CONMOCIÓN EN EL NORTE URUGUAYO

Asesino de Quebracho sigue en fuga; piden captura internacional

Interior montó un Comando de Crisis para coordinar operación y recepcionar denuncias.

Operativo:  incluye una fuerte presencia por tierra, aire y agua. Foto: Andrés Franco.
Operativo: incluye una fuerte presencia por tierra, aire y agua. Foto: Andrés Franco.

Por agua, tierra y aire más de 90 efectivos de la Policía y la Armada buscan a Martín Bentancur (32), el peón que el miércoles mató a su ex suegra y a un efectivo policial en Quebracho, Paysandú. Lleva un rifle con mira telescópica, una pistola calibre 9 milímetros y, por su trabajo en la actividad rural, conoce el terreno mucho más que sus perseguidores.

El Ministerio del Interior instaló en Quebracho un Comando de Crisis para dar respuesta a todas las denuncias e indicios que surjan desde la población local. Cada uno de los datos es verificado por parte de los efectivos desplegados.

"No nos vamos a ir hasta que lo ubiquemos", subrayó anoche a El País uno de los integrantes del comando en el terreno. La Justicia realizó un pedido de captura internacional contra el sujeto debido a la cercanía con la frontera, según confirmaron fuentes de la secretaría de Estado.

Desde hace tres días la Policía busca al criminal en la zona del Arroyo Malo, un afluente importante del Río Uruguay. El curso de agua está rodeado de un bosque autóctono espeso.

La zona de rastrillaje va desde Quebracho hasta el Río Uruguay. Se trata de una distancia de unos 30 kilómetros de largo. Allí el Arroyo Malo y sus costas boscosas son el principal incidente en el terreno.

"La búsqueda se mantiene como en el primer momento, no se suspende. Estamos trabajando sin un área delimitada y en zonas de monte espeso. Tenemos apoyo de la Policía Aérea Nacional y de la Armada Nacional", dijo a El País en la tarde de ayer el jefe de Policía de Paysandú, Luis Mendoza.

Rastreo.

Una hipótesis que se manejó en el comienzo de la búsqueda fue que Bentancur haya conseguido un vehículo para trasladarse hasta el Río Uruguay. Los conocedores de la zona manejan que el ancho del río en ese punto es de unos dos kilómetros. Saliendo en bote hasta una de las islas existentes puede llegar en 10 minutos, dijeron las fuentes consultadas. Además, fuera de la desembocadura hay zonas de baja profundidad que permitirían atravesar el curso fácilmente.

De todos modos, hasta anoche no había elementos que hicieran sospechar que el buscado hubiese accedido a un vehículo que lo llevara hasta el río.

Al final de la tarde del jueves llegaron las tropas de la Guardia Republicana y desde el miércoles está operando en la zona un equipo de policías de la Jefatura de Paysandú, conocedores del terreno. Cuentan con perros adiestrados.

En tanto, un helicóptero policial dio vueltas por la zona de manera incesante. La aeronave tiene un sistema que permite captar las variaciones de temperatura en la superficie, lo que sería útil para detectar a una persona escondida en el interior del bosque.

Además, embarcaciones de la Armada surcan el Río Uruguay y verifican dentro las islas existentes. En tanto, los efectivos pie a tierra recorren los montes y las pocas construcciones existentes en el lugar.

Ayer se supo que en una estancia había faltado comida, una pista que reafirmaría la presunción de que el hombre prófugo todavía se encontraría en la zona. Una vez que surgió el dato, un grupo de policías se concentró en los alrededores del casco de ese centro de producción. Los propietarios del lugar destacaron que el único faltante fue la comida.

Sin embargo, la información no arrojó ninguna pista nueva para localizar al criminal.

Mientras los efectivos de la Policía y de la Armada buscaban con ahínco al criminal, la tradicional regata de Semana Santa que une la Meseta de Artigas y la ciudad de Paysandú, llegó a la desembocadura del Arroyo Malo, justo en la zona donde podría estar escondiéndose Martín Bentancur.

Son más de cincuenta embarcaciones uruguayas y argentinas que trasladan a más de 100 personas, entre competidores y acompañantes.

