INSEGURIDAD EN MONTEVIDEO

Ataques a tiros contra dos patrulleros en Casavalle

Denuncian nuevos incidentes con funcionarios de custodia.

Patrullero de Maldonado en busca del sospechoso del asesinato de la joven Koni Silva, ocurrido en junio de 2015 en Punta del Diablo. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: archivo El País

Patrullar en algunos barrios de Montevideo es un verdadero peligro para los funcionarios policiales. Las agresiones que viven los policías son moneda corriente y en algunos casos pasa a mayores.

Ayer se conocieron otros dos ataques a balazos contra policías. Una de esas situaciones tuvo lugar a la hora 22:00 del viernes cuando dos efectivos de la seccional 17, Zona III, un oficial y un agente, transitaban a baja velocidad por la calle Aparicio Saravia y Burgues, en pleno barrio Casavalle.

Iban en el vehículo y doblaron por Burgues. Allí escucharon detonaciones provenientes de los cercanos pasajes de los Palomares de Casavalle.

Tras los primeros tiros, surgió una voz masculina que gritó "¡Ah, quieren plomo!" y nuevamente se sintieron disparos.

En el informe que los uniformados elevaron a sus jerarcas, al que accedió El País, se consigna que "los actuantes pudieron repeler la agresión". No se detalla la forma en que respondieron ante el ataque los sorprendidos policías.

De inmediato, el patrullero se presentó en su base de operaciones. Cuando los policías descendieron del móvil, se percataron que la unidad presentaba dos disparos, ambos del lado del conductor, uno sobre la puerta delantera y el otro en el parante trasero.

Felizmente, en este caso no hubo que lamentar personas lesionadas. Investigadores de la Zona III vienen indagando en el barrio sobre este caso.

Mientras tanto, en horas del mediodía de ayer otro móvil policial fue atacado a tiros.

En este caso, se sintieron cinco disparos aunque el vehículo, que también pertenece a la seccional 17, recibió apenas un roce de bala, según confirmaron ayer fuentes policiales.

Lo curioso de este caso es que se produjo a pocas cuadras de la comisaría que funciona como base de operaciones de los patrulleros.

Custodias.

Funcionarios policiales tuvieron inconvenientes durante dos guardias de custodia para mujeres que sufrieron violencia doméstica. En una de ellas, que se desarrollaba en una finca ubicada en el barrio Tres Ombúes, la víctima de violencia recibió mensajes del agresor que anunciaba que se encontraba cerca de la vivienda y que ingresaría al lugar de un momento a otro. Los custodias solicitaron apoyo y se prepararon para repeler el ataque. El refuerzo llegó tres horas después. La amenaza no se llegó a concretar.

En otro caso, un agente que custodiaba a una víctima en Camino Edison se percató que estaba frente a una boca de drogas.

Bonomi quiere protocolos

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo el viernes en Florida que es necesario establecer protocolos de gestión para la custodia de las víctimas de la violencia. Admitió que en algunos casos las víctimas dejan las tobilleras en su casa para encontrarse con los agresores y que los policías deben acompañarlas a los bailes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)