OTRO GOLPE A LA SEGURIDAD

Balean a un niño frente a una escuela de Casavalle

El disparo era para una mujer; Policía investiga un posible caso de sicariato.

VEA LA FOTOGALERÍA. Foto: Marcelo Bonjour
Los policías de la Guardia Republicana realizaron un "peinado" en los barrios Casavalle y Borro buscando al responsable. Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Franco tiene 12 años y al mediodía de ayer jugaba con amigos en la Plaza Casavalle, frente a un edificio donde funcionan tres escuelas y un jardín de infantes. Era el mediodía y había otros niños que salían de las escuelas.

De pronto, llegaron dos sujetos en moto y comenzaron a discutir con una mujer. Uno de los hombres exigía a los gritos que la mujer retirara una denuncia, según dijeron testigos a la Policía. En medio de esos gritos e insultos, un hombre calvo y de barba sacó una pistola y disparó hacia la mujer. Sin embargo, la bala dio en el pecho del pequeño Franco.

Una docente vio de lejos que el niño caía. Lo tomó en sus brazos y lo llevó hasta la Policlínica de Capitán Tula. Cuando llegaron, los médicos confirmaron que el proyectil aún estaba en el pecho del menor y ordenaron su traslado al Hospital Pereira Rossell.

Con cuatro patrulleros abriendo camino, la ambulancia salió a toda velocidad rumbo al hospital pediátrico. Allí los cirujanos lograron extraer la bala y el niño quedó internado en estado grave en el CTI.

Se trata de una "herida de tórax" que afectó "una parte del corazón", según explicó ayer Gabriel Peluffo, subdirector del centro médico infantil.

Los doctores tratantes indicaron que las próximas horas son claves para conocer las consecuencias del disparo en el cuerpo del niño.

El episodio conmovió al barrio y cientos de padres se acercaron a las escuelas a buscar a sus hijos. "Esto es un infierno, no se puede vivir así", afirmó una madre a El País mientras retiraba a tres pequeños.

Un grupo de inspectores e integrantes del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) se presentó en las escuelas para apoyar a los docentes. Pablo Caggiani, consejero del organismo, destacó que el niño herido concurre a un centro educativo de otro barrio y que es primo de un alumno de las escuelas del Casavalle.

Hasta la noche de ayer el tirador seguía prófugo, aunque había cinco personas detenidas que podrían tener algún tipo de vínculo con el buscado. Además, los policías localizaron a varias personas que tenían pedido de captura.

De todos modos, los investigadores policiales que trabajan en el caso entienden que, para la forma de proceder de los delincuentes organizados, el sujeto "quema" y va a aparecer de un momento a otro.

El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, que asumió compe-tencia en el caso, confirmó a El País que se pidieron varias órdenes de allanamiento para tratar de ubicar al sujeto que disparó sobre la mujer y terminó hiriendo al niño.

Fuentes policiales informaron a El País que el ataque respondió a un nuevo choque entre dos familias enfrentadas desde hace mucho tiempo, identificadas en la jerga barrial como los "Yinga" y los "Camala". Consultado al respecto, el fiscal Gómez indicó que "puede ser (así) aunque no se puede confirmar del todo".

Una de las líneas de la investigación policial indica que la mujer presenció tiempo atrás el homicidio de un familiar. A partir de ese momento recibió presiones para que no declarase ante la Fiscalía. En realidad, la mujer nunca presentó una denuncia por este caso ante la Policía o la Fiscalía, según informaron distintas fuentes consultadas.

Los investigadores policiales creen que se está frente a un nuevo acto de sicariato. En ese sentido, sospechan que los verdaderos responsables de los disparos frente a las escuelas no son los que ayer tiraron sobre la mujer, sino parte de una organización delictiva que quiere evitar la aclaración del crimen. Ahora, el caso viene siendo investigado por efectivos de la Zona III de la Dirección de Información Táctica, una repartición de la Jefatura de Policía de Montevideo.

Operativo.

Pocos minutos después del desgraciado incidente, distintos grupos de choque de la Guardia Republicana ingresaron al barrio.

El despliegue contó con apoyo de vehículos blindados, un helicóptero y drones. Decenas de efectivos se dieron a la tarea de "peinar" la amplia zona comprendida por los barrios Borro y Casavalle.

Buscaban a un hombre "pelado" y de barba. Los policías pararon a decenas de personas para cachearlos y pedirles documentos. También detuvieron varios vehículos. Caminar por los corredores y pasillos del lugar es una tarea peligrosa. En cualquier momento puede haber un ataque y no hay espacio para esconderse.

Un equipo de El País siguió a dos grupos tácticos de la Guardia Republicana en la recorrida. Los efectivos, armados con escopetas y fusiles de asalto, se movieron en grupo. Desde las casas precarias se escuchó voces de mujeres que reclamaban que fueran a otros lugares a realizar ese tipo de operativos.

OLA SANGRIENTA

Hubo 11 homicidios en una semana

Tres nuevos homicidios en la jornada de ayer, uno en Montevideo, otro en Canelones y el tercero en la cárcel de Santiago Vázquez, elevaron a 19 la trágica lista de muertes violentas en lo que va de marzo. Uno de los asesinatos se produjo en las inmediaciones del Mercado Modelo, donde un hombre que era perseguido en moto por dos individuos, recibió dos impactos de bala, uno de ellos en la cabeza.

El segundo crimen sucedió en Paso Carrasco luego de un intenso tiroteo que se generó en las calles Oficial 4 y Miguel Ángel. En el lugar fue encontrado un hombre tirado en la calle y con varias heridas, a consecuencia de las cuales falleció en el hospital a donde fue trasladado.

En el patio de la cárcel de Santiago Vázquez, un interno murió por heridas de arma blanca que le infligió otro recluso, se informó ayer.

En los primeros 14 días de marzo se han registrado 19 homicidios, once en la última semana. El promedio de al menos uno por día se mantiene desde noviembre.

Dos asesinatos fueron femicidios, ambos cometidos en circunstancias extraordinarias. El primero ocurrió en Salto el 8 de marzo, Día de la Mujer. Olga Costa (45) fue asesinada por su expareja, un exmilitar sobre el que pesaban denuncias por amenazas de muerte. El homicida asesinó también al cabo Fernando Farinha, una de las víctima. El otro femicidio ocurrió el 10 de marzo en la Coronilla cuando un joven de 23 años mató a su pareja, embarazada de 7 meses y madre de cinco hijos de un matrimonio anterior. Este mes hubo además tres tentativas de asesinato a mujeres, en Maldonado, Salto y Florida. En dos de los casos, el agresor se quitó la vida.

De acuerdo con el observatorio de seguridad de Fundapro, vinculada a Vamos Uruguay, hubo un homicidio el pasado lunes 12 que no fue consignado en los partes policiales. En la playa Carrasco fue encontrado el cuerpo desnudo de un hombre, quien fue sindicado como miembro de la banda de Los Bartolos, un clan de narcotraficantes del barrio Marconi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º