La presencia de los competidores obligó a reforzar las condiciones de seguridad. En ese contexto, se desplegó sobre las costas del río y el arroyo un equipo de la Unidad de Apoyo de Prefectura (Unapo), las fuerzas especiales con que cuenta la Armada Nacional.

Tragedia.

Durante siete años Bentancur mantuvo una relación afectiva con Valeria M. En diciembre el vínculo se acabó. Hace algunas semanas él intentó volver y ella le dijo que se había ennoviado con otro joven de la zona. En la madrugada del miércoles 28 de marzo ella denunció que su ex había tenido actitudes violentas.

Después todo se precipitó. El violento sujeto volvió a la casa de su ex, disparó contra su ex suegra, Nelly Goyeneche. Minutos más tarde llegó un policía, Juan Carlos Oviedo, a quien Bentancur golpeó, quitó el arma y le disparó, matándolo en el acto. Montó en la moto del policía y se dirigió a la casa de la familia de la actual pareja de Valeria M. donde produjo un incendio cuyos daños se estiman en un millón de dólares.

El asesino y las víctimas.

Martín Bentancur - Prófugo
Martín Israel Bantancour Ruiz Díaz, buscado por el doble crimen de Quebracho. Foto: Unicom
Peón de campo
Tiene 32 años de edad y no se le conocían actitudes violentas hasta el miércoles, según lo vecinos de Quebracho. Tiene un antecedente penal por receptación, de acuerdo a datos de la Policía. Trabajaba como peón. Es aficionado a la cacería y sabe manejar armas.
Nelly Goyeneche - Víctima
Nelly Goyeneche. Foto: Facebook Nelly Goyeneche
Auxiliar en un jardín de infantes
Madre de Valeria, ex novia de Martín Bentancur, estaba en su casa cuando apareció el criminal. Tenía 41 años de edad y trabajaba en un jardín de infantes de Quebracho como auxiliar de servicio y cocinera. Era muy querida por los vecinos de la zona.
Juan Oviedo - Víctima
Juan Carlos Oviedo, el policía asesinado en Quebracho. Foto: Perfil de Facebook.
Agente Policial
Fue el primero en responder el pedido de auxilio. Con 25 años de edad, trabajaba en Quebracho pero era oriundo de la ciudad de Paysandú. Se enfrentó a Bentacur y recibió un disparo en la cabeza. Estaba a punto de casarse. Tenía una profunda fe religiosa.

El último adiós de la prometida del policía

Ana Karina, la joven que estaba a punto de casarse con Juan Oviedo, el agente policial asesinado por Martín Bentancur, escribió una carta en la que asegura que "no le guarda rencor" al criminal que también diera muerte a Nelly Goyeneche.

"Gracias a Dios que no puedo odiar a este muchacho ni le guardo rencor, gracias a mi Dios que consuela mi corazón, me da de su paz y guarda mi corazón con su Presencia", escribió la prometida del policía a través de su cuenta de Facebook.

Ana Karina y Juan tenían una profunda fe religiosa y llevaban ocho meses de relación como pareja. Ella recuerda a su prometido como una persona "cariñosa, tierna, sincera, con una tremenda vocación de amor y ayuda al prójimo".

"Juan no solo fue para salvar a la mujer, Juan cuando salió en esa moto pensó en hablarle a Martín seguramente y arreglar las cosas pacíficamente, transmitirle esperanza, evitar una tragedia", indicó.

Junto a la publicación, Ana Karina subió dos fotos en las que se la ve con el policía, y "así como nos ven estábamos y estaba Juan, sonrientes, felices a más no poder, y con ese recuerdo me quedo".

"Te di lo mejor de mi, sabés cuanto te amo y sabés que lo voy a seguir haciendo porque como hablábamos el domingo, te dije que todo el amor que siento por vos no entra en un te amo, por eso quería casarme con vos, porque quería toda una vida para poder darte todo mi amor, y sé que me amabas de igual forma".

Hasta anoche, cuando se cumplían cinco horas de la publicación, se contaban por miles las repuestas que recibió la joven en su muro de Facebook. La mayor parte de ellas se solidarizaba con la chica, muchas hacían comentarios de tipo religioso y otros desde el punto de vista policial. "Soy policía del interior, todos creemos que se puede arreglar las cosas a las buenas pero todo cambió", decía una respuesta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º