ESTAFA

Un banda clonaba tarjetas con unos aparatos enviados desde Hong Kong

En setiembre de este año, la Policía detectó a una banda que estafaba a instituciones bancarias utilizando tarjetas clonadas.

Tarjetas de crédito. Foto: Archivo El País
Tarjetas de crédito. Foto: Archivo El País

El “skimmer”, el aparato que lee la banda magnética de una tarjeta, se puede adquirir con cierta facilidad a través de internet. Lo que hacen los delincuentes es colocarlo a presión en la ranura en que se pone la tarjeta de débito en los cajeros automáticos.

Pero con el “skimmer” no alcanza, porque aunque tengan esa información necesitan el pin de los futuros estafados. Por eso en el cajero, unos centímetros más arriba, disimulada en una calcomanía, los delincuentes instalan una mini-cámara que filma el número de pin del cliente y lo almacena.

Luego, los estafadores juntan ambas informaciones, fabrican un plástico nuevo y con ellos retiran el dinero.

En setiembre de este año, la Policía detectó a una banda que estafaba a instituciones bancarias utilizando tarjetas clonadas. Seis personas fueron procesadas por la jueza penal Blanca Rieiro por ese delito, tras una investigación efectuada por los fiscales Fernando Romano y Angelita Romano y policías de la Dirección General de Crimen Organizado.

La “Operación Skimming Five” (Clonación de Tarjetas Cinco) se inició hace tres meses cuando el Departamento de Delitos Financieros de Crimen Organizado recibió información sobre que un desconocido había colocado dispositivos de clonación de tarjetas en cajeros automáticos de un banco montevideano.

Según fuentes judiciales, la Policía trabajó con personal de la institución financiera para monitorear operaciones sospechosas y, en forma simultánea, montó vigilancias en cajeros para ubicar e identificar a los delincuentes que llevaban a cabo dicha maniobra.

A través de fotografías aportadas por las cámaras de los cajeros automáticos, los investigadores ubicaron a uno de los sospechosos. Tras detenerlo, le incautaron tickets de consultas de saldos de distintas tarjetas. De la información recabada en los tickets, la Policía logró establecer que se trataba de tarjetas clonadas.

Los investigadores realizaron seis allanamientos donde decomisaron más tarjetas clonadas y las ropas usadas por los delincuentes a la hora de extraer el dinero de los cajeros.

A través de pericias a uno de los celulares de los detenidos, la Policía constató que un extranjero le envió un paquete desde Hong Kong por una empresa de correo internacional. Los investigadores concurrieron al Aeropuerto de Carrasco a ver qué era. Al abrirlo, descubrieron que contenía nuevos dispositivos para la clonación de bandas magnéticas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados