún delito porque Reyes tenía tres hijos chicos que mantener.

Morosini hizo lugar al pedido del fiscal Gómez.

Emboscada.

Según relató Gómez en la audiencia, cuatro testigos -dos de ellos reservados- declararon que “Ricky” llegó a la esquina de Antonio Rubio y Cornelio Guerra para hablar con Reyes porque éste había golpeado a uno de sus hermanos en enero de este año.

El fiscal dijo que la controversia habría surgido porque el hermano del “Ricky” consumiría drogas que serían comercializadas por “el Vikingo”.

Astesiano desafió a pelear a Reyes, quien usó una cadena para cerrar accesos a su casa.

Gómez relató que, minutos más tarde, “Ricky” se dirigió a la casa de una familiar donde se le recomendó que se olvidara de lo ocurrido. Treinta minutos más tarde, Astesiano regresó en su auto a la casa de Reyes acompañado por un familiar. Al llegar al lugar, se levantó la ropa para mostrar que no llevaba armas. “Ambos se dirigieron a las cercanías de la casa de Reyes. En ese momento, Astesiano tomó un arma que tenía escondida en el automóvil y descendió”, señaló el fiscal.

Y agregó que ahí comenzó “una nutrida balacera” ya que al menos cuatro personas esperaban al “Ricky” “disparando todas sus armas al igual que la víctima”. Astesiano murió al recibir varios disparos en el tórax.

Al otro día, los cuatro matadores huyeron del lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados